TRATAMIENTOS MEDICOS
 
Inicio Quienes Somos Nuestros Tratamientos Noticias Ayuda Contáctenos

 

Noticias de Salud.

La fatiga persistente es frecuente tras el COVID-19, según un estudio

2020-09-19 4:06 AM

Más de la mitad de los pacientes y del personal de un hospital irlandés sufrieron cansancio persistente tras haberse recuperado del COVID-19, sea cual fuere la gravedad de su infección, según un estudio sobre los síntomas que perduran.

sintomas_fatiga-cronicaLa fatiga es un síntoma habitual en las personas que presentan una infección sintomática al COVID-19, pero “las consecuencias a medio y largo plazo de la infección no están aún exploradas” explica el doctor Liam Townsend del hospital St James, de Dublín, autor con sus colegas del estudio, publicado en Journal medRxiv.

Entre los 128 participantes en el estudio (edad media: 50 años), 52 % (67 de 128) mantenían un cansancio persistente en una evaluación realizada diez semanas después de su “curación clínica“, e independientemente de la gravedad de su infección inicial, 71 personas habían requerido hospitalización y 57 desarrollaron una forma benigna de la enfermedad.

“La fatiga, afectó a los dos grupos de forma igual” explica el doctor Townsend.

Las mujeres, 54 % de los participantes en el estudio, representaron en cambio las dos terceras partes de las personas que sufrieron cansancio persistente (67 %).

Para los autores, son necesarias más investigaciones para evaluar el impacto a largo plazo de la COVID-19 en los enfermos. “Nuestros resultados demuestran una carga importante de fatiga posterior al proceso viral en las personas que tuvieron COVID-19″, subrayan.

Abogan por una “intervención precoz” y por la utilización de métodos “no farmacológicos” para hacer frente a la fatiga, y que estas medidas estén adaptadas a las necesidades individuales de los pacientes.

En las redes sociales, se han creado muchas comunidades, con personas que se quejan de síntomas persistentes, en especial el cansancio, un mes después de haber contraído la enfermedad.

septiembre 18/2020(AFP). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Referencia Bibliográfica:

Townsend L., Dyer A.H., Jones K., Dunne J., Kiersey R., Gaffney F., O’Connor L., Mooney A., Leavy D., Ridge K., King C., Cox F., O’Brien K., Dowds J., Sugrue J., Hopkins D., Byrne P., Kingston T., Cheallaigh Cl. N., Nadarajan P., McLaughlin A.M.,  Bourke N.M., Bergin C., O’Farrelly C., Bannan C., Conlon N.: Persistent fatigue following SARS-CoV-2 infection is common and independent of severity of initial infection. Journal medRxiv. 2020

Es poco probable que las madres transmitan COVID-19 a sus bebés si se toman precauciones

2020-09-19 4:05 AM

Un pequeño estudio observacional en recién nacidos de madres con infección por SARS-CoV-2 no ha encontrado transmisión del virus, incluso tras dos semanas de lactancia.

coronavirus SARS-CoV-2.Es poco probable que las madres con infección por COVID-19 transmitan el virus a sus bebés recién nacidos, si se adoptan las precauciones de higiene correctas, según los datos de un pequeño estudio observacional publicado en The Lancet Child & Adolescent Health.

El análisis sobre 120 recién nacidos no ha encontrado casos de transmisión del virus durante el parto o después de dos semanas de lactancia materna y contacto piel a piel.

Los hallazgos sugieren, por tanto, que las madres con infección pueden amamantar y permanecer en la misma habitación que su recién nacido de manera segura, si usan mascarillas adecuadas y siguen los procedimientos de control de infecciones.

Christine M. Salvatore, directora del estudio, del Weill Cornell Medicine-New York Presbyterian Komansky Children’s Hospital), Estados Unidos, señala que “los datos sobre el riesgo de transmisión vertical de la COVID-19 o en la lactancia han aparecido en una pequeña cantidad de algunos estudios. En consecuencia, las pautas para las mujeres embarazadas y las nuevas madres varían constantemente. El nuevo análisis puede brindar cierta tranquilidad a las nuevas madres de que el riesgo de que transmitan la infección a sus bebés es muy bajo”, aunque subraya que son necesarios estudios más amplio para comprender mejor los riesgos de transmisión de madre a hijo.

Adaptaciones continuas 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos, recomiendan que las madres compartan la habitación con sus bebés y amamanten, con las precauciones adecuadas. Enfatizan que los beneficios de la lactancia materna superan los riesgos potenciales de transmisión de la COVID-19. Estas recomendaciones también han sido adaptadas recientemente por la Asociación Americana de Pediatría.

El último análisis observó los resultados de 120 bebés nacidos de 116 madres en tres hospitales de Nueva York, entre el 22 de marzo y el 17 de mayo de 2020. Todos los bebés compartieron habitación con sus madres y, en si las madres se encontraban bien, fueron amamantados. Los bebés se mantuvieron en cunas cerradas, a casi dos metros de distancia, excepto durante la alimentación. Las madres debían usar mascarillas quirúrgicas mientras manipulaban a sus bebés y seguían procedimientos frecuentes de lavado de manos y senos.

A todos los bebés se les hizo una prueba de PCR de un hisopo nasal dentro de las primeras 24 horas después del nacimiento y ninguno dio positivo a SARS-CoV-2.

El seguimiento de 82 bebés, después de 5 a 7 días del nacimiento pone de manifiesto que la gran mayoría había estado compartiendo habitación con sus madres (83 %) y tres cuartas partes todavía estaban mamando (78 %). 79 bebés fueron examinados nuevamente para detectar el virus SARS-CoV-2 después de 5-7 días y 72 bebés recibieron una prueba adicional después de dos semanas de vida con resultado negativo para todos y ninguno de los bebés mostró síntomas de COVID-19 en ningún momento. Además, 53 bebés fueron sometidos a un control remoto por videoconferencia después de un mes de vida. Todos ellos seguían clínicamente bien y estaban creciendo adecuadamente.

Patricia De La Mora, codirectora del estudio del mismo centro neoyorkino, indica que los datos sugieren que los bebés nacidos de madres con infección aún pueden beneficiarse de sus hijos de manera segura, si se siguen las medidas de control de infecciones adecuadas.

No obstante, los investigadores destacan que el pequeño tamaño de la muestra estudiada no es suficiente para extraer conclusiones firmes y es posible que se necesiten informes más grandes. Además, según De La Mora, casi un tercio de los bebés no fueron seguidos, lo que podría explicarse por “el miedo de los padres a dejar sus hogares y usar el transporte público para asistir a las citas clínicas en medio de la pandemia”.

En un editorial que acompaña al estudio, Melissa Medvedev, de la Universidad de California en San Francisco, Estados Unidos, considera que se proporcionan datos valiosos que indican que la transmisión perinatal del SARS-CoV-2 es poco probable y permite que los recién nacidos se beneficien de la misma estancia de la de sus madres y de la lactancia materna porque son seguras, con las precauciones adecuadas.

A pesar de estos conocimientos, reconoce que quedan preguntas clave sin respuesta. “Se necesitan datos sólidos basados ​​en la población para cuantificar la incidencia de complicaciones entre las mujeres embarazadas y los recién nacidos, y para comprender las tasas y las rutas de los movimientos verticales y horizontales y la transmisión, incluida la transmisión asintomática. También se requieren estudios sólidos para determinar la eficacia de las prácticas de prevención y control de infecciones en el entorno de atención neonatal”.

septiembre 18/2020 (Diario Médico)

Los casos de SARS-CoV-2 en España proceden de cinco linajes genéticos

2020-09-19 4:04 AM

El virus SARS-CoV-2 entró en España por la ciudad de Vitoria, en torno al 11 de febrero, a través de la cepa genética B3a. El País Vasco parece ser la comunidad autónoma con más probabilidades de albergar el origen de la pandemia en España, con un foco de expansión importante que tiene lugar entre los días 5 y 14 y 16 y 19 de marzo.

coronavirus  2019-nCoVEstas son algunas de las conclusiones a las que han llegado los científicos de la Universidad de Santiago de Compostela Antonio Salas Ellacuriaga y Federico Martinón Torres en un artículo que se publica en la revista Zoological Research y que identifica las cinco cepas genéticas que explicarían el 90 % de todos los incidentes en la base de datos de genomas, la práctica totalidad de los casos de la COVID-19 en el territorio español.

A2a5, el segundo linaje más importante del virus en España, pudo originarse en Italia, el lugar donde surge su ancestro evolutivo, A2a, a su vez el más importante a nivel mundial. Este último llegaría a España a principios de marzo y rápidamente se expandió por Madrid, explican los investigadores. Muchos de estos linajes, ya sean los generados dentro de España, como los importados de fuera, pudieron ser exportados a otros lugares del mundo, como Inglaterra (B3a) o Sudamérica (B3a o A2a4, entre otros).

El grupo de Salas y Martinón, pertenecientes al Instituto de Investigación Sanitaria (IDIS) de Santiago de Compostela, indica que España representa uno de los grandes focos mundiales de la primera ola de la pandemia. Con la finalidad de entenderla desde el punto de vista del agente causal, han analizado un total de 41 362 genomas, de los cuales 1 245 componen la muestra española. Se trata del mayor estudio global llevado a cabo hasta la fecha en relación con la variabilidad genómica del SARS-CoV-2 en el mundo y el primero publicado en explorar la variación genética en España.

El primer linaje esipañol

El presente estudio es una continuación del proyecto pionero previo del mismo grupo de investigación donde descubrieron la importancia de los super- contagiadores como gran motor de la pandemia. Esta vez, han centrado sus esfuerzos en comprender la dinámica de transmisión en España. Según sus conclusiones, existen cinco linajes principales que explican casi el 90% de todos los incidentes en la base de datos de genomas: A2a5 (38,4 %), B3a (30,1 %), B9 (8,7 %), A2a4 (7,8 %), y A2a10 (2,8 %).

“Mediante una combinación de análisis evolutivos y matemáticos que tienen en cuenta no solo la cronología de los genomas sino también sus patrones de variación genómica, hemos reconstruido el origen más probable de estos linajes, dentro y fuera de España”, explica Antonio Salas.

El estudio constata que mientras que B3a, B9 y el sub-linaje A2a5 c surgieron en España, A2a5, A2a4 y A2a10 fueron importados de otros países de Europa. Un aspecto distintivo del SARS- CoV-2 en España es la frecuencia tan elevada de genomas pertenecientes a la cepa B: 39,3 %, mayoritariamente representadas por las sub-cepas B3a y B9. “En el estudio se hace una investigación al más puro estilo policial aunando la información que procede de distintas fuentes, básicamente evolutivas, geoespaciales y cronológicas (filogeografía), y ayudándose de la enorme fuente de información allegada por la gran base de datos internacional de genomas utilizada en el estudio”, explica Salas.

En relación con el linaje B3a, y a la luz de los datos existentes en los genomas que componen la muestra, el estudio concluye que el País Vasco es la zona más probable para albergar su origen. Por otro lado, A2a5, el segundo linaje más importante en España “muy probablemente se originó en Italia, otro de los grandes epicentros no asiático en la expansión del coronavirus”, afirman Salas y Martinón.

La mutación D614 G

Existen ya algunos trabajos que apuntan a que la mutación D614 G en el coronavirus le confiere una mayor capacidad de transmisión. “Nuestro estudio indica que esta mutación está presente en aproximadamente un 56 % de todas las cepas de España, lo cual podría parecer muy alta, pero es con todo la más baja de toda Europa (82 %)”, señalan. Los resultados no apoyan una implicación de esta mutación en la alta incidencia de la COVID-19 en España, no solamente por su frecuencia que es difícil de encajar con la incidencia de la enfermedad, sino también porque la mutación surge en A2 y no A2a; pero es A2a, con todo, “la cepa que tiene éxito a nivel mundial”.

Los autores proponen que es el azar, técnicamente deriva génica, favorecido por eventos de supercontagio, lo que eleva la frecuencia de esta mutación en todo el mundo. Los linajes principales de España experimentaron incrementos repentinos en su tamaño efectivo en un tiempo muy corto y en ciudades concretas. El análisis evolutivo de estos linajes delata que detrás de estas expansiones del virus fue necesaria la mediación de supercontagiadores.

Existen varias fuentes de evidencia en relación con este hecho que tienen que ver con la vida media de las cepas de los virus, sus tasas evolutivas, localización geográfica o cronología, entre otras. “Por todo ello creemos que el papel de los supercontagiadores y no variaciones ventajosas en el genoma del virus tuvieron mucha más importancia a la hora de entender y explicar la epidemiología del SARS-Cov-2”, dice Martinón.

Tasa de cambio

De los 41 362 genomas, el grupo detectó 19.968 secuencias diferentes. “Hoy es imposible reconocer si entre los más de 14 000 cambios genéticos detectados existe alguno que pudiera tener alguna implicación en la eficacia de las futuras vacunas o en los posibles tratamientos, aunque sí es más predecible su impacto sobre los métodos de diagnóstico”, apunta Salas.

Según Martinón, “es esencial estar atentos por las implicaciones que puede tener, y nuestro sistema de clasificación puede ser una herramienta clave, y formar parte de las medidas de vigilancia activa de variabilidad del virus”.

La metodología utilizada por el grupo de Salas y Martinón servirá de modelo para estudiar cualquier otra zona del mundo y demuestra la posibilidad de estudiar la dinámica del virus a escalas geográficas pequeñas cuando se analizan en un contexto pandémico internacional.

Este trabajo es solo una parte de un proyecto mucho más ambicioso denominado GEN-COVID, una apuesta que integra genómica, transcriptómica, epigenómica, proteómica e inmunología. El artículo, titulado ‘Phylogeography of SARS-CoV-2 pandemic in Spain: story of multiple introductions, micro- geographic stratification, founder effects, and super-spreaders’, está también firmado por Alberto Gómez Carballa, Xabier Bello Paderne, Jacobo Pardo Seco y María Luisa Pérez del Molino-Bernal.

septiembre 18/2020 (Diario Médico)

 

Inmunidad, secuelas, tratamientos, todo lo que la medicina sabe de la COVID-19 en la actualidad

2020-09-19 4:03 AM

Estas son algunas respuestas, muchas de ellas aún abiertas, que la comunidad científica española ofrece sobre la pandemia.

el-covid-19-El I Congreso Nacional COVID 19, El mayor en el ámbito sanitario en España, que termina próximamente, analiza al coronavirus a través de múltiples perspectivas. Tantas, como las especialidades implicadas en el manejo de esta enfermedad.

¿Qué se sabe de la inmunidad frente a SARS-CoV-2?

Más de la mitad de los pacientes con COVID-19 desarrollan anticuerpos anti-SARS-CoV-2 en los primeros días de la infección, de cualquier isotipo y principalmente inmunoglobulinas G (IgG), lo que supone un tiempo considerablemente menor del conocido hasta ahora (en torno a dos semanas), según un estudio realizado en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander.

No existe todavía evidencia suficiente de que una persona que se haya recuperado de la COVID-19 y tenga anticuerpos sea inmune a una segunda infección y, si lo fuera, no se sabe todavía por cuánto tiempo, expone la ponente del congreso María Montoya, del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC) en un documento del Consejo que actualiza el conocimiento sobre la pandemia.

“Las investigaciones más recientes señalan que, los niveles de anticuerpos en sangre de los pacientes decaen significativamente al cabo de dos o tres meses, y aunque estos pacientes habrán generado memoria inmunológica que los ayude a protegerse ante una re-infección, el problema fundamental es que desconocemos qué parte del sistema inmune es esencial activar para garantizar la inmunidad frente a la infección por SARS-CoV-2, por lo que son necesarios más estudios al respecto”, continúa.

¿Cómo es el paciente que termina en el hospital?

Varias sociedades científicas han desplegado amplios registros para generar información sobre el perfil de paciente hospitalizado por COVID. En esencia, todos coinciden en que los ingresados son habitualmente mayores (65-70 años en adelante), varones y con comorbilidad (obesidad, hipertensión, enfermedad cardíaca, diabetes, dislipemia).

El registro SEMI-COVID-19 (10 000 pacientes hospitalizados, 600 internistas de 150 hospitales) indica que casi un tercio de los pacientes necesitaban oxígeno ya desde su llegada a Urgencias y casi todos (80 %) ingresaron con neumonías, muchas de ellas graves.

Características que en líneas generales también se encuentran en el Registro Español de Resultados de Farmacoterapia frente a la COVID-19 (RERFAR-COVID-19), de la SEFH, con más de 15.000 pacientes y mil investigadores.

No obstante, el perfil de paciente durante la “segunda ola” puede variar. Algo a lo que los investigadores ya están atentos “Será muy interesante comprobar si el tipo de paciente hospitalizado ha cambiado (como así parece) y si también lo ha hecho el riesgo de complicaciones y la mortalidad”, ha dicho José Manuel Casas, facultativo especialista en Medicina Interna del Hospital Infanta Cristina de Parla (Madrid) y ponente del registro SEMI-COVID.

¿Qué enfermos tienen peor pronóstico?

De nuevo la edad o la obesidad son factores que influyen en un mal pronóstico, según un estudio llevado a cabo a través de la Red de Investigación SIESTA (mil pacientes analizados, a través de 60 servicios de Urgencias toda España). En este trabajo se observó que la diabetes o las enfermedades cardiovasculares no presentaron significación en cuanto al riesgo de tener un peor pronóstico. En cambio, sí lo fue el deterioro de nivel de conciencia o la auscultación crepitante.

A la edad, un análisis de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), la identifica como el principal factor de riesgo independiente de mortalidad. En la “primera ola” por cada tramo de 5 años por encima de los 50 la tasa de mortalidad aumenta significativamente, “llegando a ser superior al 50 % en personas de más 80 años”, ha destacado Juan Berenguer, de la Unidad de Enfermedades Infecciosas/VIH del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

Otro elemento de riesgo lo aporta un estudio de los servicios de Medicina Interna, Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital 12 de Octubre de Madrid (dentro del proyecto colaborativo STOP coronavirus cofinanciado por el Instituto de Salud Carlos III), donde se sugiere que el nivel de carga viral al diagnóstico de los pacientes con infección por SARS-CoV-2 es un marcador independiente de mal pronóstico.

¿Cómo tratar al paciente? ¿Qué funciona y qué no?

El registro RERFAR-COVID-19 muestra que los fármacos más utilizados han sido la hidroxicloroquina (91 %), azitromicina (65 %) lopinavir/ritonavir (62 %) y corticoides (39 %).  De ellos, hoy se sabe que algunos no son eficaces (hidroxicloroquina, lopinavir/ritonavir);  otros, como los corticoides sí lo son, al menos en pacientes graves.

Un total de 117 ensayos clínicos están autorizados en la actualidad en España para avalar científicamente la eficacia de muy diversos tratamientos.

Habida cuenta de la alta presencia de comorbilidades entre los pacientes afectados por el coronavirus es importante destacar que el uso de medicamentos hipotensores o antidiabéticos es seguro en este contexto, e incluso, como ha sugerido Jorge Francisco Gómez Cerezo, internista y miembro de SEMI, puede que “la utilización de algunos de ellos (a falta de una mayor evidencia) muestre un posible efecto beneficioso en los pacientes con infección por SARS-CoV-2”.

¿Cuáles son las principales secuelas?

Las secuelas pueden llegar a alargarse en los pacientes que han tenido COVID-19 hasta dos o tres meses, tanto las físicas como las psicológicas, ha subrayado José María Molero, médico del Centro de Salud San Andrés de Madrid y miembro del Grupo de Enfermedades Infecciosas de SemFYC. “Se tratan de consecuencias prolongadas menores, pero que tardan en desaparecer, como fatiga, disnea, tos. En el caso de los pacientes que han tenido infección grave son necesarias pruebas complementarias durante el seguimiento”.

La mitad de los pacientes presenta síntomas persistentes y/o alteraciones en las pruebas radiológicas a los tres meses del diagnóstico, según se extrae de una acción combinada de revisión de enfermos graves y valoración telemática de sintomatología que se ha desarrollado en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid.

Carmen Díaz Pedroche, internista miembro de SEMI, también ha expuesto que la sintomatología grave a los tres meses no se correlaciona con el episodio de gravedad inicial. Asimismo, un 39 % de las derivaciones por sintomatología persistente son de pacientes que no estuvieron ingresados. Según este estudio, el 80 % de pacientes con disnea persistente con difusión alterada y/o alteración en la radiografía, presenta también alteraciones menores en la Tomografía Computarizada de Alta Resolución (TACAR).

La COVID-19 no suele afectar de forma grave a los niños.

¿Cómo afecta a los niños?

La mayoría de los niños con la enfermedad no ingresan, y los que ingresan siguen una buena evolución clínica concluye el estudio nacional coordinado por el Instituto de Investigación 12 de Octubre y la Asociación Española de Pediatría EPICO-AEP.

Un total de 213 menores fueron ingresados a causa de la covid en 50 hospitales, de los 250 000 niños que se estima por seroprevalencia que se infectaron en toda España. Un 43 % necesitó oxígeno, un 22 % necesitó UCIP y un 9 %, ventilación mecánica. Los principales diagnósticos primarios relacionados con COVID-19 de los niños ingresados fueron neumonía (47 %), síndrome multisistémico inflamatorio relacionado con el SARS-CoV-2 (17 %), fiebre sin foco (14%), síntomas gastrointestinales (12 %), y bronquiolitis o bronquitis (5 %).

¿Qué se espera de la confluencia del SARS-CoV-2 con el virus de la gripe?

Uno de los principales retos al que los médicos se enfrentan este otoño es la posible concordancia temporal de la pandemia del coronavirus con epidemias estacionales de virus respiratorios esencialmente gripe y virus respiratorio sincitial.

La Administración de  Alimentos y Medicaamentos (FDA) de los Estados Unidos, aprobó en julio el ensayo múltiple Flusc2 , de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ (CDC), para el diagnóstico simultáneo, en un único ensayo, de la gripe A/B y del SARS-CoV-2, hecho que podría ayudar a evitar una situación de bloqueo en muchos laboratorios.

Asimismo, otro hecho positivo destacado en el congreso por Juan Carlos Galán Montemayor, jefe de la Sección de Virología del Hospital Ramón y Cajal, es la previsión de que la saliva se comience a imponer a otro tipo de muestras para el diagnóstico del COVID-19, dado los resultados obtenidos por diversos estudios recientes, que señalan los beneficios de su uso al precisar una prueba de detección menos invasiva, más rápida e incluso barata que muchas de las actuales.

¿Qué se puede deducir de la investigación actual en vacunas?

En todo el mundo se investigan más de 135 candidatas de la vacuna anticovídica, 12 de ellas en España.

Aquí, la Plataforma Temática Interdisciplinaria en Salud Global, una iniciativa de colaboración público-privada que coordina a más de 330 grupos de investigación de 90 institutos del CSIC, está trabajando en tres vacunas para la infección del SARS-CoV-2.

Entre las candidatas, Margarita del Val, investigadora del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CSIC-UAM), ha destacado por su situación más avanzada las que están impulsando Moderna, AstraZeneca y la Universidad de Oxford, y CanSino. Son seguras, pero “aún no sabemos los niveles de protección de los anticuerpos neutralizantes ni los correlatos de protección necesarios para el virus”, ha recordado la científica.

Por otro lado, mientras llegan las vacunas, Jorge del Diego, jefe de Servicio de la Unidad de Apoyo de la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, ha afirmado que “solo asegurando la identificación precoz de los casos, el control adecuado de los contactos y el adecuado cumplimiento de los aislamientos domiciliarios establecidos, podremos tratar de anticipar una nueva tensión en nuestro sistema sanitario”.

septiembre 18/2020 (Diario Médico)

Prueban suero equino en pacientes COVID-19 de 18 centros de salud argentinos

2020-09-19 4:02 AM

El estudio clínico de un suero equino hiperinmune para combatir el COVID-19 se realiza en pacientes de 18 hospitales y sanatorios de Argentina, señaló a la AFP el director científico del proyecto.

suero equino hiperinmune para combatir el COVID-19.“De demostrarse la eficacia en el estudio clínico, cuyos resultados esperamos en las próximas semanas, nuestro suero tiene la ventaja que no requiere de donantes, puede producirse en grandes cantidades y administrarse a cada paciente en una concentración conocida de anticuerpos”, dijo Fernando Goldbaum, director de la firma biotecnológica Inmunova.

La fase de evaluación clínica incluye la participación voluntaria de 242 pacientes y su finalización se estima para el mes de octubre.

Al día de hoy ya se ha completado casi el 60 % del estudio clínico”, dijo Goldbaum, quien además dirige un centro científico de la estatal Universidad de San Martín y el Laboratorio de Inmunología y Microbiología Molecular de la Fundación Instituto Leloir.

Argentina registra más de 577 000 casos de coronavirus, con casi 12 000 fallecidos, una tasa de mortalidad que, sin embargo, no figura entre las más altas de la región.

La experimentación “está basada en anticuerpos policlonales equinos, obtenidos mediante la inyección de una proteína recombinante del SARS-CoV-2 en estos animales, inocua para ellos, que hace que generen gran cantidad de anticuerpos neutralizantes”, indicó la firma.

La Fase 2/3 del estudio evalúa la seguridad y eficacia del suero en pacientes adultos con enfermedad moderada a severa, dentro de los diez días del inicio de síntomas y que requieren hospitalización.

Tras la extracción del plasma (de caballos), un proceso similar al que se utiliza cuando se extrae de personas, “los anticuerpos se purifican y procesan, a través de un proceso biotecnológico”, según los investigadores.

“En pruebas de laboratorio in vitro demostró la capacidad de neutralizar el virus, con una potencia alrededor de 50 veces mayor que el promedio del plasma de convalecientes”, añadió Inmunoba.

Los resultados de las pruebas fueron publicados en la revista especializada Medicina.

“El laboratorio, al margen del resultado final, ya empezó a producir el suero para tenerlo rápidamente disponible en el caso de que resulte eficaz y autorizado”, añadió una fuente del proyecto.

Costa Rica comenzó la semana pasada a probar en humanos un tratamiento similar del que se espera obtener los primeros resultados en pocas semanas, según las autoridades.

En Brasil, el Instituto Vital Brasil, la Universidad Federal de Río de Janeiro y la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) se preparan para iniciar su ensayo con plasma equino en pacientes de COVID-19.

septiembre 18/2020 (AFP) -Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Presidenta de Comisión Europea insta a “construir una Unión Europea de la Salud” frente a pandemia

2020-09-19 4:01 AM

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, instó recientemente a los estados miembros a construir una “Unión europea de la salud” frente a la pandemia de la COVID-19.

COVID -19 (3)La responsable señaló que la pandemia ha puesto en evidencia la necesidad de una cooperación más estrecha y de una armonización de la manera de gestionar urgencias semejantes.

Von der Leyen mencionó además la posibilidad de crear una agencia europea de investigación y de desarrollo médico.

“Para mí, es muy claro: necesitamos construir una Unión Europea de la Salud más fuerte”, dijo. “Y debemos fortalecer nuestra preparación para crisis y la gestión de las amenazas a la salud transfronterizas”, agregó.

En su primer discurso sobre el Estado de la Unión Europea, von der Leyen dijo que su comisión intentaría reforzar la Agencia Europea de Medicamentos y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades.

La funcionaria alemana dijo que trabajará con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y la presidencia italiana del G20 para convocar una cumbre mundial de salud para aprender y compartir las lecciones de la crisis del coronavirus.

“Esto mostrará a los europeos que nuestra Unión está para proteger a todos”, dijo.

La política de salud sigue siendo responsabilidad de los estados miembros de la UE y, aunque Bruselas ha tratado de coordinar la respuesta del bloque a la epidemia, las normas fronterizas han variado ampliamente.

septiembre 17/2020 (AFP) – Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Un nuevo sistema de Inteligencia artificial ayudará a estimar la gravedad de pacientes con COVID-19

2020-09-18 4:06 AM

El Instituto de Investigación Sanitaria Incliva, del Hospital Clínico de Valencia, y el Instituto de Investigación del Hospital 12 de Octubre de Madrid, participan en el desarrollo de un nuevo sistema de inteligencia artificial, que facilitará el pronóstico y la estimación de la evolución de pacientes con COVID-19 en el momento del ingreso hospitalario. Así, mediante la combinación de síntomas, comorbilidades y pruebas de laboratorio, se podrá conocer el posible nivel de gravedad e intervenir anticipadamente ante la previsión, por ejemplo, de una insuficiencia respiratoria aguda.

inteligencia-artificial-en-medicinaEste desarrollo, liderado por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), resulta especialmente útil ante rebrotes del virus. Como explica Rafael Badenes, del Grupo de Investigación en Anestesia de Incliva y jefe de la Sección de Anestesia del Clínico de Valencia, que en aquellos casos en los que se prevé mayor gravedad, “se podrían instaurar tratamientos de manera más precoz, con el objetivo final de reducir los ingresos en UCI y la mortalidad”.

La calidad de los datos, un reto

Uno de los principales desafíos para el aprendizaje automático en la COVID-19 es la calidad de los datos, reto al que esta herramienta de Biomedical Data ScienceLab-ITACA de la UPV ayudará a responder. Según Juan Miguel García-Gómez, coordinador del BDSLab-ITACA, el aprendizaje automático tiene el potencial de ayudar en esta tarea mediante la aplicación de técnicas de aprendizaje no supervisado y supervisado a los registros de salud electrónicos de los hospitales. Estas técnicas permiten extraer los patrones más significativos del historial de comorbilidad del paciente, los síntomas y las pruebas de laboratorio en el momento del ingreso, hasta sus últimos datos de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), que pueden conducir a una estratificación temprana del paciente y a la predicción de su gravedad.

Sin embargo, hay fuertes evidencias de que los datos reales de esos registros no son perfectos, lo que limita su extracción de conocimiento tanto por los médicos como por las máquinas. Además, la variabilidad inherente a la práctica clínica y la codificación de datos entre los hospitales, o incluso entre sus poblaciones destinatarias, puede sesgar cualquier resultado extraído. Por lo tanto, los métodos de aprendizaje automático y de inteligencia artificial requieren una evaluación y explicación de la calidad de los datos asociada tanto al aprendizaje como a las nuevas predicciones, apunta Carlos Sáez, coordinador del proyecto.

Un proyecto mayor

El desarrollo de esta herramienta se enmarca en el Proyecto Subcoverwd-19, que ha sido uno de los seleccionados en la convocatoria del Fondo Supera COVID-19, impulsada por las Universidades Españolas, Banco Santander, a través de Santander Universidades y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Además, cabe resaltar el carácter multidisciplinario del estudio impulsado por la UPV, en el que han participado ingenieros, médicos especialistas en Medicina Preventiva, Anestesiología y Reanimación, biólogos y bioestadísticos.

septiembre 17/2020 (Diario Médico)

Usan nanopartículas orgánicas para destruir las células tumorales del cáncer de próstata

2020-09-18 4:05 AM

La nueva nanomedicina ya patentada, desarrollada por investigadores del Instituto de Tecnología Química del CSIC y la UPV, es más eficiente y menos agresiva que la quimioterapia. Además, mejora hasta 15 veces la actividad antitumoral del docetaxel, el fármaco más usado para el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la hormonoterapia.

cancer_de_prostata_ilustracionInvestigadores del Instituto de Tecnología Química (ITQ), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), han desarrollado una nueva nanomedicina para el diagnóstico y tratamiento del cáncer de próstata, basada en el uso de nanopartículas porosas orgánicas (COF).

 El cáncer de próstata actualmente es la segunda causa más común de muerte por cáncer en varones

El tratamiento, ya patentado y que consigue destruir de forma selectiva las células cancerosas en la glándula prostática y los ganglios linfáticos locales, es más eficiente y menos agresivo que la quimioterapia convencional.

El cáncer de próstata es la forma más común de cáncer entre los hombres europeos. Su incidencia supera los 100 casos por cada 100 000 individuos. Además, actualmente es la segunda causa más común de muerte por cáncer en varones.

El tratamiento consiste en una nanopartícula de COF en la que se inserta la molécula de un agente terapéutico, en este caso docetaxel, el fármaco más usado para el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la hormonoterapia; un anticuerpo monoclonal anti-FOLH1, que interacciona selectivamente con receptores de membrana FOLH1 de células de cáncer de próstata, y un agente de imagen, generalmente un radionúcleo para tomografía de emisión de positrones (PET).

Por vía intratumoral

También es novedoso el protocolo de administración, ya que es por vía intratumoral, lo que limita su incidencia en el resto del organismo, minimizando los efectos secundarios del docetaxel. Resuelve los problemas de toxicidad generados por la administración intravenosa de este fármaco, cuya elevada toxicidad sistémica limita tanto la dosis como la duración de la terapia, lo que reduce sensiblemente su eficacia antitumoral.

El nuevo sistema permite además la identificación de las células tumorales y su destrucción al mismo tiempo

“Con nuestra nanomedicina, la dosis necesaria es menor que en la quimioterapia convencional y su efecto terapéutico es mayor. En los estudios in vitro sobre células de cáncer de próstata, el sistema ha conseguido mejorar hasta 15 veces la actividad antitumoral del docetaxel”, apunta Pablo Botella, investigador del CSIC en el Instituto de Tecnología Química (ITQ, CSIC-UPV).

El nuevo sistema permite además la identificación de las células tumorales y su destrucción al mismo tiempo, lo que ayuda a seguir la evolución del cáncer y la especificidad del tratamiento simultáneamente. Todo ello es posible gracias a la utilización de una molécula directora, a receptores específicos en las células tumorales y a la técnica de imagen PET, que ayuda a localizar el tejido maligno en la próstata con precisión unicelular, lo que facilita el diagnóstico de la enfermedad en sus primeros estadios.

Además, se puede monitorizar la liberación del agente terapéutico durante horas o días y la nanopartícula utilizada es de composición 100% orgánica y completamente biodegradable (a diferencia de otras de naturaleza inorgánica o híbrida), lo que facilita su eliminación completa.

septiembre 16/2020 (SINC)

El 14 % de vacunados con Sputnik V mostraron efectos secundarios, según Rusia

2020-09-18 4:04 AM

Un 14 % de los rusos vacunados con el fármaco contra la COVID-19, Sputnik V, mostraron efectos secundarios, admitió Mijaíl Murashko, el ministro de Sanidad de Rusia.

coronavirus vacuna“Más de 300 personas fueron vacunadas. Aproximadamente un 14 % de ellas se quejaron de un poco de debilidad, leves dolores musculares a lo largo del día y, a veces, de fiebre”, comentó Murashko a la prensa, citado por la agencia TASS.

Según el titular de Sanidad, se trata de reacciones previsibles, “justo lo que está descrito en las instrucciones”.

El presidente ruso, Vladímir Putin, desveló que una de sus hijas fue vacunada y se encuentra bien, aunque admitió que tuvo fiebre los dos primeros días.

Rusia ha sido el primer país en anunciar el registro de una vacuna contra la COVID-19, aunque lo ha hecho entre el escepticismo de la comunidad científica mundial y de muchos países por no haberse hechos públicos los detalles de las pruebas clínicas para comprobar su efectividad.

No obstante, a principios de agosto la revista médica británica The Lancet, publicó un estudio que indicaba que los resultados preliminares de los ensayos clínicos de la vacuna no habían arrojado efectos adversos, además de destacar que la Sputnik V generaba anticuerpos contra el coronavirus.

Rusia está reclutando a 40 000 voluntarios para la tercera fase de análisis clínicos de Sputnik V, cuyos resultados se conocerán en octubre-noviembre, tras lo que la vacuna rusa sería suministrada a la población local y extranjera.

septiembre 16/2020 (EFE)

Más del 50 % de pacientes con COVID-19 desarrolla anticuerpos contra el virus en los primeros días de la infección

2020-09-18 4:03 AM

Más de la mitad de los pacientes con COVID-19 consiguen desarrollar anticuerpos frente al SARS-CoV-2 en los primeros días de la infección de cualquier isotipo, pero principalmente inmunoglobulinas G (IgG), que son los que denotan inmunidad, lo que supone un tiempo considerablemente menor del conocido hasta ahora que se situaba en torno a dos semanas,

coronavirus1según recalca un estudio realizado en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander y que se presentará en el I Congreso Nacional Virtual COVID19, que se celebra del 13 al 19 de septiembre de 2020.

Esta investigación también concreta que la detección de IgM, anticuerpos que determinan que la infección está activa, anti-SARS-CoV-2 identificó a la mitad de los sujetos con alta sospecha de infección y PCR negativa.

Sospecha de infección y PCR negativa 

Los datos se han extraído de 153 pacientes con sospecha de infección por SARS-CoV-2 con el objetivo de estudiar el desarrollo de anticuerpos anti-SARS-CoV-2. El tiempo medio del suero analizado fue de dos días tras la realización de la PCR. El 84,97 % de los pacientes presentaron un resultado positivo en la prueba de PCR, mientras que el resto, a pesar de poseer datos clínicos y analíticos sugestivos de infección, el resultado de la PCR fue negativo.

Los pacientes con PCR positiva fueron estratificados en función del valor de la interleucina-6 (IL-6), un marcador de inflamación sistémica que ayuda a la estratificación de la gravedad de los pacientes, identificándose en el 44,62 % de los pacientes un valor de IL-6 inferior a 40 pg/mL, y en el 55,38 % un valor de IL-6 superior a 40 pg/mL.

La prevalencia de anticuerpos IgG, IgA (anticuerpos absolutos) e IgM fue del 51,6  %, 30,1 % y 37,9 %, respectivamente, en el total de la población. No se observaron diferencias significativas en la prevalencia de ninguno de los tres isotipos entre pacientes con PCR positiva y negativa.

Sin embargo, se apreció un aumento de anticuerpos IgM e IgG en aquellos pacientes con PCR positiva e IL-6 elevada (44,4 % y 58,4 %) en comparación con los pacientes con PCR positiva e IL-6 baja (24,1 % y 41,4 %), respectivamente. Los análisis también han observado un aumento de la prevalencia de anticuerpos IgM en pacientes con PCR negativa e IL-6 elevada (52,1 %) respecto a pacientes con PCR positiva e IL-6 baja (24,1 %).

septiembre 17/2020 (Diario Médico)

Las células madre diseñadas para eludir el sistema inmunológico son prometedoras para injertos ‘listos para usar’

2020-09-18 4:02 AM

Los investigadores han conseguido editar ciertas células madre pluripotentes humanas para que sean capaces de eludir el sistema inmunológico, lo que les hace prometedoras para injertos ‘listos para usar’, según publican en STEM CELLS Journal.

celulas madreLas células madre pluripotentes humanas (hPSC) son prometedoras en el campo de la medicina regenerativa por cómo dan lugar a cualquier otro tipo de célula en el cuerpo y por su capacidad de multiplicarse indefinidamente. Sin embargo, su potencial se ve obstaculizado por la tendencia del cuerpo a rechazar cualquier tejido o célula “alogénica”, lo que significa que las células provienen de un donante que no es el paciente.

Este rechazo se debe a que el sistema inmunológico del cuerpo etiqueta las células como “invasores extraños” y pone en marcha una serie de estrategias destinadas a evitar lo que considera un ataque, lo que deja a los investigadores luchando por encontrar una forma de evitar esta medida protectora.

El artículo detalla un método que podría proporcionar la respuesta. Los autores informan sobre cómo editaron genéticamente un conjunto clave de proteínas que se encuentran en la superficie de las hPSC, que son el objetivo del rechazo inmunológico, básicamente haciéndolas invisibles para el sistema inmunológico del cuerpo.El equipo de investigación multiinstitucional fue dirigido por Xiaoqing Zhang y Lin Ma, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tongji. “Lo que hemos hecho es aprovechar las moléculas de antígeno leucocitario humano (HLA) no clásicas, que codifican los objetivos principales del rechazo de aloinjertos, para construir hPSC hipoinmunogénicas”, explica el doctor Zhang.

“Nuestra estrategia no solo mejora las principales armas de inmunorrechazo del cuerpo, las células T (especialmente las CD8+ T), las células asesinas naturales (NK) y las células presentadoras de antígenos, sino que también atenúa la muerte celular por contacto y la inmunogenicidad del entorno del aloinjerto”, añade.

El trabajo surgió de su conocimiento de que la familia HLA-G es una de las moléculas HLA clase I expresadas de manera más prominente en la placenta, con la función de proteger el tejido fetal del sistema inmunológico de la madre.

El doctor Jan Nolta, editor en jefe de ‘STEM CELLS’, señala que “el desarrollo de este método para proteger a los derivados pluripotentes de células madre del sistema inmunológico es un ‘cambio de juego’ en el campo. Si esta innovadora técnica puede ser llevada a ensayos clínicos, podría significar que los receptores de las células no necesitarían de la inmunosupresión. Estamos muy contentos de publicar esta novedosa y potencialmente cambiante investigación”.

Por su parte, el doctor Ma agrega: “Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que informa que las proteínas beta2m-HLA-G5 modificadas genéticamente son solubles, secretables y pueden proteger de manera eficiente las células del donante de las respuestas inmunitarias. Esto no solo proporciona una nueva estrategia para generar células humanas hipoinmunogénicas para el aloinjerto, pero también arroja luz sobre el papel del HLA-G en la tolerancia inmunológica durante el embarazo y el trasplante de órganos”.

El siguiente paso, dicen los dos, será abordar cualquier problema de seguridad con las células modificadas, incluso si tienen un mayor riesgo de desarrollar tumores dada su capacidad para escapar de la vigilancia inmunológica.

“La introducción de un gen suicida controlable podría proporcionar una forma eficaz de eliminar el riesgo, apunta Ma. Si todo va bien, las hPSC diseñadas podrían servir como una fuente de células ilimitada para generar injertos de células ‘listos para usar’ universalmente compatibles en el futuro”.

septiembre 17/ 2020 (Europa Press) – Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Un estudio muestra defectos epigenéticos generalizados en el genoma humano

2020-09-18 4:01 AM

Este estudio muestra, por primera vez, que los defectos epigenéticos en el genoma humano están muy extendidos y ocurren en cientos de genes que se sabe que causan enfermedades genéticas, según publican en el American Journal of Human Genetics.

genoma-humano“Dado que las variantes epigenéticas que identificamos no serían detectadas por la secuenciación del genoma, pero pueden conducir a la desregulación y el silenciamiento de genes que se sabe están vinculados con enfermedades hereditarias, nuestro trabajo muestra que algunos tipos de mutaciones que causan enfermedades no serán detectados por las pruebas genéticas estándar que solo examinan la secuencia del ADN”,

señala Andrew Sharp, doctor en Filosofía y profesor Asociado de Genética y Ciencias Genómicas de la Escuela de Medicina Icahn en el Hospital Monte Sinaí.

El equipo de investigación estudió los perfiles de metilación del ADN de más de 23 000 personas, lo que constituye la primera encuesta poblacional a gran escala de defectos epigenéticos raros en el genoma humano.

El equipo identificó miles de epivariaciones, lo que demuestra por primera vez que estos son eventos relativamente frecuentes en los seres humanos. También demostraron que se asocian con frecuencia con una expresión génica anormal, y se prevé que muchos de estos afecten a genes que se sabe que subyacen a las enfermedades mendelianas. Los hallazgos indican que las epivariaciones probablemente contribuyan a una fracción significativa de muchos tipos diferentes de enfermedades genéticas.

El estudio también proporciona muchas ideas novedosas sobre las causas subyacentes y la biología de las epivariaciones, y muestra que, si bien algunas son causadas por una rara variación de la secuencia que perturba los elementos de regulación, alrededor de un tercio se producen somáticamente. Un análisis más detallado de los datos también identificó muchas expansiones repetidas de CGG novedosas que subyacen a algunas epivariaciones.

Durante la última década, han aparecido en la literatura informes aislados de defectos epigenéticos que causan enfermedades genéticas, incluidos cánceres hereditarios de mama y colon. Sin embargo, se pensó que estos eran eventos muy raros.

Los investigadores buscaron identificar la prevalencia de este tipo de mutación en el genoma humano, determinar su impacto potencial en todos los tipos de enfermedades mendelianas y obtener información sobre las causas subyacentes y la biología de las epivariaciones

septiembre 16/2020 (Europa Press). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

La forma molecular de los virus de COVID-19, SARS y MERS revela similitudes que sugieren posibles tratamientos

2020-09-17 4:06 AM

El virus SARS-CoV-2, que causa la COVID-19, tiene una estructura similar a otros dos virus que han causado brotes recientes: el SARS-CoV, que causó un brote de SARS en 2003, y MERS-CoV, la causa de un brote de síndrome respiratorio de Oriente Medio en 2012. Ahora los científicos informan sobre investigaciones a nivel molecular de estos tres virus que proporcionan una posible vía hacia nuevos medicamentos antivirales para combatir las tres enfermedades.

SARSCov2Según publican en The Journal of Chemical Physics, los investigadores de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos, observaron una proteína viral que juega un papel clave en la capacidad del virus para replicarse una vez dentro del cuerpo.

Esta proteína también juega un papel en la derrota del sistema inmunológico del huésped, por lo que proporciona un objetivo particularmente atractivo para posibles tratamientos farmacológicos.

La proteína, una enzima conocida como proteasa similar a la papaína, PLPro, es casi idéntica en el SARS-CoV-2 y el SARS-CoV, pero es ligeramente diferente en el MERS-CoV. Muy recientemente, la primera radiografía estructural de esta enzima reveló una forma en el dominio catalítico similar a una mano con “pulgar”, “palma” y “dedos”.

El pulgar y la palma se unen para formar un sitio de unión, donde una molécula de fármaco podría potencialmente ser capturada. Los dedos se pliegan sobre esta región y brindan integridad estructural que es esencial para la actividad PLPro.

Los investigadores descubrieron que pequeños cambios en el pH podrían cambiar la forma de esta enzima a través de un proceso conocido como protonación, donde los iones de hidrógeno se unen a ciertas unidades de aminoácidos en la proteína. “El cambio de estado de protonación es un importante mecanismo de transducción de energía”, señala la autora, Jana Shen.

El coautor Jack Henderson añade que “la proteína de pico de coronavirus, por ejemplo, hace uso de conmutadores de estado de protonación para inducir grandes cambios conformacionales necesarios para la fusión de membranas”.

La fusión de membranas es el primer paso en la infección. Un virus se adhiere a la membrana externa de una célula, abriéndose camino hacia adentro, donde puede comenzar a formar copias de sí mismo que se extienden por todo el cuerpo.

Otra característica clave del sitio de unión PLpro es una cadena de unidades de aminoácidos llamada bucle BL2. Los investigadores encontraron que este bucle puede abrirse o cerrarse en los virus del SARS cuando un aminoácido en particular en el bucle está protonado o desprotonado. En el virus MERS, sin embargo, el bucle es flexible incluso sin tal aminoácido.

Esta característica sugiere que un fármaco potencial podría apuntar al bucle BL2, provocando que se cierre y se una estrechamente a un inhibidor viral. “Nuestro trabajo proporciona un punto de partida para futuras investigaciones mecánicas que utilizan enfoques de nivel superior”, destaca Shen.

septiembre 16/ 2020 (Europa Press). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Referencia Bibliográfica:

Henderson J.A., Verma N., Harris R.C., Liu R. and Shen J.:Assessment of proton-coupled conformational dynamics of SARS and MERS coronavirus papain-like proteases: Implication for designing broad-spectrum antiviral inhibitors. Journal of Chemical Physics. 2020

CRISPR, potencial herramienta para mejorar la detección del SARS-CoV-2

2020-09-17 4:05 AM

Varios virólogos y microbiólogos han aportado su visión y algunas de las posibles herramientas desde este ámbito sanitario para profundizar en el conocimiento sobre el comportamiento del coronavirus y mejorar su diagnóstico, durante en una mesa que ha tenido lugar en el Congreso Nacional COVID19.

El investitijeras molecularesgador del grupo de Enfermedades Hepáticas del Instituto de Investigación Vall d’Hebron (VHIR), del Ciberehd, miembro de la Sociedad Española de Virología (SEV) y coordinador del Master “Translational Biomedical Research” de la Universidad Autónoma de Barcelona, Josep Quer, ha presentado los resultados de una investigación realizada conjuntamente con el grupo de investigación de la Unidad de Virus Respiratorios del Servicio de Microbiología liderado por Andrés Antón, coinvestigador principal del proyecto, y la colaboración de diferentes servicios del Campus Vall d’Hebron.

Con este estudio han logrado describir cómo el SARS-CoV-2 es capaz de perder fragmentos de su material genómico (deleciones) en la región de la espícula (proteína que forma la característica corona del virus) para sintetizar proteínas incompletas que permitirían al virus autocontrolar la virulencia de la infección. Esto sería una estrategia del propio virus para atenuar la infección en el huésped, minimizando el daño producido, retrasando los síntomas, favoreciendo su persistencia y en consecuencia manteniendo su transmisibilidad.

La investigación, que ha sido publicada en la revista Emerging Microbes and Infections, ha aplicado las técnicas de secuenciación de última generación (next-generation sequencing) para el estudio del gen que codifica la espícula viral (proteína spike) en las poblaciones virales presentes en el tracto respiratorio de 18 pacientes con COVID-19 (leves y graves).

Según ha explicado Josep Quer, en el 100 % de los pacientes leves y en la mitad de los pacientes graves, una proporción significativa de los virus que se detectan presentan deleciones con un cambio en la pauta de lectura. Estas poblaciones virales que pierden un trozo de material genómico entre la subunidad S1 y la subunidad S2 de la proteína de la espícula, con la aparición de un codón stop, acaban codificando una proteína incompleta de la espícula, donde la subunidad S1 se mantiene íntegra.

Esta proteína incompleta podría actuar como una proteína soluble que se liberaría al medio exterior, y como ya está descrito para otros virus, reduciría la capacidad del virus para reducir su virulencia en beneficio propio. Así, estos hallazgos sugieren que la propia selección natural ha elegido esta estrategia, que permite al SARS-CoV-2 mantener su altísima especificidad para unirse al receptor ACE-2 humano, y transmitirse con alta eficiencia, al mismo tiempo que controla su capacidad para infectar, favoreciendo su persistencia y transmisión.

Por su parte, Jesús Pla, del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, ha hecho hincapié en los sistemas CRISPR como herramienta en el tratamiento y diagnóstico de enfermedades infecciosas, en concreto la COVID-19. Pla ha expuesto cómo el sistema CRISPR puede contribuir a la detección del SARS-CoV-2 y otras infecciones como el virus del papiloma humano.

El microbiólogo presentó las últimas novedades en cuanto a estudios y sistemas CRISPR que han demostrado su eficacia para la identificación de diferentes virus (y sus mutaciones) en muchos pacientes. En concreto, indicó que son sistemas “de bajo costo específicos, fiables, sencillos, rápidos y con casi la misma sensibilidad que los test PCR, además de que se pueden realizar en puntos de Atención Primaria, lo que permitirían a personas con una formación y preparación básica hacer un diagnóstico rápido y poder tomar decisiones inmediatas”.

Por último, José Antonio Bengoechea, del Wellcome-Wolfson Institute for Experimental Medicina de la Universidad de Queen´s de Belfast, incidió en la relación entre las infecciones bacterianas y la COVID-19, y explicó que se vienen produciendo coinfecciones de este tipo en pacientes COVID-19 grave, existiendo el riesgo de que la infección bacteriana sea más grave o tenga más virulencia debido a la infección del virus.

Bengoechea apuntó a tres escenarios en la coinfección de este tipo: que la infección vírica sea posterior a la bacteriana, que la coinfección se produzca al mismo tiempo, o que se produzca una superinfección, con una infección vírica a la que le siga después una propiciada por alguna bacteria.

Concluyó advirtiendo también que “el 100 % de los pacientes infectados con COVID-19 están recibiendo tratamiento con antibióticos, lo que no quiere decir que no se deba hacer, sino que hay que tenerlo en cuenta porque estas terapias han sido excesivas, con la consiguiente resistencia a los antibióticos que se les está generando” y la posible pérdida de eficacia de esos medicamentos.

Otra interesante aportación en la mesa ha sido la realizada por Albert Bosch, de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona, y presidente de la Sociedad Española de Virología (SEV), quien ha destacado la presencia del SARS-CoV-2 en aguas residuales en nuestro país un mes y medio antes del inicio de la pandemia.

Aunque la COVID-19 es una enfermedad respiratoria, se ha demostrado que hay grandes cantidades de genoma del coronavirus en las heces, que posteriormente llegan a las aguas residuales. Así, Bosch ha presentado la experiencia del grupo de investigación virus entéricos de su universidad y su trabajo sobre la detección del virus en muestras de aguas residuales de dos depuradoras de Barcelona, mediante la aplicación de cinco dianas en las muestras analizadas. “El primer caso que detectamos sobre la presencia del virus en nuestras muestras de aguas fecales fue el 15 de enero, frente al primer caso confirmado en Barcelona que fue el 25 de febrero”, ha afirmado.

En su intervención, también destacó la relación de los niveles de detección del SARS-CoV-2 en las aguas residuales y en los casos de personas infectadas durante el confinamiento, ya que en las muestras pertenecientes a este periodo los niveles de detección bajaron, al igual que entre la población, mientras que con el inicio de la desescalada a finales de mayo esos niveles volvieron a incrementarse. Para seguir trabajando en este campo y realizar una tarea de vigilancia del virus y anticiparse a posibles nuevos problemas, Bosch destacó la puesta en marcha del proyecto VATAR COVID19, Vigilancia para Alerta Temprana en Aguas Residuales de COVID19, que coordina su grupo de investigación y que cuenta con el apoyo del Ministerio de Sanidad y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

septiembre 16/2020 (Diario Médico)

Nota: CRISPR son las siglas de una nueva técnica de edición genética que está revolucionando la biología. El acrónimo CRISPR es el nombre de unas secuencias repetitivas presentes en el ADN de las bacterias, que funcionan como autovacunas. Contienen el material genético de los virus que han atacado a las bacterias en el pasado, por eso permiten reconocer si se repite la infección y defenderse ante ella cortando el ADN de los invasores.

Un estudio preliminar sugiere que el litio puede jugar un papel en el tratamiento de la COVID-19

2020-09-17 4:04 AM

Un equipo del Hospital Álvaro Cunqueiro y del Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur observa que su uso reduce la respuesta inflamatoria en pacientes con COVID-19. El equipo ha llevado a cabo un estudio preliminar observacional entre pacientes ingresados basado en la actividad de litio en la replicación de virus, el aumento de la respuesta inmune y la reducción de la inflamación.

coronavirusUn estudio realizado por investigadores del Hospital Álvaro Cunqueiro y del Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur, ambos de Vigo, propone que el litio juegue un papel en el tratamiento de los pacientes con COVID-19, a partir de la respuesta positiva observada en un pequeño grupo de pacientes en los que se ha añadido litio al tratamiento estándar de la infección. El estudio, publicado en Frontiers in Pharmacology, avala la propuesta de los firmantes de ampliar la investigación a un número más amplio de pacientes. En concreto, el equipo ha llevado a cabo un estudio preliminar observacional basado en la actividad del litio en tres aspectos: inhibir la replicación de varios tipos de virus, algunos de los cuales son similares al SARS-CoV-2, aumentar la respuesta inmune por la reducción de la linfopenia y reducir la inflamación mediante la prevención o reducción de la tormenta de citoquinas.

En los seis pacientes de COVID-19 tratados con litio más tratamiento estándar, y en comparación con los niveles de otros tres pacientes que solo recibieron el tratamiento estándar,  se observó que entre primeros se redujeron significativamente los niveles de proteína C reactiva (CRP) en plasma, se produjo un incremento en el número de linfocitos y se redujo la ratio neutrófilos-linfocitos (NLR), mejorando tanto la actividad inflamatoria como la respuesta inmune en estos pacientes.

El trabajo se basa en el dato de que la CRP aumenta en respuesta a las citoquinas inflamatorias, principalmente en las primeras etapas de la infección (Ling, 2020; Tan et al., 2020; Terpos et al., 2020), y constata que los seis pacientes del grupo de ensayo tenían niveles muy elevados de CRP y estaban en un estado más grave que los del grupo de control, pero, una vez que recibieron el tratamiento con litio, los niveles de CRP de estos pacientes mejoraron considerablemente al principio y, finalmente, alcanzaron valores normales.

Por otra parte, los pacientes de COVID-19 que peor evolucionan también desarrollan linfopenia grave (Terpos et al., 2020). Los participantes en este ensayo que recibieron tratamiento con litio también lograron un incremento más rápido en el número de linfocitos hasta finalmente alcanzar valores normales.

Ratio neutrófilos-linfocitos

Otro parámetro que sugiere una peor evolución en la enfermedad es la NLR, que está asociada de manera significativa con niveles elevados de citoquinas y un peor pronóstico de la enfermedad (Lagunas-Rangel, 2020; Liu et al., 2020). En el estudio llevado a cabo en Vigo, los pacientes tratados con litio experimentaron una reducción de la NLR tras el tratamiento y en los que fue necesario aumentar la dosis de litio se observó incluso una mejora mayor hasta su completa normalización.

La ratio de plaquetas-linfocitos (PLR), junto con la NLR se ha descrito recientemente como un factor pronóstico de la gravedad de infección de COVID-19 infección. El equipo del centro gallego ha observado que, además de la NLR, la ratio PLR también se normalizó por completo a raíz del tratamiento con litio. Estos datos sugieren que el tratamiento con litio reduce la respuesta inflamatoria de los pacientes con Covid-19 disminuyendo los niveles de CRP y mejorando las ratios NLR y PLR. Además, otro efecto positivo del litio es que parece mejorar la respuesta inmunológica aumentando los niveles de linfocitos. Todos los pacientes tratados con litio mejoraron su estado clínico y fueron dados de alta, excepto uno que en el momento de la publicación de los datos seguía en UCI, aunque ya sin necesidad de ventilación mecánica.

Por último, los autores dicen desconocer aun si el litio ha sido capaz de reducir la carga viral de SARS-CoV-2, variable que aún hay que estudiar, pero sí que ofrecen evidencias de que todos los pacientes tratados con litio dieron negativo en el test de PRC al alta.

 septiembre 16/2020 (Diario Médico)

Las células inmunes ‘esculpen’ circuitos en el cerebro

2020-09-17 4:03 AM

Las células inmunes desempeñan un papel inesperado en el ajuste fino de los circuitos neuronales del cerebro, según una investigación publicada en la revista Neuron. Las células inmunitarias que residen allí, conocidas como microglías, no solo protegen al cerebro de infecciones e inflamación, sino que también ayudan a esculpir físicamente los circuitos del cerebro en desarrollo.

actividad sensorial cerebroEl nuevo trabajo demuestra que la microglía también dirige a las neuronas a modificar su propia conectividad en respuesta a señales sensoriales.

El profesor asistente de Cold Spring Harbor Laboratory (CSHL), Lucas Cheadle descubrió esta comunicación celular como investigador postdoctoral en el laboratorio de Michael Greenberg, neurocientífico de la Facultad de Medicina de Harvard. La investigación de Cheadle explora las conexiones entre la biología y el mundo externo, y está particularmente interesado en cómo se refinan los circuitos neuronales en respuesta a la experiencia sensorial.

“En gran medida, la arquitectura general y el cableado del cerebro se logra con el nacimiento, explica. Pero realmente se requiere esta sólida retroalimentación del medio ambiente para continuar con esa maduración”.

A medida que un animal interactúa con su entorno, algunas conexiones neuronales se eliminan mientras que otras se fortalecen, explica. Es un proceso que, en los humanos, continúa durante décadas después del nacimiento.

En este sentido, Cheadle destaca que “lo que es realmente importante es que durante el desarrollo, las neuronas correctas se conectan entre sí de la manera correcta. Queremos tener un control estricto sobre cuántas conexiones hay y cuán fuertes son las conexiones. Así que eso es algo para lo que la experiencia sensorial es importante”, añade.

Cheadle y sus colegas controlaron las conexiones entre las neuronas, o sinapsis, en un circuito de procesamiento visual en el cerebro de los ratones. Los ratones jóvenes necesitan información visual en el momento adecuado para desarrollar vías cerebrales relacionadas con la visión.

Pero si los ratones carecen de información visual durante un período crítico, los circuitos generan demasiadas sinapsis y los ratones terminan con conexiones anormales. El equipo descubrió que los circuitos dependían de la microglía, que, con los estímulos visuales adecuados, indicaba a las neuronas cercanas que podaran algunas de las sinapsis.

Este impacto en la conectividad neuronal representa un nuevo papel para la microglía en el cerebro sano y podría ayudar a explicar por qué las células se han visto implicadas en el autismo y otros trastornos del neurodesarrollo.

“Creo que este estudio se verá como un gran avance en nuestra comprensión mecanicista de cómo la experiencia sensorial y la microglía coordinan el proceso de poda sináptica que es fundamental para la maduración del cerebro en los primeros años de vida”, dice Greenberg.

En el CSHL, Cheadle investigará esta interacción con más profundidad, rastreando las señales moleculares que conducen a desacoplar la sinapsis, así como los cambios que tienen lugar dentro de la microglia en respuesta a señales ambientales.

“La sola idea de que la microglía sea capaz de regular al alza la expresión de genes en respuesta a la experiencia visual es en sí misma fascinante para mí, porque se trata de células inmunes”, reconoce.

septiembre 16/2020 (Europa Press). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Referencia Bibliográfica:

Cheadle L.,Rivera S.A-; Jasper S., Phelps, Katelin A.,Ennis, BethStevensB., Burkly L.C. Phelps W.Ch.Lee A. ,Greenberg M.E.: Sensory Experience Engages Microglia to Shape Neural Connectivity through a Non-Phagocytic Mechanism. Neuron. 2020. In Press, Corrected Proof, Available online 14 September 2020. https://doi.org/10.1016/j.neuron.2020.08.002

El uso universal de la mascarilla, ¿único puente hacia la inmunización en espera de la vacuna?

2020-09-17 4:02 AM

Parece reducir la gravedad y la tasa de nuevas infecciones. La hipótesis se basa en el concepto de la variolización que convertiría a la mascarilla en una posible ‘vacuna’.

mascarilla 2La Humanidad se mantiene expectante ante el desarrollo de una vacuna segura y eficaz, así como de tratamientos más efectivos, capaz de ofrecer el máximo control contra el SARS-CoV-2, cuya capacidad proteica causa manifestaciones clínicas que oscilan entre la ausencia total de síntomas hasta neumonía, distrés respiratorio agudo y muerte.

En esta larga espera, la comunidad científica sigue analizando todos los factores que pueden, al menos, minimizar los devastadores efectos que el nuevo virus ha provocado en un elevado porcentaje de la población mundial.

En esta línea, aparece el comentario que publican en The New England Journal of Medicine,  los inmunólogos Mónica Gandhi y George W. Rutherford, de la Universidad de California, en San Francisco, Estados Unidos, que aunque se trata de una hipótesis no confirmada, ofrece datos virológicos, epidemiológicos y ecológicos, muy interesantes: el enmascaramiento facial universal puede reducir la gravedad de la infección en personas afectadas y aumentar, por otra parte, las posibilidades de que los nuevos casos sean asintomáticos.

¿Se convierte así el uso universal de la mascarilla en una única y actual forma de conseguir cierta inmunización en espera de una vacuna? De entrada, una enfermedad leve o asintomática podría considerarse un triunfo en un contexto de pandemia en términos de prevención y, en caso de confirmarse, en uno de los escasos pilares del control de la pandemia, que continúa su propagación mundial.

Vuelta a la táctica de la variolización

La confirmación implicaría el uso universal de la mascarilla podría convertirse en una forma de variolización que generaría inmunidad y, por lo tanto, “ralentizaría la propagación del virus mientras esperamos una vacuna”, señalan los autores. La variolación o variolización es un procedimiento de profilaxis que empezó a practicarse, incluso en antiguas civilizaciones, para generar respuesta inmunitaria en patologías como la viruela, inoculando el virus, y que se aplicaba antes del desarrollo de vacuna por el británico Edward Jenner.

La técnica consistía en realizar una incisión en la piel del individuo y ponerle el polvo de las costras de viruela. Después se cerraba la incisión y se aislaba al inoculado hasta que la enfermedad le atacara de manera leve, hasta lograr su recuperación.

En marzo, empezó a hacerse evidente el potencial papel del enmascaramiento facial en toda la población cuando comenzaron a circular informes que describían las altas tasas de diseminación viral del SARS-CoV-2 por la nariz y la boca de los pacientes que eran pre sintomáticos o asintomáticos: las tasas de diseminación eran equivalentes a las de los sintomáticos. Así, un mes después, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, recomendaban que la población usara cubiertas faciales de tela en áreas con altas tasas de transmisión comunitaria, recomendación que se ha seguido de manera desigual en los Estados Unidos, según los autores del artículo.

Cuando esta evidencia se relaciona con otros virus respiratorios también se sugiere que enmascaramiento facial puede proteger al usuario de la infección, al bloquear la entrada de partículas virales en la nariz y la boca, fenómeno que se evidenció durante pandemia de SARS de 2003 y que contribuyó a su control.  Datos más recientes de la Universidad de Boston, demuestran que las infecciones por SARS-CoV-2 disminuyeron entre los trabajadores de la salud después de que se implementó el enmascaramiento universal en los hospitales municipales a finales del pasado mes de marzo.

Después de implementarse en marzo el enmascaramiento universal, las tasas de infección entre trabajadores de la salud disminuyeron, según datos de la Universidad de Boston .

Otros datos reportan que en un brote en un crucero argentino cerrado, por ejemplo, donde los pasajeros recibieron máscaras quirúrgicas y el personal máscaras N95, la tasa de infección asintomática fue del 81 % (en comparación con el 20 % en brotes anteriores de cruceros sin enmascaramiento universal).

La clave está en el inóculo viral que se recibe 

La posibilidad de una “inmunidad” mediante el uso universal de mascarilla se relaciona con una teoría de sobre la patogénesis viral, que sostiene que la gravedad de la enfermedad es proporcional al inóculo viral recibido.

“Esta forma de variolización es una forma de disminuir el inóculo infectivo. Hasta que no haya disponible una vacuna es importante reducir el tiempo de exposición; en este caso con el uso de mascarilla universal que se presenta, en este artículo, como una estrategia para reducir la gravedad de la infección en afectados y, además, para favorecer las infecciones asintomáticas”, señala Silvia Sánchez Ramón, jefe del Servicio de Inmunología del Hospital Clínico de Madrid, a quien esta táctica le parece muy adecuada para la población general y de especial importancia para personal sanitario, sobre todo en situaciones de exposición.

Para la inmunóloga, la clave está, por tanto, en disminuir el inóculo infectivo, ya que “su carga inicial juega un papel preponderante en la gravedad de la infección. Por ello, el objetivo de llevar mascarilla es reducir el inóculo infectivo”.

Desde 1938, la ciencia ha explorado, principalmente en modelos animales, el concepto de la dosis letal de un virus, o la dosis a la que muere el 50 % de los huéspedes expuestos (LD50). En las infecciones virales en las que las respuestas inmunitarias del huésped desempeñan un papel predominante en la patogénesis viral, como el SARS-CoV-2, las dosis altas de inóculo viral pueden desregular las defensas inmunitarias innatas, aumentando la gravedad de la enfermedad. De hecho, la inmunopatología de regulación negativa es un mecanismo por el cual la dexametasona mejora los resultados en la infección grave por COVID-19.

Dosis altas del inóculo viral del SARS-CoV-2 pueden desregular las defensas inmunitarias innatas, elevando la gravedad de la infección

“Dado que las mascarillas pueden filtrar algunas gotas que contienen virus (con la capacidad de filtrado determinada por el tipo de mascarilla), la mascarilla podría reducir el inóculo que inhala una persona expuesta. Si esta teoría se confirma, el enmascaramiento de toda la población, con cualquier tipo de máscara que aumente la aceptabilidad y la adherencia, podría contribuir a aumentar la proporción de infecciones por SARS-CoV-2 que son asintomáticas”, señalan los autores.

Los  Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estadounidenses estimaron que la tasa típica de infección asintomática con SARS-CoV-2 era del 40 % a mediados de julio, aunque en entornos con enmascaramiento facial universal fueron superiores al 80  %, lo que supone una evidencia observacional de esta hipótesis.

Pero, llegados a este punto, ¿un aumento en el número de casos de asintomáticos no sería un riesgo añadido para la transmisión comunitaria al no detectar las infecciones?

Sánchez Ramón considera que la hipótesis del NEJM se plantea como una estrategia para disminuir la gravedad y conseguir infección asintomática. Y en este último punto, siempre que se lleve mascarilla en lugares cerrados y ante exposición es una posible forma de inmunizar a la población a través de la mascarilla; de ahí el concepto de variolización, sin perder de vista que tanto las personas que tienen síntomas leves como los asintomáticos generan una inmunidad.

Los países que han adaptado el enmascaramiento de toda la población les ha ido mejor, según el trabajo, en términos de tasas de enfermedades graves relacionadas con la COVID y muerte, lo que, en entornos con pruebas limitadas, sugiere un cambio de infecciones sintomáticas a asintomáticas.

“La forma más obvia de evitar que la sociedad sufra los efectos devastadores del COVID-19 es promover medidas para reducir tanto la transmisión como la gravedad de la enfermedad. Mientras esperamos los resultados de los ensayos de vacunas, cualquier medida de Salud Pública que pueda aumentar la proporción de infecciones asintomáticas por SARS-CoV-2 puede hacer que la infección sea menos mortal y aumentar la inmunidad de toda la población sin enfermedades graves ni muertes”, indican los inmunólogos estadounidenses.

septiembre 15/2020 (Diario Médico)

Asocian la disminución de la capacidad olfativa con un mayor riesgo de demencia en la vejez

2020-09-17 4:01 AM

Una nueva investigación ha revelado una relación entre el riesgo de desarrollar una demencia asociada con la vejez y el grado de conservación de la capacidad de olfacción.

la-demenciaLos científicos hicieron un seguimiento de 1 794 personas de 70-79 años durante un período máximo de 10 años para comprobar si su grado de funcionalidad sensorial se correlacionaba con el desarrollo de alguna demencia. Al inicio del estudio, todos los participantes estaban libres de demencia, pero 328 (18 %) desarrollaron una enfermedad de este tipo durante el seguimiento.

Las personas cuya función sensorial se encontraba en un rango pobre tenían un riesgo 2,05 veces mayor (1,50-2,81) de padecer demencia que el de las personas con un nivel alto de conservación de las capacidades sensoriales. Las que se encontraban en un rango medio de conservación tenían un riesgo de padecer demencia 1,45 veces mayor (1,09-1,91) que el de las personas en el rango alto de conservación

Si bien las deficiencias sensoriales múltiples fueron la clave del trabajo, los investigadores comprobaron que un agudo sentido del olfato tenía una asociación más fuerte contra la demencia que una buena capacidad táctil o auditiva o visual. Los participantes cuyo olfato disminuyó en un 10 % tenían una probabilidad un 19 % mayor de padecer demencia, frente a un aumento del 1-3 % en ese riesgo para los casos con disminución visual, auditiva o táctil.

septiembre 16/2020 (Neurología)
Referencia Bibliográfica:

Brenowitz WD, Kaup AR, Kisual Y.: Incident dementia and faster rates of cognitive decline are associated with worse multisensory function summary scores. Alzheimers Dement 2020. First published: 12 July 2020 https://doi.org/10.1002/alz.12134

Respuesta a la cirugía de los adenomas hipofisarios no funcionantes

2020-09-16 4:06 AM

Los adenomas hipofisarios no funcionantes son el grupo tumoral más frecuente en la región selar. Suelen ser neoplasias benignas diagnosticadas por síntomas visuales u hormonales, aunque no es infrecuente detectarlos como un hallazgo casual. Un reciente estudio ha analizado los aspectos clínicos hallados en esta enfermedad y su respuesta tras el tratamiento quirúrgico.

hipófisis y estructuras vecinasEn una serie de 100 casos, se analizaron datos epidemiológicos, clínicos, endocrinológicos, visuales y radiológicos antes y después del tratamiento quirúrgico, y se recogieron las complicaciones relacionadas con la cirugía y el seguimiento a largo plazo. El síntoma más frecuente en el momento del diagnóstico fue la afectación del campo visual (62 %), y solo el 7 % de los adenomas se trataba de un hallazgo casual.

El déficit hormonal más frecuente era el hipogonadismo hipogonadótropo (48 %). Tras la cirugía se observó recuperación completa del defecto campimétrico en el 54,8 % de los pacientes, con solo un 1 % de empeoramiento tras la cirugía, y la incidencia de diabetes insípida fue del 4 %. La resección fue superior al 95 % en el 63 % de los casos, a pesar de que el porcentaje de adenomas con invasión del seno cavernoso en grados altos fue elevado (45 %).

En conclusión, aunque el síntoma más frecuente de los adenomas hipofisarios no funcionantes es la afectación campimétrica, esta tiene una excelente respuesta a la cirugía si se realiza dentro del tiempo adecuado. El grado de invasión del seno cavernoso parece el factor más limitante para una resección quirúrgica completa.

septiembre 15/2020 (Neurología)

Referencia Bibliográfica:

Pérez-López C, Palpán AJ, Abenza-Abildúa MJ, Zamarrón A, Alfonso C, Álvarez-Escolá C, et al.: Adenomas hipofisarios no funcionantes: epidemiología, clínica y evolución posquirúrgica.Rev Neurol 2020; 71: 163-70.

Una hormona liberada por los músculos durante la actividad física puede actuar frente a COVID-19

2020-09-16 4:05 AM

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Estadual Paulista (Unesp) sugiere que la hormona irisina, liberada por los músculos durante la actividad física, puede tener un efecto terapéutico en casos de COVID-19. Al analizar datos de expresión génica de células adiposas, los investigadores observaron que esta sustancia posee un efecto modulador en genes asociados con una mayor replicación del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) dentro de las células humanas.

coronavirus  2019-nCoVEste hallazgo se basó en datos de transcriptomas (el conjunto de moléculas de ARN expresadas en un tejido) de células adiposas no infectadas por el SARS-CoV-2 a las que se les aplicaron dosis de irisina. “Cotejamos la información sobre los genes importantes en el COVID-19 con nuestros datos del transcriptoma para establecer correlaciones.

Este resultado constituye una señalización positiva para la búsqueda de nuevos tratamientos en este momento de emergencia con la pandemia. Es necesario remarcar que se trata de datos preliminares, una sugerencia del potencial terapéutico de la irisina para casos de COVID-19.

Estamos apuntando un camino de investigación tendiente a comprobar o no el efecto beneficioso de esta hormona en pacientes infectados, dice Miriane de Oliveira, investigadora de la Facultad de Medicina de la Unesp de Botucatu, en el estado de São Paulo, Brasil.

En un artículo publicado en la revista Molecular and Cellular Endocrinology, se describen datos que De Oliveira generó durante su posdoctorado, realizado con el apoyo de la FAPESP – Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo. En dicho trabajo, se analiza la acción de la irisina y de las hormonas tiroideas en adipocitos.

Mediante técnicas de secuenciación, los investigadores identificaron 14 857 genes expresados en un linaje de adipocitos subcutáneos. Al tratar a las células con irisina, observaron que la expresión de diversos genes se alteró.

Debido a la pandemia, los investigadores decidieron investigar los posibles efectos de la irisina sobre genes relacionados con la replicación del SARS-CoV-2. Con base en cruzamientos de datos, descubrieron que el tratamiento con irisina en células adiposas disminuyó la expresión de los genes TLR3, HAT1, HDAC2, KDM5B, SIRT1, RAB1A, FURIN y ADAM10, reguladores del gen ACE-2, fundamental para la replicación del virus en las células humanas. El ACE-2 codifica a la proteína a la cual el virus debe unirse para invadir las células humanas.

Otro aspecto positivo del estudio indicó que la irisina triplicó los niveles de transcripción del gen TRIB3. En un estudio anterior, se había demostrado ya la importancia del mantenimiento de la expresión de TRIB3. En personas ancianas, es común detectar la disminución de la expresión de ese gen, lo que puede estar relacionado con la mayor replicación del SARS-CoV-2 y con el riesgo aumentado de esa población al COVID-19.

 “Un tercer aspecto importante reside en el hallazgo de otros grupos de investigación que indica que el tejido adiposo aparentemente serviría como repositorio del virus. Esto ayuda a entender por qué los individuos obesos están expuestos a un mayor riesgo de desarrollar la forma grave de COVID-19. Más allá de esto, las personas obesas tienden a contar con niveles menores de irisina, como así también con mayores cantidades de la molécula receptora del virus [ACE-2], cuando se los compara con individuos no obesos”, afirma.

La irisina, normalmente producida de manera endógena durante el ejercicio físico continuo, es conocida debido a su función de modificación metabólica del tejido adiposo blanco, que almacena triglicéridos y lípidos, acumula grasa y puede inflamarse, y posee una función similar al tejido adiposo marrón. Este proceso favorece el gasto energético, lo que la convierte en un agente endógeno terapéutico contra enfermedades metabólicas como la obesidad.

También se conoce la capacidad moduladora de esta hormona en la actividad de los macrófagos (células de defensa del sistema inmunológico), que la dota de una potencial propiedad antiinflamatoria.

La gestión de datos

El estudio de De Oliveira constituye un ejemplo de cómo la gestión de datos obtenidos en investigaciones básicas puede sembrar otros descubrimientos y líneas de investigación.

“Inicialmente efectuamos un análisis comparativo entre la acción de la irisina y la de las hormonas tiroideas en la disminución de la acumulación lipídica y en la modulación de genes en las células adiposas. Este estudio generó un gran volumen de datos. Cuando llegó la pandemia y otros grupos de investigación fueron descubriendo genes asociados con la replicación del SARS-CoV-2, decidimos investigar en nuestro banco de datos de qué manera la irisina [y las hormonas tiroideas] podría influir sobre la enfermedad”, le comenta De Oliveira.

La investigación originaria del grupo de científicos apuntó a descubrir de qué manera esas hormonas cumplen un papel termogénico en la disminución del tejido adiposo y en la generación de energía en los adipocitos. “Para ello, hicimos el transcriptoma e identificamos qué genes se verían afectados en presencia de esas hormonas, datos que sirvieron de base para el estudio sobre el COVID-19”, dice.

Mediante este estudio, De Oliveira detectó que la irisina no solamente disminuye la acumulación lipídica, sino que también incrementa la expresión de la proteína desacopladora 1 (UCP1), asociada a un mayor gasto calórico. El aumento de la expresión de esa proteína es compatible con la disminución del daño en el ADN y del estrés oxidativo.

Merced a la mayor comprensión del papel de la irisina en factores correspondientes a la obesidad y también por su posible relación con los casos de COVID-19, el grupo de investigadores analizará el efecto de esta hormona en células infectadas con SARS-CoV-2. Este trabajo, que también estará coordinado por la profesora de la Facultad de Medicina de la Unesp de Botucatu Célia Regina Nogueira de Camargo, cuenta con el apoyo de la Coordinación de Perfeccionamiento del Personal de Nivel Superior (Capes), vinculada al Ministerio de Educación de Brasil.

 “El objetivo consiste en dar un paso más en este estudio y verificar en un modelo tridimensional de cultivo celular de adipocitos los resultados obtenidos en nuestro trabajo de bioinformática. Pretendemos entender cómo transcurre la modulación en los genes relacionados con la replicación del nuevo coronavirus que efectúa la irisina”, dice.

septiembre 15/2020 (Dicyt)

Referencia:

de Oliveira M., De Sibio M.T., Solla Mathias L., Moretto Rodrigues B., SakalenM.E. y Nogueira C.R.: Irisin modulates genes associated with severe coronavirus disease (COVID-19) outcome in human subcutaneous adipocytes cell culture. Molecular and Cellular Endocrinology. Volume 515, 15 September 2020, 110917. https://doi.org/10.1016/j.mce.2020.110917

Científicos españoles desarrollan un método innovador para detectar ARN del virus de la COVID-19 en el medio ambiente

2020-09-16 4:04 AM

Un método permitirá mejorar la detección temprana del virus, monitorizar su circulación e identificar objetivos para un control más eficiente. Desde marzo de 2020, la pandemia de la COVID-19, causada por la rápida propagación del coronavirus conocido oficialmente como SARS-CoV-2 (Severe Acute Respiratory Syndrome coronavirus 2), afecta gravemente a muchos países del mundo, entre los que se encuentra España.

coronavirusLos datos epidemiológicos disponibles hasta la fecha indican que estamos muy lejos de alcanzar la deseada “inmunidad de rebaño”, que generaría un efecto de “cortafuegos” entre los individuos que están protegidos frente a la enfermedad y los que no lo están, limitando su propagación, lo que significa que el coronavirus podría seguir siendo un problema sanitario durante muchos meses o incluso años si no conseguimos controlarlo.

De este modo, controlar el virus se ha convertido en el principal objetivo de la comunidad científica ligada a la salud humana, animal y ambiental, ya que este puede ser “atacado” desde diversos frentes. Como bien sabemos, la COVID-19 no solo se transmite por el aire en forma de aerosoles, sino que también lo hace a través del contacto con objetos y superficies contaminadas, siendo fundamental “vigilar” dónde podemos encontrarlo y conocer cómo se comporta para establecer medidas eficaces que reduzcan su transmisión.

Un equipo interdisciplinario de científicos españoles, constituido por enfermeros, biólogos, médicos y veterinarios, y hasta un físico, en una auténtica apuesta por el concepto “Una Salud” para combatir la COVID-19, ha investigado la facilidad con la que se podría detectar el material genético del SARS-CoV-2 en muestras ambientales, en entornos potencialmente contaminados como centros comerciales, escuelas, residencias u hogares de personas que han sufrido la COVID-19.

Para ello, han desarrollado un innovador método de muestreo consistente en el uso de unas esponjas que, al frotarse con la superficie de un objeto (como puede ser una barandilla, una prenda de ropa o el pomo de una puerta), arrastran el ARN del virus que pueda contener, conservándolo, al tiempo que inactivan su patogenicidad gracias a los alcoholes en los que están impregnadas. Una vez en el laboratorio, el material genético recolectado es extraído de las esponjas para la realización pruebas PCR que confirmen si el virus está o no presente en una superficie concreta.

Los investigadores, pertenecientes al Grupo de Investigación en Sanidad y Biotecnología (SaBio) del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM), al Servicio Médico Local de Horjaco de los Montes, al Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (VISAVET) de la Universidad Complutense de Madrid y al Instituto de Salud Carlos III, se plantearon la hipótesis de que el ácido ribonucleico (ARN) del SARS-CoV-2 sería detectable en lugares con circulación reciente del virus. Y efectivamente, los resultados mostraron la presencia de ARN del SARS-CoV-2 en 7 de 57 muestras (12 %), incluidos tres hogares y tres sitios públicos, del área estudiada.

Según los autores del estudio, esto sugiere que con unas pocas esponjas se puede monitorizar la presencia del SARS-CoV-2 en grandes espacios, mientras que si se tuvieran que analizar a todas las personas que usan un espacio concreto el proceso sería más costoso económicamente y más lento. Aunque la vigilancia ambiental de la presencia del virus no proporciona tanta información sobre su epidemiología como el análisis individual de contagios, la aplicación de este método de muestreo podría ayudar a saber dónde buscarlo de forma sostenible y con un coste razonable, sin colapsar la capacidad de diagnóstico del sistema sanitario.

La toma de muestras ambientales de SARS-CoV-2 se realizó en la localidad de Horcajo de los Montes, en la provincia de Ciudad Real (España), que sirvió como área de estudio. Se trata de una comunidad rural aislada que tuvo una alta prevalencia de COVID-19 (6 % de positivos en una población de 883 habitantes) durante el periodo en que se tomaron las muestras.

El trabajo de investigación demuestra que la vigilancia ambiental de la COVID-19 puede contribuir a avanzar en el conocimiento sobre la enfermedad al ofrecer información clave sobre la dinámica de diseminación del virus y la contaminación ambiental, permitiendo detectar su existencia o circulación de forma menos invasiva y menos costosa económicamente que, por ejemplo, mediante la realización de pruebas PCR individuales a las personas. La aplicación de los resultados de este trabajo tendría una especial relevancia en situaciones como la actual, con la vuelta de la presencia en la actividad docente y de los ciudadanos a los centros sanitarios.

septiembre 15/2020 (Dicyt)

Una sustancia de la leche materna contribuye al desarrollo neurológico del bebé

2020-09-16 4:03 AM

Un equipo de investigación de la Universidad de Huelva en colaboración con el Hospital de Riotinto ha aplicado un nuevo método de análisis en la leche materna con el que han identificado la presencia de una sustancia llamada selenoproteína P que interviene en la producción hormonal, en el sistema inmunitario y transporta selenio al cerebro. Su déficit se asocia a trastornos neurológicos y enfermedades como el alzhéimer o el párkinson.

leche maternaHasta el momento, no se conocía con exactitud la cantidad de selenio y las formas químicas que adopta en la leche materna. Para ello, los expertos del grupo Análisis Medioambiental y Bioanálisis han desarrollado un nuevo método de análisis que presentan en el artículo A novel HPLC column switching method coupled to ICP-MS/QTOF for the first determination of selenoprotein P (SELENOP) in human breast milk, publicado en la revista Food Chemistry. Con él cuantifican los niveles de los distintos compuestos que recibe el bebé, destacando la observación por primera vez de la selenoproteína P.

Además, esta molécula, que se produce en el hígado, funciona como transportadora de selenio por vía plasmática a otros tejidos, por lo que es una buena indicadora de la cantidad de este mineral en el cuerpo. “El descubrimiento en la leche del selenio en forma de selenoproteína P abre diversas posibilidades de investigación sobre la influencia de la lactancia en el desarrollo neurológico del bebé, ya que su acción ha sido descrita en enfermedades como el alzhéimer”, afirma a la Fundación Descubre la investigadora de la Universidad de Huelva Tamara García Barrera, autora del artículo y directora del estudio.

La transmisión de la selenoproteína P ya había sido estudiada durante el embarazo mediante el cordón umbilical y el líquido amniótico, pero se desconocía su presencia en la leche materna. Su deficiencia durante la gestación está asociada con aborto espontáneo, diabetes gestacional, parto prematuro y bajo crecimiento, entre otras complicaciones obstétricas.

Ahora, mediante el nuevo sistema, han obtenido todos los componentes de una manera más rápida y eficiente que con otros utilizados anteriormente, lo que lo valida como un método eficaz en el análisis de leche materna. Concretamente, han determinado la presencia de glutatión peroxidasa, un antioxidante celular, que representa el mayor contenido de selenio en la leche materna humana con un 37 %, seguido por la selenoproteína P (31 %), la selenocistamina (18 %), que interviene en los procesos de oxigenación e hidrogenación celular, y otros derivados del selenio (14 %).

Estos resultados abren la vía de nuevas investigaciones con el fin de obtener leches de continuación mejoradas y otros alimentos funcionales enriquecidos en selenio. Pero antes de proponer una fórmula válida, deberán observar cómo se produce la digestión en el bebé de estos nutrientes y qué partes son realmente activas en su organismo.

Antioxidantes por parte materna

El selenio forma parte de funciones básicas para la vida en el organismo y evita la formación de radicales libres que provocan el deterioro celular. Por esta razón, la deficiencia de selenio ha sido relacionada con diversas alteraciones como son el cáncer, la infertilidad, el deterioro de las funciones inmunes y tiroideas, el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, en patologías neurodegenerativas y en la enfermedad alcohólica.

Concretamente, la selenoproteína P posee dos propiedades. Por un lado, es la proteína responsable de transportar el selenio desde el hígado, donde se sintetiza, a todo el organismo, por lo que es un buen biomarcador de este elemento. Es decir, conociendo la proporción de selenoproteína P, se obtiene la cantidad de selenio total. Por otro lado, posee capacidad antioxidante extracelular que inhibe la actividad de radicales libres, unos compuestos que provocan la muerte celular.

El nuevo método analítico utiliza la cromatografía líquida de alta precisión que permite separar físicamente los distintos componentes de una mezcla. Para ello, utilizan distintas formas de esta técnica. Por un lado, mediante la cromatografía por exclusión las moléculas se agrupan por tamaño. Por otro, la cromatografía por afinidad interacciona específicamente con las moléculas. Además, los expertos han sumado otro procedimiento analítico llamado ‘espectrometría de masas cuádruplo y tiempo de vuelo’ que permite analizar las estructuras moleculares. Combinado con el ‘plasma de acoplamiento inductivo con detector de masas’, distingue los constituyentes químicos de la leche materna. De esta manera, se obtienen resultados de forma rápida y precisa sobre la cantidad de selenio, así como las distintas formas en las que este elemento químico se presenta en el organismo.

Por último, se combinan las columnas cromatográficas logrando el análisis simultáneo de las diferentes formas del selenio. Esto permite determinar en una sola medida toda la composición de un medio concreto. En este caso, en la leche.

septiembre 15/2020 (Dicyt)

Referencia Bibliográfica:

Arias-Borrego A., Callejón-Leblic B., Rodríguez-Moro G., Velasco I., Gómez-Ariza J.L., García-Barrera T.: A novel HPLC column switching method coupled to ICP-MS/QTOF for the first determination of selenoprotein P (SELENOP) in human breast milk. Food Chemistry. Volume 321, 15 August 2020, 126692

 

Niños y coronavirus: por qué una alta carga viral no implica que sean más infecciosos

2020-09-16 4:02 AM

En los siete meses de pandemia, pese a la falta de pruebas, los menores han sido considerados supercontagiadores. Estudios recientes han reactivado esta idea al detectar en ellos altas concentraciones de SARS-CoV-2. Sin embargo, esto no es sinónimo de una gran capacidad infectiva, explican los expertos.

niños y COVID-19Los niños son posibles fuentes de reintroducción de la transmisión a otras poblaciones vulnerables, de ahí la necesidad de medidas de prevención en colegios.

Los niños se contagian tanto como los adultos, pero, en general, pasan la enfermedad de manera más leve y, sobre todo los de menos de diez años, la contagian menos. Es parte de lo aprendido acerca de los niños y la COVID-19 después de siete meses de pandemia, un periodo en que a menudo los pequeños, pese a la falta de evidencia, han sido considerados ‘supercontagiadores’.

Hace unas semanas una nota de prensa que informaba de un resultado obtenido en Estados Unidos anunciaba: “Investigadores del Hospital General de Massachusetts demuestran que los niños son transmisores silenciosos del virus (…)”. El titular fue recogido por medios de comunicación de todo el mundo y vinculado al riesgo de reabrir los colegios.

Pero el mensaje fue muy cuestionado por expertos: el trabajo, afirman, no ofrece evidencia alguna sobre capacidad de transmisión. En efecto, la nota de prensa fue corregida, y ahora resalta, sin más, el hallazgo de que los niños “tienen una alta carga viral a pesar de tener síntomas leves o ser asintomáticos”.

Alta carga viral no es infectividad

La carga viral mide la concentración del virus analizada en una muestra del paciente. Pero alta carga viral no es sinónimo de alta capacidad infectiva, señalan expertos consultados por SINC.

“La infectividad está determinada por muchos factores, como la fuerza y la frecuencia con que se tose, la proximidad de los contactos, la ventilación del entorno, explica la pediatra Begoña Santiago, del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, en una entrevista.

Si una persona tose con más fuerza proyecta las partículas virales a más distancia. Ese es un factor muy importante”. Al pasar la enfermedad con síntomas más leves, los niños tosen con menor intensidad.

Carmen Muñoz-Almagro, especialista en Microbiología molecular del Hospital Sant Joan de Déu, Barcelona, explica que “la mayor carga viral se observa en los primeros días de sintomatología, en los que toser, hablar o exhalar va a favorecer la transmisión de la infección; un enfermo tosedor con baja carga, que no mantiene distancia social y no usa mascarilla, va a transmitir mucho más que un paciente con carga más alta pero que usa mascarilla, se lava las manos y no tose porque está asintomático”.

El vicepresidente Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, Pedro Gorrotxategui, también cree que “la menor capacidad de contagio de los niños podría deberse a que tosen con menos fuerza”.

Por otro lado, y aunque una alta carga viral suele ir asociada a una presencia mayor de virus, las partículas virales detectadas podrían no ser infectivas.

Lo explica la viróloga del Centro Nacional de Biotecnología Sonia Zúñiga: “Cuando hablamos de carga viral detectada por PCR significa que hay mucho ácido nucleico del virus [su material genético], que no tiene por qué ser lo mismo que virus infectivo. Para asegurar eso habría que cuantificar el virus en cada caso, cosa que no se puede hacer porque se necesitan laboratorios P3 [de alta seguridad], y desde luego no hay tantos como para hacer eso en cada caso”.

Cuidado al interpretar estudios

En junio se publicó el primer trabajo  que encontraba altas cargas virales en niños, incluso en aquellos con síntomas muy leves.

Otros estudios posteriores afirman que los niños tienen una alta carga viral y que pasan semanas excretando virus, pero hay que saber interpretarlos, explica a SINC Begoña Santiago.

En agosto, un trabajo muy citado de la revista JAMA Pediatrics demostró la detección prolongada de ARN viral en niños; sin embargo, indica Santiago, “el trabajo se basa en la detección cualitativa y no cuantitativa, y podría corresponder a fragmentos de ARN sin capacidad infectiva”.

Ese el mismo mes, otro trabajo de la revista Journal of Pediatrics mostraba una elevada cantidad de ARN viral en niños en los primeros días de la infección. “Este estudio se realizó en un pequeño grupo de niños atendidos exclusivamente en el hospital, y no se demuestra su contagiosidad, por lo que tampoco podemos extrapolar a infectividad”, aclara Santiago.

Transmisores poco eficientes

Han hecho falta meses para determinar que, al contrario que con otros virus respiratorios, los niños no son grandes transmisores del SARS-COV-2. En el primer informe llevado a cabo por investigadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Wuhan (China), en febrero, ya se recoge la imposibilidad de identificar ningún contagio de niño a adulto; pero era pronto para llegar a ninguna conclusión.

En mayo, una revisión  del pediatra sueco Jonas Ludvigsson, publicada en Acta Paediatrica, se titulaba: “Es improbable que los niños sean los principales transmisores de la pandemia de COVID-19”.

Las evidencias epidemiológicas han seguido atribuyendo a los niños un papel secundario

Las evidencias epidemiológicas han seguido atribuyendo a los niños un papel secundario. En agosto, un informe del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades Infecciosas (ECDC) daba cuenta de que se detectaban “muy pocos” brotes en colegios, y escasa transmisión entre niños.

La Asociación Española de Pediatría (AEP), en un reciente comunicado, explica que “los niños parecen infectarse de forma similar a los adultos, suelen expresar de forma más leve los síntomas (…) y son una potencial fuente de transmisión a otros niños y adultos, aunque menos eficientes, especialmente los menores de diez años”.

La AEP también recuerda que aún falta mucho por saber y que se debe asumir “que los niños son contagiosos y posibles fuentes de reintroducción de la transmisión a otras poblaciones vulnerables”. De ahí la necesidad de medidas de prevención en colegios.

Ludvigsson, pediatra y epidemiólogo clínico en el Instituto Karolinska y la Universidad de Columbia, sigue creyendo “que la evidencia apunta a que los niños no transmiten la enfermedad tanto como los adultos”.

septiembre /2020 (SINC)

Descubren cómo los ganglios linfáticos ayudan a que las células cancerosas se propaguen

2020-09-16 4:01 AM

Durante décadas, los médicos han sabido que muchos tipos de células cancerosas a menudo se diseminan primero a los ganglios linfáticos antes de viajar a órganos distantes a través del torrente sanguíneo. Una nueva investigación del Instituto de Investigación del Centro Médico UT Southwestern (CRI), en Estados Unidos, proporciona información sobre por qué ocurre esto, abriendo nuevos objetivos para los tratamientos que podrían inhibir la propagación del cáncer.

El estudio, publicado recientemente en la revista Nature, encontró que las células de melanoma que pasan a través de los ganglios linfáticos recogen una capa protectora que les permite sobrevivir a altos niveles de estrés oxidativo en la sangre y luego formar tumores distantes.

La mayoría de las muertes por cáncer ocurren debido a la metástasis, cuando las células cancerosas del tumor primario se diseminan a través de los vasos sanguíneos o migran a través de los vasos linfáticos antes de ingresar a la sangre.

 

“La investigación anterior se ha centrado en cómo las células cancerosas hacen metástasis a través de la sangre, pero se sabía muy poco acerca de cómo estas células se comparan con las células que hacen metástasis a través de los linfáticos –explica Sean Morrison, director de IRC e investigador del Instituto Médico Howard Hughes (HHMI)–. Nuestros datos sugieren que el paso por los linfáticos puede promover la supervivencia y la propagación de las células de melanoma protegiendo a las células del estrés oxidativo que normalmente experimentan durante la metástasis”.

Los investigadores observaron cómo se comportaban las células de melanoma humano cuando se inyectaban por vía intravenosa o en el sistema linfático de ratones. Descubrieron que las células cancerosas inyectadas en los ganglios linfáticos tenían más posibilidades de sobrevivir y formar tumores que las inyectadas directamente en la sangre.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que esta diferencia podría explicarse por los altos niveles de estrés oxidativo que experimentan las células cancerosas cuando migran a través de la sangre. La exposición al estrés oxidativo en la sangre es una de las razones por las que la metástasis es un proceso muy ineficaz en el que la mayoría de las células cancerosas mueren antes de tener la oportunidad de crecer en un sitio distante.

“Después de un análisis más detallado, descubrimos que el estrés oxidativo en la sangre hace que las células cancerosas sufran una forma específica de muerte celular llamada ferroptosis, dice Jessalyn Ubellacker, autora principal del estudio e investigadora postdoctoral en el Laboratorio de Morrison. En contraste, las células cancerosas en la linfa experimentan niveles más bajos de estrés oxidativo y están protegidas de la ferroptosis”.

Para comprender mejor por qué las células del melanoma experimentan ferroptosis en la sangre pero no en la linfa, los investigadores buscaron diferencias metabólicas entre las células cancerosas en la sangre y las linfáticas.

Descubrieron que las células cancerosas de la linfa tenían niveles más altos de un ácido graso monoinsaturado conocido como ácido oleico, que es el componente principal del aceite de oliva. También encontraron que este ácido graso monoinsaturado se incorporó a las membranas de las células cancerosas en la linfa. Este diluye los ácidos grasos poliinsaturados en las membranas de estas células, inhibiendo las reacciones químicas que conducen a la ferroptosis y protegiendo las células.

Esta capa protectora de ácido oleico de la linfa permitió que las células cancerosas ingresaran de manera segura a la sangre, viajaran a otros lugares y formaran tumores metastásicos. Esto explica por qué las células cancerosas a menudo forman tumores primero en los ganglios linfáticos antes de metastatizar a sitios distantes a través de la sangre: pueden cargarse de antioxidantes en la linfa que protegen las células cuando posteriormente ingresan a la sangre.

“Ahora que entendemos mejor por qué las células cancerosas tienen más probabilidades de hacer metástasis inicialmente a través de la linfa, aumenta la posibilidad de tratar a los pacientes con medicamentos que se dirigen a esos mecanismos protectores en la linfa para inhibir las primeras etapas de la metástasis”, apunta Morrison.

septiembre 14/2020 (Europa Press). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Investigadores encuentran un vínculo entre el microbioma intestinal y los resultados del tratamiento del cáncer

2020-09-15 4:06 AM

Médicos de City of Hope (Estados Unidos) han encontrado que una mayor diversidad microbiana intestinal en pacientes con cáncer renal metastásico está asociada con mejores resultados de tratamiento en los regímenes de inmunoterapia aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

microbiota“También informamos sobre los cambios en el microbioma intestinal que ocurren durante el curso de la terapia. Los hallazgos acumulativos de nuestro informe abren la puerta a las terapias dirigidas al microbioma”, explica Sumanta Pal, líder de la investigación, que se ha publicado en la revista European Urology.

El microbioma intestinal está compuesto de microbios como bacterias y virus que residen en el tracto gastrointestinal. En los últimos años, el aumento de los conocimientos sobre el microbioma en relación con la salud general ha llevado a exploraciones más profundas de su papel en los estados de enfermedad, así como la forma en que los organismos pueden interactuar con los tratamientos.

Estudios anteriores han sugerido una relación entre el microbioma intestinal y la respuesta a la inmunoterapia en tumores sólidos, incluyendo el cáncer renal metastásico. “Los resultados de nuestro estudio se basan en hallazgos anteriores y reafirman que la diversidad y composición de los microbiomas de los pacientes están asociados con las respuestas clínicas a las terapias contra el cáncer”, comenta otro de los autores, Nicholas Salgia.

El estudio, que recogió datos de 31 personas con cáncer renal metastásico, presenta los primeros informes de la comparación de la secuenciación de los microbiomas en diferentes puntos de tiempo en los pacientes con cáncer. Se pidió a los participantes que proporcionaran hasta tres muestras de heces: en la línea de base, a las cuatro semanas de la terapia y a las 12 semanas de la terapia.

Utilizando los resultados del ensayo clínico, el equipo pudo identificar cambios en el microbioma a lo largo del tiempo en pacientes con cáncer de riñón que recibían inmunoterapia. Los hallazgos encontraron que una mayor variedad de organismos se asociaba con un beneficio para los pacientes, y también sugirieron que la modulación del microbioma intestinal durante el curso del tratamiento puede afectar las respuestas a la terapia.

“Los pacientes que obtuvieron mayores beneficios del tratamiento del cáncer fueron los que tenían más diversidad microbiana, pero también los que tenían una mayor abundancia de una bacteria específica conocida como ‘Akkermansia muciniphila’. Este organismo ha sido asociado con beneficios en otros estudios de inmunoterapia”, resalta una de las autoras, Sarah Highlander.

septiembre 14/2020 (Europa Press). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

 

Referencia Bibliográfica:

Salgia N.J.,Bergerot P.G.,Caitano Maia M.,Dizman N.,Pal, S.K.: Stool Microbiome Profiling of Patients with Metastatic Renal Cell Carcinoma Receiving Anti–PD-1 Immune Checkpoint Inhibitors: European Urology. 2020

Leer acompañados aumenta la creatividad

2020-09-15 4:05 AM

El lenguaje ha evolucionado como consecuencia de la interacción social, sin embargo, la mayor parte de las investigaciones se hacen con participantes aislados. ¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando leemos en presencia de otros? Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid y del Instituto de Salud Carlos III han demostrado que la compañía favorecería una comprensión del lenguaje más creativa e integradora y el aislamiento un procesamiento más sistemático y automático.

leer (4)El procesamiento del lenguaje es distinto cuando se lee solo que acompañado por otra persona, según un estudio realizado por profesores e investigadores de la Universidad Complutense de Madrid e investigadores del Instituto de Salud Carlos III publicado en la revista Cortex.

Según este trabajo, cuando leemos en compañía, la actividad eléctrica cerebral registrada indica que el procesamiento del lenguaje sería más heurístico, es decir más global, controlado, integrador y posiblemente más creativo.

“Sin embargo, cuando leemos en solitario, el procesamiento del lenguaje sería más algorítmico, es decir más automático, restringido y sujeto a reglas”, explica Laura Jiménez Ortega, investigadora del departamento de Psicobiología de la UCM y del Centro UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos.

Para comprobar el efecto de la compañía y de la soledad en la comprensión del lenguaje, se midió la actividad eléctrica cerebral mediante electroencefalograma (EEG).

Cuando leemos en solitario, el procesamiento del lenguaje sería más algorítmico, es decir más automático

Los participantes leían oraciones que contenían errores sintácticos o semánticos, la mitad del tiempo solos y la otra mitad acompañados. Cuando estaban acompañados, se observó actividad en el pre cúneo, área del cerebro implicada en el procesamiento social y atencional. Además, la comprensión del lenguaje se hizo más global e integradora en comparación con la situación en la que leían las oraciones de forma aislada.

En la situación social, ante errores sintácticos apareció un patrón de actividad eléctrica característico del procesamiento semántico (N400) que se concibe como más heurístico e integrado. Sin embargo, en la situación de aislamiento apareció una LAN, patrón de actividad eléctrica cerebral más automático y temprano.

Las circunstancias de aislamiento vividas por la pandemia de coronavirus se han convertido en una gran oportunidad, que nos está ayudando a cambiar la perspectiva e investigar más los aspectos sociales del comportamiento y la comprensión del lenguaje.

“Es necesario empezar a considerar, más si cabe, las claves sociales tanto en la investigación, como en ambientes educativos y profesionales donde la comprensión del lenguaje juega un papel fundamental. Dado que la compañía favorecería una comprensión más creativa e integradora y el aislamiento un procesamiento más detallado y sistemático”, concluye Jiménez Ortega.

septiembre 14/2020 (SINC)

Referencia Bibliográfica:

Hinchcliffe, C., Jimenez-Ortega, L., Munoz, F., Hernandez-Gutierrez, D., Casado, P., Sanchez-Garcia, J., et al. (2020). Language comprehension in the social brain: Electrophysiological brain signals of social presence effects during syntactic and semantic sentence processing. Cortex.

Estudian por primera vez el síndrome del trabajador quemado entre los doctorandos españoles

2020-09-15 4:04 AM

Un equipo de la Universidad Autónoma de Madrid analiza las causas y consecuencias del burnout en personas que elaboran su tesis en España. El 80 % de los participantes en el estudio presenta niveles altos de agotamiento.

estresEl agotamiento emocional, la despersonalización o la insatisfacción personal son algunos de los síntomas del burnout, un “síndrome originado a partir del estrés crónico que no se gestiona con éxito”, según la reciente definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Y aunque habitualmente este concepto aparece vinculado a profesiones como la enfermería y la docencia cada vez se relaciona más con los estudiantes de doctorado.

Los daños que este síndrome del trabajador quemado produce en salud mental de los alumnos se han documentado en varios estudios de ámbito internacional.

Sin embargo, nunca se habían analizado sobre los estudiantes que elaboran su tesis en España.

Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid ha publicado en la revista The Spanish Journal of Psychology, el primer estudio centrado en analizar los efectos del burnout entre doctorandos españoles. Sus resultados pueden servir para prevenir el agotamiento en los futuros académicos.

“Nuestro trabajo es pionero por el simple hecho de trabajar con esta muestra, estudiantes de doctorado en España”, explica Miguel Ángel Sorrel, coautor del estudio y profesor en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid.

Algunos estudios de otros países arrojan datos como que los estudiantes de doctorando son seis veces más propensos a experimentar depresión en comparación con la población en general (un 39 % frente a un 6 %), o que un tercio de los estudiantes corre el riesgo de desarrollar trastornos de ansiedad. “Al comparar nuestros resultados con los datos reportados en otros sectores, los datos apuntan a que la tasa de prevalencia es mayor”, adelanta el docente.

Estrés, ansiedad o depresión

“El análisis reveló altos niveles de agotamiento emocional, de despersonalización, y bajos niveles de cumplimiento personal”, se describe en el estudio.

En concreto, el equipo ha registrado que el 80,3 % de su muestra, compuesta por 243 participantes, presentaba altos niveles de prevalencia de agotamiento emocional; que el 58 % ha experimentado síntomas de despersonalización, y que el 58,9 % se siente insatisfecho en el apartado personal.

Asimismo, el 35,8 % de los doctorandos encuestados ha confesado haber tenido problemas de ansiedad o depresión y el 19,75 % ha afirmado que ha acudido a profesionales de la salud para tratar este tipo de trastornos.

“Sin ciencia no hay futuro. Pero la ciencia requiere que haya científicos capaces de hacer ciencia. Y estos científicos requieren una formación de carácter doctoral”, declara Sorrel.

“Al ser la carrera académica muy complicada, continúa, es necesario prevenir cualquier tipo de problema de salud laboral que, en este caso, vemos que puede estar propiciado por el propio contexto donde se desarrolla esta profesión. Esto es especialmente relevante en España, puesto que las universidades van a afrontar una renovación masiva de sus plantillas al jubilarse muchos catedráticos”, considera el psicometrista.

Los motivos que provocan el burnout entre los estudiantes españoles son, como cabía esperar, similares a los del resto de estudiantes de otros países. La alta carga de trabajo, con largas jornadas comprendidas en periodos de varios años, es uno de los factores que más inciden en el estrés de los alumnos, según este estudio.

El 35,80 % de los que han participado en el estudio ha confesado haber tenido problemas de ansiedad o depresión

Además, los científicos han constatado que el hecho de no disponer de un contrato laboral también incide en la salud. De los 243 estudios de doctorado utilizados en el análisis, el 39,1 % no tenía un precontrato doctoral. Estos alumnos, con menores ingresos, mostraron un mayor grado de inseguridad laboral y niveles bajos de logro personal.

Otro hecho que hace mella en los doctorandos es la perspectiva de estabilidad futura. Según los datos oficiales, la edad media del personal docente universitario crece año tras año, pasando de los 45,08 años en 2015-16 a los 45,74 años en 2018-19 (sin tener en cuenta el profesorado emérito). “La edad media en el primer puesto de trabajo estable, ya sea de profesor, ayudante o doctor, no ha parado de aumentar. Esto es indicativo de que la gente tarda en estabilizarse, lo que puede entenderse como una fuente adicional de estrés”, considera Sorrel.

En cuanto al porcentaje de jóvenes, menor de 35 años, contratados como ayudante doctor, ha pasado de ser del 29,72 % en 2015-16 al 24,04 %  en el último curso disponible. “La contratación de jóvenes en las universidades españolas está disminuyendo”, extraen de estos datos los investigadores.

Elementos sociodemográficos, como hacer el doctorado en la ciudad natal o contar con el respaldo anímico y económico familiar, también han demostrado contribuir positivamente a la salud mental de los estudiantes. Sin embargo, no se han podido analizar diferencias por género o por regiones, debido a la baja representatividad de la muestra.

Por último, los investigadores han concluido que rasgos psicológicos, como la resiliencia o la inteligencia emocional juegan un papel clave a la hora de soportar el estrés. “Tal vez puedan implementarse talleres a nivel institucional en cada universidad para tratar estos dos rasgos psicológicos, y hacer seguimientos más estrechos de la relación director-doctorando”, expone Sorrel como una posible solución de cara a futuro.

La relación alumno-tutor, clave

Para obtener estos resultados, los investigadores realizaron una encuesta tanto a estudiantes de doctorado como a alumnos que presentasen su tesis después de 2015. De los 305 encuestados, se descartaron varias encuestas por no estar contestadas correctamente y quedaron como muestra final 243.

Sobre la muestra seleccionada para la elaboración del informe, los propios autores advierten que fue autoseleccionada. Es decir, que los propios participantes deciden voluntariamente participar. “Esto podría sesgar en cierta medida los porcentajes reportados”, anuncia el investigador. Según datos del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, en el curso 2019-2020 se matricularon 89 353 alumnos de doctorando.

Las preguntas, puntuables del 0 al 5, tenían como objetivo evaluar la salud mental de los estudiantes en relación con su tesis doctoral.

Los alumnos que no disponen de precontrato doctoral muestran un mayor grado de inseguridad laboral y niveles bajos de logro personal

“Las puntuaciones de burnout en los estudiantes españoles de doctorado se han relacionado tanto con variables individuales, como son las habilidades emocionales, la resiliencia o el estatus laboral, como con variables contextuales, como son el asesoramiento académico o el apoyo social”, detalla el estudio. “Probablemente, el alto grado de insatisfacción que se analizó en el estudio podría estar relacionado con la sobrecarga de la rutina diaria de los académicos”, se indica.

Algunas variables, como “Me siento cansado/a al final de la jornada de trabajo” (3,93) o “Me siento emocionalmente agotado por mi tesis” (3,52) se vinculaban con el agotamiento emocional; otras, como “Me he vuelto más insensible con la gente desde que soy doctorando” (2,17) o “Realmente no me preocupa lo que ocurre a algunos de mis compañeros” (2,04) se relacionaban con el grado de despersonalización, y otras, como “Trato muy eficazmente los problemas personales” (2,18), puntuaban el logro personal.

También se introdujeron en la encuesta preguntas sobre la relación con el director o directora de tesis, al considerarlo como uno de los factores que más podían incidir en la salud mental de los estudiantes.

“Tenemos intención de continuar con esto [estudios sobre el burnout en estudiantes de doctorado en España]. Lo ideal serial hacer un estudio longitudinal, midiendo a las mismas personas a través de los años de tesis. Haremos algún planteamiento durante este año”, avanza el coautor del informe.

septiembre 14/2020 (SINC)

Referencia Bibliográfica:

Miguel A. S. et al. It Must have been Burnout: Prevalence and Related Factors among Spanish PhD Students.   The Spanish Journal of Psychology (julio,2020).

Los investigadores descubren cómo una enzima protege a las células del daño del ADN

2020-09-15 4:03 AM

El equipo de investigación de Hospital Mount Sinai, en Estados Unidos, ha desentrañado por primera vez la estructura y el mecanismo tridimensionales de una enzima compleja que protege a las células del daño constante del ADN, abriendo la puerta al descubrimiento de nuevos terapéutica para el tratamiento de cánceres resistentes a la quimioterapia.

ADNEn un estudio publicado en la revista Nature Structural & Molecular Biology, los investigadores describen cómo utilizaron microscopía crioelectrónica avanzada para obtener información detallada sobre la enzima conocida como ADN polimerasa zeta (Pol zeta), cuya arquitectura y mecanismo han sido un misterio para científicos durante años.

“Resolver la estructura de la enzima Pol zeta completa a una resolución casi atómica nos permite abordar preguntas de larga data sobre cómo esta polimerasa única se replica a través de eventos diarios que dañan el ADN, al mismo tiempo que proporciona una plantilla para diseñar medicamentos contra cánceres que son refractarios a quimioterápicos convencionales”, señala el autor principal, Aneel Aggarwal, profesor de Ciencias Farmacológicas en la Escuela de Medicina Icahn en el Mount Sinai.

ADN polimerasa zeta, es la enzima crucial que permite que las células combatan los más de 100 000 eventos que dañan el ADN que ocurren diariamente por actividades metabólicas normales e intrusiones ambientales como la luz ultravioleta, la radiación ionizante y los carcinógenos industriales.

El equipo de Mount Sinai, que incluyó a la primera autora Radhika Malik, profesora asistente de ciencias farmacológicas, aprendió cómo la enzima protege las células de las tensiones ambientales y celulares naturales y provocadas por el hombre a través de una intrincada estructura de cuatro proteínas diferentes que se conectan entre sí en una configuración pentamérica o similar a una cadena de margaritas.

Se espera que esta arquitectura proporcione información valiosa a los científicos para el desarrollo futuro de medicamentos diseñados para inhibir el ADN polimerasa en el tratamiento de cánceres como el de pulmón, próstata y ovario de células no pequeñas, que a menudo se vuelven resistentes a la quimioterapia después de su uso inicial en pacientes.

La razón de esa resistencia es que las quimioterapias como el cisplatino en realidad dependen de sus efectos dañinos para el ADN. Por tanto, bloquear o inhibir la función de Pol zeta hace que las células cancerosas sean más sensibles al impacto terapéutico de la quimioterapia.

 “El desarrollo de inhibidores eficaces se ha visto obstaculizado en el pasado por la falta de información estructural sobre Pol zeta, explica el doctor Aggarwal. Nuestro trabajo ofrece ahora una imagen mucho más clara y esperamos que estos nuevos conocimientos estimulen los esfuerzos de los científicos de todo el mundo para crear nuevas terapias eficaces. Para los miles de pacientes con tumores resistentes a la quimioterapia, estos hallazgos podrían resultar particularmente valiosos al satisfacer una necesidad insatisfecha en su batalla contra el cáncer”.

La falta de progreso a lo largo de los años se debió en gran parte al hecho de que los estudios estructurales de la ADN polimerasa zeta estaban limitados por los bajos rendimientos y la imposibilidad de obtener cristales que difractan bien.

El doctor Aggarwal y su equipo han superado este problema empleando microscopía crioelectrónica. Esta tecnología, que permite obtener imágenes de moléculas congeladas rápidamente en solución, está revolucionando todo el campo de la biología estructural a través de sus imágenes de alta resolución de moléculas complejas.

septiembre 14/2020 (Europa Press). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Referencia Bibliográfica:

Gomez-Llorente, Y., Jebara, F., Patra, M. et al.: Structural basis for active single and double ring complexes in human mitochondrial Hsp60-Hsp10 chaperonin.Nat Commun 11, 1916 (2020). https://doi.org/10.1038/s41467-020-15698-8

La “muerte silenciosa” afecta a miles de personas en Sudán

2020-09-15 4:02 AM

Khadija Ahmad cultivaba cebollas en Darfur cuando pisó una espina que atravesó su sandalia. No le prestó atención hasta que su pie se hinchó y aparecieron fístulas. Había contraído el micetoma.

mixetoma (1)En Sudán la enfermedad es apodada la “muerte silenciosa”. No porque esta enfermedad incurable devoradora de carne sea muy mortal (5 % de los casos), sino porque destruye la vida y el cuerpo de las personas infectadas, que sufren amputaciones y malformaciones. Este es el calvario vivido por esta mujer pobre de 45 años.

“Al comienzo no sufría. Había solo una protuberancia. Pensamos que pasaría, pero el mal empeoró”, cuenta en una reciente visita al centro de investigación del micetoma en Jartum, donde sus hijos nunca pudieron llevarla, pues estaban forzados a trabajar en el campo.

“Esperé nueve años antes de venir. Cuando llegué, ya era muy tarde. Tuvieron que amputar”, agrega, sujetando la prótesis rudimentaria mientras el médico examina su pierna izquierda amputada y luego le receta los medicamentos que tomará de por vida.

“Vive muy lejos, cerca de El Fasher”, capital de Darfur del Norte, a mil kilómetros al oeste de la capital sudanesa.

El micetoma es provocado ya sea por una bacteria o por un hongo, luego de herirse con una espina en la mayoría de los casos, y destruye de manera insidiosa la piel, los huesos y los músculos.

Es una de las enfermedades tropicales desatendidas (MTN), según las clasificaciones de la Organización Mundial de la Salud. Estos males proliferan entre el calor y la humedad de los climas tropicales.

“Esta enfermedad avanza traicioneramente y puede tomar años (…) y aparece en cualquier parte del cuerpo”, explica el profesor Ahmed Hassan Fahal, fundador y director del centro de investigación MRC que funciona en parte con donaciones.

“Deja terribles cicatrices, provocando deformaciones e invalidez. Se puede decir que 60 % de las personas afectadas, tienen miembros deformados”, señala.

 “No pueden caminar normalmente. Ven afectada su vida social, algunas no pueden trabajar y son una carga para las familias”, agregó.

Desde su creación en 1991, el centro ha tratado gratuitamente a 9 000 pacientes provenientes de todo el país. Al 20 % se les amputa un miembro, una pierna o una mano. Pero los enfermos son mucho más numerosos.

Las víctimas del micetoma, que no es contagioso “son los más pobres de los pobres, que viven en pueblos alejados y sin recursos. Se puede decir que los que llegan aquí son, pese a su desgracia, quienes tienen más suerte”, subraya Fahal.

La enfermedad afecta especialmente a los jóvenes, principalmente obreros agrícolas o pastores, que suelen caminar descalzos.

En el hospital ultramoderno del MRC, 30 médicos tratan a 400 pacientes por semana, de los cuales 5 % vienen del “cinturón del micetoma”, o sea unos cuarenta países de las zonas tropicales o subtropicales (Etiopía, India, México, Venezuela, Senegal, Chad, y otros.

Pero su gran orgullo es su laboratorio de punta y un centro de investigaciones único en el mundo para esta enfermedad.

En una sala está Walid Nur al-Dayem, de 22 años, cuyo pie izquierdo está hinchado y la curación manchada de secreciones. Acompañado por su padre, llega del pueblo de Managil, en el Estado de Jazira (centro).

“Hace un año, recogía trigo, cuando caminé sobre una espina. En el momento no sentí gran cosa, pero después empeoró. Estuve en el hospital y de ahí me mandaron a este centro. Ahora espero a ver qué pasará conmigo”, dijo, muy decaído.

Una muestra determinará si su micetoma es provocado por un hongo, 70 % de los casos en Sudán, o por una bacteria, pues el tratamiento es diferente. Si se trata de una bacteria, la enfermedad se cura con mayor facilidad con antibióticos administrados durante varios años.

Los medicamentos siguen siendo en la actualidad relativamente ineficaces en lo que respecta a los champiñones y el tratamiento en este caso es pesado.

“Comenzamos en 2017 un gran proyecto de investigación cuyo objetivo es crear en dos años, con un laboratorio japonés y una ONG con sede en Ginebra, un nuevo medicamento eficaz contra la bacteria y el hongo, que requiere un tratamiento reducido a solo un año. Si tenemos éxito, sería una gran noticia“, dice con entusiasmo Fahal.

septiembre 14/2020 (AFP). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

La Universidad de Oxford reanuda los ensayos de su vacuna contra la COVID-19

2020-09-15 4:01 AM

Las pruebas de fase III que desarrolla la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca se interrumpieron el pasado 6 de septiembre por la reacción adversa en uno de los voluntarios. Ahora, el Organismo Regulador de los Medicamentos y Productos Sanitarios de Reino Unido ha confirmado que es seguro continuar con el ensayo clínico.

vacuna COVIDLos ensayos clínicos de fase III de la vacuna contra la COVID-19 que desarrollan la Universidad de Oxford y la farmacéutica británica AstraZeneca, se reanudarán tras ser interrumpidos por la reacción adversa grave sufrida por uno de los voluntarios.

En un comunicado divulgado recientemente,  la universidad indicó que las pruebas clínicas de la sustancia, cuyo nombre técnico es ChAdOx1 nCoV-19, se reanudarán en Reino Unido tras la pausa tomada el 6 de septiembre.

En grandes pruebas como esta, se espera que algunos participantes enfermen y cada caso debe ser evaluado cuidadosamente para asegurar la evaluación de la seguridad de la vacuna

“Unas 18 000 personas en el mundo han recibido ya dosis de la vacuna como parte del ensayo. En grandes pruebas como esta, se espera que algunos participantes enfermen y cada caso debe ser evaluado cuidadosamente para asegurar la evaluación de la seguridad de la vacuna”, señala el comunicado de Oxford.

Por su parte, AstraZeneca también ha difundido un comunicado a los medios de comunicación:  “los ensayos clínicos se han reanudado en Reino Unido tras la confirmación de seguridad del Organismo Regulador de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA). AstraZeneca está comprometida con la seguridad de los participantes del ensayo y con los más altos estándares de conducta en las pruebas clínicas”.

Suspensión por reacción adversa

Según informó The New York Times la semana pasada, citando a una persona próxima al estudio, el motivo de la interrupción se debió a que se descubrió que uno de los participantes del ensayo de Reino Unido padecía mielitis transversa, un síndrome inflamatorio que afecta a la médula espinal y que suele ser provocado por infecciones virales. Este diario señaló que no está claro si esta reacción está relacionada con la vacunación.

La universidad y la farmacéutica han explicado que no puede desvelar información médica sobre el trastorno por razones de confidencialidad.

La aparición de una afección grave en un voluntario es suficiente motivo para paralizar el ensayo: “Ante todo, debe primar la seguridad y la transparencia”, destaca Mercedes Jiménez Sarmiento

“Todos los investigadores y participantes de los ensayos se actualizarán con la información pertinente y esta se divulgará en los registros clínicos mundiales, de acuerdo con el ensayo y las normas reglamentarias”, asegura la farmacéutica.

Mercedes Jiménez Sarmiento, bioquímica de Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC), detalló a  SINC que “la aparición de una enfermedad en un único voluntario es suficiente motivo para paralizar el ensayo hasta que se analicen las causas. Ante todo, debe primar la seguridad y la transparencia”, destacó.

Una de las candidatas más avanzadas

Esta candidata a vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 es una de las más avanzadas  entre las 179 en proceso de desarrollo en el mundo, 34 de las cuales ya se están probando en humanos según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De hecho, España anunció el pasado mes de agosto que iba a adquirir 30 millones de dosis de la vacuna de Oxford de los 300 millones de unidades que la Unión Europea compró para los países miembros. La compra se materializaría “una vez que demostrara ser segura y eficaz”, aclaró la institución europea.

Esta vacuna en pruebas está hecha a partir de una versión debilitada de un virus del resfriado común, que se ha modificado genéticamente para impedir que se replique en humanos.

La candidata contra la COVID-19 de la Universidad de Oxford y AstraZeneca ha superado con éxito las fases I y II de ensayos clínicos y demostró seguridad y una fuerte respuesta inmunitaria, en esas etapas con unos 1 000 voluntarios sanos. Los resultados se publicaron en julio en la revista The Lancet. Ahora, en la fase III se prevé probar su eficacia con unos 30 000 participantes en Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Sudáfrica.

Esta vacuna experimental está hecha a partir de una versión debilitada de un virus del resfriado común (adenovirus), que causa infecciones en los chimpancés y que ha sido modificado genéticamente de manera que es imposible replicarse en humanos. El prototipo ha sido rediseñado para contener la proteína S (del inglés spike, espícula), presente en el coronavirus y que le da su característico aspecto de punta y corona en la superficie.

septiembre 14/2020 (SINC)

El mayor estudio sobre tejidos humanos muestra la influencia del sexo en la expresión génica

2020-09-14 4:06 AM

Un equipo de investigación con participación española ha revelado que el sexo biológico afecta a la forma en la que actúan los genes en casi todos los tejidos. Entre hombres y mujeres existen muchas y pequeñas de estas diferencias moleculares, que están implicadas en la grasa corporal y el cáncer. El hallazgo podría contribuir a la medicina personalizada con terapias o dosis específicas. Es uno de los trece trabajos que  publica el consorcio internacional GTex.

cromosomas sexualesEstudiar cómo la variación genética hereditaria regula la actividad de los genes en diferentes tejidos es el objetivo del Consorcio Genotype-Tissue Expression (GTEx).

Con esta iniciativa internacional, la comunidad científica se ha propuesto construir un repositorio público completo que permita analizar la expresión de los genes y su regulación específica en tejidos.

Tras más de diez años de trabajo, esta semana se publican los resultados en un conjunto de trece artículos (cuatro en Science, uno en Cell y ocho en otras revistas científicas). Uno de ellos, liderado por la Universidad de Chicago y la Northwestern y con participación del Centro de Regulación Genómica (CRG) y la Universidad de Barcelona, muestra diferencias de sexo en la expresión génica en tejidos humanos vinculadas a la grasa corporal, al cáncer y al peso al nacer.

Si hay variantes genéticas que contribuyen a un atributo concreto en hombres y mujeres, podrían plantearse biomarcadores, terapias o dosis farmacológicas específicas

“El sexo biológico (XX en mujeres y XY en hombres) tiene una influencia sobre la forma en la que actúan nuestros genes, es decir, el transcriptoma humano,  y su regulación, pero desconocemos la magnitud de estos efectos y su contexto”, explica a SINC Manuel Muñoz Aguirre, uno de los autores del CRG.

“La importancia de nuestro estudio radica en que es un compendio de diferencias moleculares entre hombres y mujeres en tejidos normales que busca llenar este vacío”, añade Muñoz Aguirre. “Este compendio cimienta el camino para futuras investigaciones que busquen vincular diferencias transcriptómicas entre hombres y mujeres con rasgos complejos, por ejemplo, el riesgo de padecer alguna enfermedad”.

Sus hallazgos, publicados en Science, muestran que el sexo biológico tiene una pequeña pero extendida influencia en la expresión génica de casi cada tipo de tejido humano. Los genes que se estima deben expresarse a diferentes niveles en mujeres y hombres adultos están implicados en muchos procesos biológicos distintos, incluidos la respuesta a la medicación, el control de los niveles de glucosa en sangre durante el embarazo, y el cáncer.

Además, el sexo tiene un efecto menor pero relevante en la contribución genética a la regulación génica. De hecho, el equipo ha descubierto conexiones que no se habían reportado con anterioridad entre genes y atributos, como el peso al nacer y el porcentaje de grasa corporal.

Según los autores, en el futuro este conocimiento podría contribuir a la medicina personalizada.

Así, este trabajo pone de manifiesto la importancia de considerar el sexo como una variable biológica en los estudios genéticos. Si hay genes específicos o variantes genéticas que contribuyen diferencialmente a un atributo concreto en hombres y mujeres, podrían plantearse biomarcadores, terapias o dosis farmacológicas específicas (o diferenciadas),  farmacológicas específicas (o diferenciadas).

“En el futuro este conocimiento podría contribuir a la medicina personalizada, en la que se considera el sexo biológico como uno de los componentes relevantes de las características de una persona”, declara Barbara E. Stranger, autora principal del estudio en la Universidad Northwestern.

 Necesarios más estudios

Hasta ahora, las diferencias sexuales han sido previamente atribuidas a hormonas, cromosomas sexuales, diferencias en el comportamiento y factores medioambientales, pero los mecanismos moleculares subyacentes de la biología son en gran parte desconocidos.

En este estudio, los autores investigaron las diferencias sexuales en el transcriptoma, que es la suma de todas las transcripciones de ARN de una célula, en 44 tipos de tejidos humanos sanos pertenecientes a 838 personas. Las diferencias de sexo en la expresión génica se reportan en al menos un tipo de tejido en alrededor de un tercio de todos los genes humanos (37 %).

A pesar de ser abundantes los efectos sexuales en la expresión génica, son mayoritariamente pequeños. El número de genes con sesgo sexual y sus efectos en el tamaño no están dominados por ningún sexo.

“Nuestro trabajo demuestra la importancia de considerar el sexo como variable biológica al momento de estudiar el genoma humano: hemos encontrado 58 asociaciones de genes con rasgos complejos que no habría sido posible identificar si no tuviéramos en cuenta el sexo”, subraya Muñoz Aguirre.

“En un futuro, creemos que los métodos basados en el transcriptoma de células únicas, innovadores y que tengan en cuenta el sexo pueden tener un papel importante para desenmarañar sus efectos de forma más extensa”, apunta Meritxell Oliva, coprimera autora en la Universidad de Chicago.

Sin embargo, a pesar de ser abundantes, los efectos sexuales en la expresión génica son mayoritariamente pequeños. Igualmente, los autores también destacan que el estudio tiene diversas limitaciones, por lo que serían necesarios más estudios al respecto.

“Hemos encontrado que existen muchas diferencias (en cantidad) a nivel transcriptómico entre hombres y mujeres, pero la magnitud de estas diferencias es pequeña”, afirma el experto. “En la regulación de los genes, el sexo también influye poco. Y a escala fenotípica, es decir, características observables, muchos aspectos de la biología entre hombres y mujeres son compartidos”, concluye.

Diferencias en los telómeros

La longitud de los telómeros se considera un importante biomarcador en el envejecimiento y las enfermedades humanas, pero la mayoría de los estudios se han realizado en un único tipo de tejido: la sangre. Otro de los estudios, publicado también en Science, examina la longitud de los telómeros en más de 20 tipos diferentes de tejido humano, de casi 1.000 donantes postmortem.

“La mayoría de los estudios sobre la longitud de los telómeros humanos se centran en tipos de tejido que son fáciles de obtener de sujetos vivos, como la sangre o la saliva”, indica Kathryn Demanelis, de la Universidad de Chicago. “Queríamos ver si la longitud de los telómeros en las células de la sangre se alinea con los encontrados en otros tejidos”.

Los autores descubrieron que de los 23 tejidos que estudiaron, la longitud de los telómeros en 15 tejidos mostraba una correlación clara y positiva con la longitud en las células sanguíneas, lo que apoya su uso, de fácil obtención, como sustituto en aquellos de más difícil acceso, como el cerebro y el riñón.

“Algunos patrones se mantuvieron a través de diferentes tejidos, como los telómeros más cortos en el envejecimiento y los más largos en las personas de ascendencia africana, pero otros no, como los más largos en las mujeres. También observamos telómeros más cortos entre los fumadores en solo unos pocos tejidos”, apunta Demanelis.

Esto ayuda a aclarar los resultados contradictorios de estudios anteriores que indican las relaciones entre los rasgos individuales y la longitud de los telómeros, o la falta de ellos. “Estos resultados ayudarán a los investigadores a comprender qué aspectos de la longitud de los telómeros se deben sistemáticamente a la herencia genética frente a los que pueden verse afectados por el estilo de vida, las exposiciones ambientales o los cambios epigenéticos durante la vida de una persona”, concluyen los autores.

septiembre 13/2020 (SINC)

Referencia:

Financiación:

El CRG ha recibido el apoyo del Common Fund of the Office of the Director, U.S. National Institutes of Health, y del NCI, NHGRI, NHLBI, NIDA, NIMH, NIA, NIAID, y NINDS a través de la ayuda R01MH101814 (M.M-A., V.W., S.B.M., R.G., E.T.D., D.G-M., A.V.), Ministerio de Economía y Competitividad y fondos FEDER (M.M A., V.W., R.G., D.G-M.), la Fundación la Caixa ID 100010434 bajo el acuerdo LCF/BQ/SO15/52260001 (D.GM.), FPU15/03635, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (M.M-A.).

Una nueva forma de atacar algunas células cancerosas que se dividen rápidamente, dejando las células sanas ilesas

2020-09-14 4:05 AM

Científicos de la Johns Hopkins Medicine y de la Universidad de Oxford han encontrado una nueva forma de destruir algunas células de cáncer de mama que se multiplican, atacando selectivamente el núcleo de su maquinaria de división celular, según publican en la revista Nature.

cáncerLa técnica, que hasta ahora solo se ha probado en células cancerosas cultivadas en laboratorio y derivadas de pacientes, podría hacer avanzar los esfuerzos para encontrar medicamentos que maten las células cancerosas de mama en un subconjunto de pacientes y dejen intactas las células sanas.

Algunos de los medicamentos contra el cáncer más utilizados ya destruyen a las células que se dividen rápidamente, dice el doctor Andrew Holland, profesor asociado de biología molecular y genética en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. Sin embargo, la mayoría de estos medicamentos tienen notables inconvenientes, incluyendo la eliminación de células sanas, como las células de la médula ósea de rápida multiplicación, junto con las células cancerosas.

Holland, cuya investigación se centra en la división celular de los mamíferos, incluidos los humanos, también señala que los errores no controlados en la división celular pueden alimentar los errores genéticos que, en algunos casos, pasan a convertirse en células cancerosas.

Debido a que todas las células de mamíferos tienen procesos similares para la división celular, Holland y su equipo han buscado mecanismos de división celular específicos para las células cancerosas en una variedad de células cultivadas en el laboratorio.

Durante su búsqueda, dice, se encontraron con una línea de células de cáncer de mama humanas que son muy dependientes de estructuras celulares llamadas centríolos para dividirse y sobrevivir. Los centríolos actúan como el núcleo estructural de los centrosomas, que organizan tubos delgados de proteínas que dan forma a las células y ayudan a separar el ADN cuando la célula se divide. Sin embargo, muchas células pueden dividirse sin centríolos ni centrosomas.

Aunque otras células son capaces de vivir sin centríolos, el equipo de Holland descubrió que estas células de cáncer de mama cultivadas en laboratorio no podían.

Un análisis detallado mostró que las células de cáncer de mama dependientes de centríolos tenían una sección del genoma que había sido copiada anormalmente muchas veces, una alteración encontrada en alrededor del 9 % de los cánceres de mama. Los investigadores estudiaron los genes codificados en la región altamente copiada y encontraron un gen que producía altos niveles de una proteína – TRIM37 – que se ha demostrado que controla los centrosomas.

A continuación, los investigadores probaron una forma de interferir en el proceso de división celular en las células con altos niveles de TRIM37. Utilizaron una droga experimental llamada inhibidor PLK4, que interrumpe las proteínas que producen centríolos. Añadieron el fármaco a las células de cáncer de mama cultivadas en el laboratorio con niveles normales de TRIM37 y descubrieron que las células eran capaces de dividirse con éxito, a pesar de que el fármaco había eliminado los centríolos de la célula.

Sin embargo, cuando agregaron el fármaco a las células de cáncer de mama con altos niveles de TRIM37, sucedió lo contrario: las células ya no pudieron dividirse y la mayoría de las células dejaron de crecer o murieron.

“La idea sería identificar los tumores con altos niveles de TRIM37 y utilizar un inhibidor de PLK4 para destruir selectivamente las células cancerosas y dejar las células sanas relativamente ilesas“, dice Holland.

Los equipos de Johns Hopkins y Oxford también descubrieron por qué los altos niveles de TRIM37 dejan a las células vulnerables a las drogas que eliminan los centríolos.

La investigación previa de Holland ha demostrado que las células normales pueden dividirse sin centríolos, porque el material alrededor del centríolo, llamado material pericentriolar, es capaz de hacer el mismo trabajo que los centrosomas.

En el estudio actual, los investigadores encontraron que los altos niveles de TRIM37 hacen que las células degraden el material pericentriolar. Por lo tanto, al añadir un medicamento que elimina los centríolos, las células no tienen forma – ni con los centrosomas ni con el material pericentriolar – de organizar los tubos que ayudan a dividir el ADN durante la división celular.

septiembre 13/2020 (Europa Press) – Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Referencia:

Yeow, Z.Y., Lambrus, B.G., Marlow, R. et al. Targeting TRIM37-driven centrosome dysfunction in 17q23-amplified breast cancer. Nature (2020). https://doi.org/10.1038/s41586-020-2690-1

Una prueba genética puede predecir el riesgo de que los medicamentos causen daño hepático

2020-09-14 4:04 AM

Científicos que estaban trabajando en una forma de determinar la viabilidad de lotes de pequeños organoides hepáticos han descubierto un método de prueba que puede tener implicaciones mucho más amplias, ya que puede predecir el riesgo de que los medicamentos causen daño hepático.

medicamentosEn el estudio, publicado en la revista Nature Medicine, explica que la prueba genética identifica una puntuación de riesgo poligénico que muestra cuándo un medicamento, ya sea aprobado o experimental, representa un riesgo de lesión hepática inducida por medicamentos (LHIM).

El trabajo fue realizado por un consorcio de científicos del Cincinnati Children’s Hospital, en Estados Unidos, y la Universidad Médica y Dental de Tokio y Takeda Pharmaceutical, en Japón, entre otros centros de investigación de Japón, Europa y Estados Unidos. Los hallazgos dan un gran paso hacia la solución de un problema que ha frustrado a los desarrolladores de medicamentos durante años.

“Hasta ahora no hemos tenido una forma fiable de determinar de antemano si un medicamento que generalmente funciona bien en la mayoría de las personas podría causar daño hepático entre unas pocas”, dice Jorge Bezerra, director de la División de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición en el Cincinnati Children’s.

“Eso ha provocado que varios medicamentos prometedores fracasen durante los ensayos clínicos y, en casos raros, también pueden causar lesiones graves a causa de los medicamentos aprobados. Si pudiéramos predecir qué individuos estarían en mayor riesgo, podríamos recetar más medicamentos con más confianza”, dice Bezerra, que no participó en el estudio.

Ahora esa prueba confiable podría estar a la vuelta de la esquina. “Nuestra puntuación genética potencialmente beneficiará a las personas directamente como una aplicación similar al diagnóstico del consumidor. Las personas podrían hacerse la prueba genética y conocer su riesgo de desarrollar LHIM”, explica el autor correspondiente Takanori Takebe, experto en organoides en Cincinnati Children’s, que ha estado estudiando formas de hacer crecer ‘brotes’ del hígado para su uso a gran escala en la investigación.

El equipo desarrolló la puntuación de riesgo volviendo a analizar cientos de estudios de asociación de todo el genoma (GWAS) que habían identificado una larga lista de variantes genéticas que podrían indicar una probabilidad de una mala reacción en el hígado a varios compuestos. Al combinar los datos y aplicar varios métodos matemáticos de ponderación, el equipo encontró una fórmula que parece funcionar.

La puntuación de riesgo tiene en cuenta más de 20.000 variantes genéticas. El equipo confirmó el poder de predicción de la puntuación en cultivo celular, en tejido organoide y utilizando datos genómicos de pacientes ya registrados.

La puntuación fue válida en pruebas con más de una docena de medicamentos: ciclosporina, bosentán, troglitazona, diclofenaco, flutamida, ketoconazol, carbamazepina, amoxicilina-clavulanato, metapirileno, tacrina, acetaminofén y tolcapone.

 La prueba funciona para diferentes tipos de fármacos porque la puntuación se centra en un conjunto de mecanismos comunes involucrados en la forma en que el hígado metaboliza un fármaco, incluidas las vías del estrés oxidativo en las células hepáticas y el estrés del retículo endoplásmico (ER), una alteración de la función celular que ocurre cuando las proteínas no se pueden plegar correctamente.

Para los médicos, esto les permitiría realizar una prueba genética rápida para identificar a los pacientes con mayor riesgo de lesión hepática antes de recetar medicamentos. Los resultados pueden hacer que un médico cambie la dosis, ordene pruebas de seguimiento más frecuentes para detectar los primeros signos de daño hepático o cambie los medicamentos por completo.

Para la investigación de medicamentos, la prueba podría ayudar a excluir de un ensayo clínico a las personas con alto riesgo de lesión hepática, de modo que los beneficios de un medicamento puedan evaluarse con mayor precisión.

La toxicidad hepática ha causado una serie de fallos de medicamentos a lo largo de los años. Takebe dice que tanto los pacientes como el fabricante de medicamentos se sintieron decepcionados cuando un posible tratamiento para la diabetes llamado fasigliam se retiró en 2014 durante los ensayos clínicos de fase 3. Algunos de los participantes (a una tasa equivalente a aproximadamente 1 entre 10 000) experimentaron niveles elevados de enzimas que sugirieron una posible lesión hepática.

Si bien esos riesgos pueden parecer bajos, en ese momento no había forma de predecir qué personas desarrollarían LHIM, lo que hacía que el medicamento fuera inaceptablemente peligroso. Pero la nueva puntuación de riesgo poligénico permitiría producir organoides hepáticos que presentan variantes de riesgo clave para determinar si un medicamento es dañino antes de que las personas lo tomen.

Takebe y sus colegas demostraron cómo producir yemas de hígado a gran escala en 2017 en un estudio publicado en Cell Reports. El equipo ha mejorado el proceso desde entonces, informando el éxito en 2019 en metabolismo celular en la ingeniería de organoides hepáticos que modelan la enfermedad.

Sin embargo, se necesita más investigación que involucre a una población más diversa para confirmar los hallazgos iniciales y ampliar una prueba de detección LHIM para un uso potencialmente generalizado, dice Takebe.

septiembre 13/2020 (Europa Press) – Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Referencia Bibliográfica:

Koido, M., Kawakami, E., Fukumura, J. et al. Polygenic architecture informs potential vulnerability to drug-induced liver injury. Nat Med (2020). https://doi.org/10.1038/s41591-020-1023-0

Una tecnología para evaluar de forma continua y no invasiva la situación pulmonar

2020-09-14 4:03 AM

El tomógrafo de impedancia eléctrica (TIE) desarrollado por la startup brasileña Timpel, con el apoyo del Programa FAPESP de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (PIPE), se está utilizando en diversos países para el tratamiento de pacientes con COVID-19 en estado grave.

tomógrafo de impedancia eléctriaEste aparato permite que los equipos médicos evalúen ininterrumpidamente y de manera no invasiva, al lado de las camas, la condición pulmonar de los pacientes con insuficiencia respiratoria. De este modo, es posible optimizar la ventilación artificial a los efectos de disminuir el tiempo de dependencia y, por consiguiente, los efectos colaterales de la intubación.

Inicialmente, el dispositivo fue proyectado para monitorear a los pacientes que requieren de ventilación artificial en unidades de terapia intensiva (UTI), independientemente de la enfermedad.

Con la pandemia del nuevo coronavirus, los investigadores de la empresa empezaron a adaptar esta tecnología para ayudar a los equipos médicos en el tratamiento de los pacientes en estado grave, en el marco de un proyecto seleccionado en un pliego emitido por el PIPE-FAPESP (Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo)  en colaboración con la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep), ligada al gobierno federal brasileño, para apoyar el desarrollo de productos, servicios o procesos creados por startups y pequeñas empresas de base tecnológica del estado de São Paulo orientados hacia el combate contra el COVID-19.

La idea es incluso aplicar el conocimiento acumulado por los médicos que actuaron en la atención de pacientes con COVID-19 en Europa, en países tales como Italia y España, donde ya se ha superado el pico de contagios de la enfermedad, y también en Estados Unidos y Brasil, donde los casos siguen aumentando, para mejorar el aparato, de manera tal que su uso sea más preciso e intuitivo aún”, dice Rafael Holzhacker, presidente de la empresa.

El dispositivo efectúa un análisis de la resistencia al paso de una corriente eléctrica (la impedancia), que varía sustancialmente debido al aire existente en los pulmones, a medida en que el paciente inspira y exhala.

A través de una cinta con 32 electrodos, el tomógrafo emite una corriente eléctrica de baja intensidad alrededor del tórax del paciente, similar a la corriente eléctrica que se aplica en los electrocardiogramas.

A medida que la corriente eléctrica atraviesa el tórax y se depara con distintas resistencias en su trayecto, va señalando la zona de los pulmones por donde el aire está circulando. Con base en la impedancia que se mide sobre la superficie del tórax, se generan 50 imágenes por segundo, que representan la distribución y la dinámica de insuflación de los pulmones, lo cual suministra una información vital al médico en tiempo real y al lado de la cama.

Un software integrado al aparato, desarrollado en el marco de un proyecto que contó con el apoyo del PIPE-FAPESP, le permite al equipo médico evaluar la mejor estrategia de ventilación protectora para el paciente.

 “El aparato permite evaluar la evolución del paciente en la cama, con lo cual disminuye la necesidad de someterlo a tomografías con rayos X recurrentes y su traslado al sector de radiología, una operación sumamente arriesgada cuando se trata de pacientes con COVID-19, que deben mantenerse en aislamiento”, afirma Holzhacker.

Una serie de innovaciones

En el marco del proyecto apoyado por el PIPE-FAPESP, los investigadores pretenden ahora simplificar la electrónica embutida del aparato, de manera tal de abaratar el costo de la máquina. Asimismo, el equipo médico podrá operar el TIE en forma remota, lo cual permitirá que los profesionales de la salud no tengan que circular mucho dentro de las UTI.

Esto también hará posible que los equipos de los hospitales de referencia puedan contribuir con hospitales situados en áreas más apartadas de los grandes centros urbanos y con escasos recursos humanos”, sostiene Holzhacker.

A diferencia de lo que sucede con los tomógrafos en actividad actualmente, todas las cintas y los electrodos que entran en contacto con la piel de los pacientes también pasarán a desecharse totalmente.

“Configuraremos los aparatos para que funcionen con baterías, lo cual puede ser útil en situaciones de traslados y en áreas más remotas del país”, afirma Holzhacker.

Otra innovación, según el ejecutivo, residirá en el desarrollo de una aplicación totalmente nueva para el monitoreo de la ventilación mecánica, que incorporará las características clínicas que están observándose en los casos de COVID-19.

“Todas estas innovaciones tienen por objeto facilitar el trabajo de los equipos médicos”, dice Holzhacker.

Los estudios sobre los casos de COVID-19 y la experiencia clínica de los médicos que trabajan en el tratamiento de pacientes afectados por la enfermedad muestran que el ajuste de la ventilación asistida en las UTI debe realizarse en forma individualizada, de manera tal de lograr incluso minimizar los eventos adversos que provoca la propia ventilación mecánica, según subraya el investigador.

“Se trata de un aparato que puede adquirirse tanto desde el sector público como desde el sector privado y que atenderá una demanda que tiende a seguir siendo alta durante un buen tiempo desafortunadamente”, estima.

En la actualidad hay más de 150 TIE en funcionamiento en Estados Unidos, Italia, España y otros países. En Brasil, se utilizan estos aparatos en el Instituto del Corazón (InCor) y en el hospital escuela (Hospital de Clínicas) de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FM-USP), en el Hospital Emílio Ribas y en diversos nosocomios privados.

Timpel estuvo incubada inicialmente en el Cietec, el Centro de Innovación, Emprendimientos y Tecnología administrado conjuntamente por la USP y por el Instituto de Investigaciones Energéticas y Nucleares (Inpe, en portugués), con sede en São Paulo. Los primeros aparatos salieron gracias a un convenio entre la empresa, la FM-USP, la Escuela Politécnica de la USP y la Universidad Federal del ABC (UFABC).

Y las máquinas se empezaron a vender en 2015, tras la aprobación de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), dependiente del Ministerio de Salud de Brasil, de la Unión Europea y, posteriormente, de la Food and Drug Administration (FDA), la agencia reguladora del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

septiembre 13/2020 (Dicyt)

Innovaciones nacidas de la desgracia: el legado que cada epidemia nos dejó

2020-09-14 4:02 AM

Además de muerte y devastación, las crisis sanitarias dejan huellas culturales. Muchas de las miles de pandemias que han ocurrido a lo largo de la historia humana derrumbaron imperios y barrieron sistemas económicos, pero también trajeron grandes avances científicos y tecnológicos, e instalaron hábitos y prácticas cuyos orígenes hemos olvidado.

hombre-cortador-guadana-la-muerteLa pandemia de la COVID-19 no es la primera del siglo XXI y, seguramente, no será la última. De hecho, se trata de la segunda.

En 2009, la pandemia de influenza H1N1, o gripe porcina, dejó a su paso 284 000 muertes, según un recuento reciente de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

La respuesta a aquella crisis sanitaria, por muchos ya olvidada, fue bastante distinta a la actual. Los brotes de SARS en 2003, de gripe aviar entre 2004 y 2006 y de ébola en 2007 y 2008 habían sido una llamada de atención sobre la vulnerabilidad de las sociedades modernas. Así que cuando la nueva cepa de la llamada gripe porcina empezó a esparcirse por el planeta en enero de 2009, varias naciones se encontraban bien preparadas.

Según señalaba Sylvie Briand, directora del departamento de Enfermedades Epidémicas y Pandémicas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en un webinar en el que participó SINC, “la mayor parte de los países europeos ya habían almacenado mascarillas. Y tenían listos planes de emergencia para recibir pacientes en hospitales”.

Las pandemias dejan cicatrices y legados duraderos. “Son tan importantes para comprender el desarrollo social como las crisis económicas, las guerras, las revoluciones y los cambios demográficos”, dice el historiador Frank Snowden

La manera en que los gobiernos manejaron la crisis sanitaria de 2009, sin embargo, tuvo efectos negativos al largo plazo. “Tras aquella pandemia, hubo una especie de fatiga en la preparación para pandemias”, destacaba Briand. “Al no colapsar sus economías, muchos países pensaron que las pandemias en el siglo XXI no eran tan terribles como las del pasado y después de 2010 no actualizaron sus planes ni reabastecieron su reserva de mascarillas”.

El gobierno de Estados Unidos, por ejemplo, desfinanció el Proyecto Predict, un programa de alerta temprana en el que docenas de científicos y analistas trabajaban para identificar posibles pandemias en países de todo el mundo, incluida China, en septiembre de 2019.

Entonces, en febrero de 2020 golpeó el coronavirus y tomó al mundo por sorpresa

Para bien o para mal, las pandemias dejan cicatrices, legados duraderos. Lo recuerda el historiador Frank Snowden en su libro Epidemics and Society: From the Black Death to the Present: “Son tan importantes para comprender el desarrollo social como las crisis económicas, las guerras, las revoluciones y los cambios demográficos”.

Alteraciones profundas de la sociedad

Si bien difieren en sus orígenes, virulencia y duración, sus efectos se extienden más allá de los momentos en que ocurren. Las enfermedades infecciosas no solo modifican el organismo de los individuos. También alteran a las sociedades de una manera profunda.

A veces las enfermedades infecciosas aceleran la historia o revelan hacia dónde se dirige una sociedad, mientras que otras cambian fundamentalmente su trayectoria”, advierte el historiador Kyle Harper. En su libro El destino de Roma: clima, enfermedad y el fin de un imperio, este investigador de la Universidad de Oklahoma señala que las frecuentes epidemias, como la Peste Antonina, de 165 a 180,  interactuaron con las fluctuaciones climáticas para provocar el declive del Imperio Romano.

Las primeras formas de salud pública institucionalizada, es decir, las cuarentenas, se implementaron como respuestas a la peste negra

La historia la escriben no solo hombres y mujeres sino también virus, bacterias, parásitos. “Los microbios son agentes de cambio”, asegura el microbiólogo Joshua S. Loomis, autor deEpi demics: The Impact of Germs and Their Power Over Humanity

“La expansión de la peste en Europa en 1347 produjo una reducción tan profunda y rápida del tamaño de la población que la economía de la mayor parte del continente cambió drásticamente en unos pocos años. Significó el fin del feudalismo”.

Las transformaciones, sin embargo, no han sido solo políticas o económicas. Además de instalar silenciosamente nuevos hábitos y prácticas, los virus y las miles de epidemias que han ocurrido a lo largo de la historia humana han impulsado innovaciones científicas y médicas cuyos orígenes hemos olvidado.

Las primeras formas de salud pública institucionalizada, es decir, las cuarentenas, se implementaron como respuestas a la peste negra. Durante uno de estos brotes, en el siglo XV, los venecianos erigieron lazarettos, o salas de aislamiento, en las islas periféricas, donde obligaron a los barcos que llegaban a atracar.

Con los años, estas medidas se desplegaron de una manera más sistemática por el continente. En 1666, Carlos II de Inglaterra estableció una orden según la cual “si una persona se infecta se trasladará inmediatamente a una ‘casa de plagas’ durante 40 días: se pintará una cruz roja y en mayúsculas la frase: Señor, ten piedad de nosotros en la puerta”.

Mejora del conocimiento médico y planes urbanísticos

“Ni los médicos ni los remedios eran efectivos. Ya sea porque estas enfermedades eran desconocidas o porque los médicos no las habían estudiado previamente”, registró el cronista florentino Baldassarre Bonaiut en Cronaca fiorentina di Marchionne di Coppo Stefani. (1348). “No parecía haber cura. Había tanto miedo que nadie parecía saber qué hacer”.

El fracaso de los médicos medievales para detener la propagación de la peste negra provocó cambios drásticos en la profesión: incitó la necesidad de una mejor capacitación y de una regulación más estricta.

La medicina en los años anteriores a la peste negra era más filosófica que práctica, recuerda Loomis, investigador de la East Stroudsburg University of Pennsylvania. “En lugar de obtener un conocimiento detallado de la anatomía y fisiología humana a través de disecciones o exámenes de datos clínicos, la mayoría de los médicos se basaban en ideas de hacía mil años sobre la enfermedad que no estaban respaldadas por ningún tipo de evidencia experimental”.

Después de la segunda pandemia de peste, las escuelas de medicina comenzaron a integrar más disecciones en sus planes de estudio

Después de la segunda pandemia de peste de 1347, las escuelas de medicina comenzaron a integrar más disecciones en sus planes de estudio. Publicaron libros nuevos y actualizados. La plaga llevó también a que los médicos compartieran lo que aprendían durante el tratamiento de sus pacientes en tratados, predecesores de los actuales papers.

Los efectos de las pandemias se detectan también en el cuerpo urbano: enfermedades como la fiebre amarilla en el siglo XVIII y el cólera y la viruela en el siglo XIX condujeron a la limpieza de las grandes ciudades, la eliminación regular de basura, trajeron amplios bulevares a París y mejoraron los sistemas de agua en Londres, después de que médicos como el inglés John Snow descubriera en 1855 que el cólera no se transmitía a través del aire como se pensaba sino del agua contaminada.

Desde entonces, los médicos,  en concreto, o los higienistas, fueron claves en la reorganización de las ciudades. En Alemania, el patólogo Rudolf Virchow, por ejemplo, fue el encargado de diseñar un nuevo sistema de alcantarillado para Berlín.

En 1816, el médico francés René Laennec inventó el estetoscopio para diagnosticar a personas con tuberculosis.

Lavado de manos y nuevos instrumentos médicos

Las epidemias cambian la forma en que pensamos acerca de la enfermedad, así como reconfiguran hábitos instalados. Por ejemplo, durante y después del brote de fiebre amarilla en Filadelfia en agosto 1793, las personas cambiaron la forma de saludarse.

La gente desconocía que los mosquitos transmiten la enfermedad y por prudencia mantuvieran distancia de conocidos y desconocidos. “La vieja costumbre de dar la mano cayó en desuso tan general, que muchos se ofendían incluso con la oferta de la mano”, señaló por entonces el editor Mathew Carey, autor de Un breve relato de la fiebre maligna.

En otros casos, los brotes propiciaron el desarrollo de nuevas herramientas de diagnóstico. Como el estetoscopio que fue inventado por el médico Rene Laënnec en el Hospital Necker de París en 1816 para auscultar los pulmones y el corazón de personas con tuberculosis, en lugar de colocar la oreja en el pecho del paciente como se habituaba. Irónicamente, Laënnec murió de tuberculosis solo 10 años después de inventar el instrumento que se utilizó para diagnosticar la enfermedad.

Tan recomendada en nuestra época de la COVID-19, la costumbre de lavarse las manos para evitar la propagación de una enfermedad no tiene más de 130 años, recuerda la bióloga Miryam Z. Wahrman en The Hand Book: Surviving in a Germ-Filled World.

Tan recomendada en nuestra época de la COVID-19, la costumbre de lavarse las manos para evitar la propagación de una enfermedad no tiene más de 130 años

En 1840, los médicos pasaban de diseccionar cadáveres en la morgue a ayudar a dar a luz a un bebé en la sala de maternidad sin higienizarse o cambiarse la ropa. En una época en la que los gérmenes aún no se habían descubierto y se creía que la enfermedad era causada por miasmas u olores pútridos, el obstetra Ignaz Semmelweis planteó en el Hospital General de Viena la hipótesis de que las partículas cadavéricas eran las causantes de tantas muertes durante el parto.

Según este médico húngaro, las mujeres que daban a luz con parteras o hasta en la calle tenían más posibilidades de sobrevivir que las que parían en hospitales llenos de gente, donde los médicos trabajaban sin guantes y vestían los mismos delantales ensangrentados durante todo el día.

El consejo de lavarse las manos, sin embargo, no fue aceptado de inmediato por sus colegas: significaba aceptar que ellos estaban causando las infecciones. Semmelweis perdió su trabajo y luego de un colapso murió en una institución psiquiátrica a los 47 años.

Los cirujanos comenzaron a lavarse las manos en serio a parir de 1876, décadas después de que Louis Pasteur descubriera que las enfermedades eran causadas por microorganismos o microbios. En esto, ayudó bastante el cirujano británico Joseph Lister, quien a mediados del siglo XIX impulsó el uso de sustancias antisépticas para evitar infecciones, así como la esterilización de instrumentos quirúrgicos.

Para entonces, otra costumbre arraigada comenzó también a ser mal vista: escupir. En 1890, el Departamento de Salud de Nueva York lanzó una campaña masiva para educar al público y reducir la transmisión de la tuberculosis. Se desalentó el uso compartido de tazas y botellas y llevó a los estados a prohibir escupir tanto dentro de edificios públicos como en las aceras.

La campaña de salud pública Guerra contra la Tuberculosis en Estados Unidos, contó con la ayuda de Thomas Edison quien en 1910 produjo los primeros cortometrajes educativos. Estos cortos de 15 minutos se proyectaron en áreas rurales y fueron también las primeras películas, de cualquier tipo, que algunos espectadores hubieran visto y se piensa que ayudó a fomentar el por entonces nuevo tipo de entretenimiento, el cine.

Antibióticos, vacunas y UCIS

Menos recordada que la ‘muerte negra’, la llamada tercera pandemia de peste (1894-1959) , que provocó 12 millones de muertes, fue la primera capturada por la fotografía. “Cambió la ciencia y nuestro entendimiento de las enfermedades zoonóticas”, indica el antropólogo médico Christos Lynteris, coautor de Sulphuric Utopias: A History of Maritime Fumigation.

 “Se impulsaron fumigaciones basadas en una competencia científica por ver cuál era el gas más efectivo para matar ratas. Esto derivó en la invención del Zyklon B, un pesticida a base de cianuro desarrollado en Alemania en la década de 1920 que terminaría siendo usado en los campos de exterminio nazi”.

Las muertes masivas no son el único producto de las pandemias. Los hallazgos más importantes en la historia de la medicina están íntimamente conectados con ellas. La primera vacuna exitosa,la de la viruela,  fue desarrollada por el médico rural inglés Edward Jenner en 1796, en medio de los continuos brotes y apariciones de esta enfermedad también conocida por entonces como el ‘monstruo moteado’, que afectaba a todos los niveles de la sociedad.

Uno de los descubrimientos más importantes del siglo XX, la penicilina, derivó de la pandemia de influenza de 1918. Hasta que se aisló el virus de la gripe en 1933, muchos científicos, como el biólogo alemán Richard Pfeiffer,  pensaban que esta enfermedad era causada por una bacteria. En 1928, el bacteriólogo escocés Alexander Fleming del Hospital St. Mary de Londres era uno de los tantos que intentaba aislar esa bacteria, conocida como el bacilo de Pfeiffer (hoy denominado Haemophilus influenzae). Fue entonces cuando descubrió accidentalmente el primer antibiótico, una sustancia que podía matar las bacterias patógenas y que empezaría a usarse diez años después. Según el hematólogo y biógrafo británico Gwyn Macfarlane, el descubrimiento de la penicilina fue el resultado “una serie de eventos fortuitos de improbabilidad casi increíble”. Desde entonces, salvó la vida de millones de personas.

La epidemia de poliomielitis de 1952 en Dinamarca llevó a que el anestesiólogo Bjørn Ibsen estableciera la primera unidad de cuidados intensivos en el Hospital Blegdams en Copenhague y el uso de ventilación mecánica fuera del quirófano.

Al día ingresaban 50 personas infectadas y cada día, entre 6 y 12 personas desarrollaban insuficiencia respiratoria. Para tratarlas, Ibsen propuso usar ventilación con presión positiva para salvar vidas. Encargó a estudiantes de medicina que durante horas ventilasen manualmente a los niños con parálisis debido a la polio. Así lo hicieron durante meses, en turnos de seis horas, apretaban una bolsa conectada al tubo de traqueotomía, forzando el aire hacia los pulmones. En los meses siguientes, la mortalidad disminuyó notablemente a aproximadamente el 25 %. Se estima que este enfoque salvó a 120 personas.

La epidemia de poliomielitis de 1952 en Dinamarca llevó a que el anestesiólogo Bjørn Ibsen estableciera la primera UCI y el uso de ventilación mecánica fuera del quirófano

Pronto se hizo evidente que no era práctico tratar a pacientes con insuficiencia respiratoria en todas las salas del hospital. Así nació el concepto de unidad de cuidados intensivos (UCI): cuando los pacientes se concentraron en tres salas especialmente designadas, cada una de 35 camas, la calidad y la eficiencia del tratamiento de la insuficiencia respiratoria y la inestabilidad circulatoria mejoraron.

Cambios sociales, culturales y en la investigación

La COVID-19 dejará lecciones, innovaciones, descubrimientos. ¿Nacerá una nueva ciencia, más rápida, más abierta y más alineada con las necesidades públicas?

“Las enfermedades necesariamente reflejan y dejan al descubierto cada aspecto de la cultura en la que ocurren”, comenta el historiador Charles Rosenberg. Sucede con la COVID-19 y también con la pandemia del VIH. Declarada como tal en 1981, en las próximas décadas reestructuró actitudes culturales y comportamientos sociales, así como prácticas de investigación.

“En particular, la epidemia del SIDA ha proporcionado la base para una revolución que cambió los enfoques tradicionales de la salud internacional, reemplazándolos por enfoques globales innovadores para la enfermedad”, señala Allan M. Brandt, historiador de la ciencia de la Universidad de Harvard. “De hecho, la epidemia del VIH y las respuestas que generó han sido fuerzas cruciales para inventar la nueva salud global”, destaca.

La pandemia de VIH/SIDA forjó nuevas formas de activismo que aceleró procesos regulatorios de tratamientos. Campaña Juventud Socialista de Andalucía.

Esta enfermedad infecciosa, además, forjó nuevas formas de activismo, que aceleró procesos regulatorios de tratamientos antiretrovirales. El VIH estimuló aumentos sustanciales en la financiación de fuentes como el Banco Mundial, así como el establecimiento del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y el Paludismp de las Naciones Unidas. Y, en especial, propulsó nuevas alianzas público-privadas que se han convertido en un modelo para la financiación de la investigación científica actual.

Con seguridad, la pandemia de la COVID-19 dejará lecciones, innovaciones, descubrimientos. ¿Nacerá una nueva ciencia, más rápida, más abierta y más alineada con las necesidades públicas? ¿El acceso abierto a la investigación y los datos creará una ciencia más equitativa y efectiva? Los historiadores de la ciencia nos lo dirán en las próximas décadas.

septiembre 13/2020 (SINC)

Aplican inteligencia artificial para diagnosticar el COVID-19 y prever el riesgo de complicaciones

2020-09-14 4:01 AM

Científicos brasileños describieron un método que permite diagnosticar el COVID-19 en alrededor de 20 minutos, con bajo costo y sin necesidad de aplicar reactivos importados, en un artículo dado a conocer en la plataforma medRxiv, aún sin revisión por pares.

inteligencia_artificial_medicaEs un sistema que se vale de algoritmos de inteligencia artificial capaces de reconocer un patrón de moléculas característico de la enfermedad en muestras de plasma sanguíneo de pacientes. Según los autores, también es posible detectar a los individuos que están sujetos a un mayor riesgo de desarrollar manifestaciones graves como la insuficiencia respiratoria entre los casos confirmados.

Este proyecto cuenta con apoyo de la FAPESP – Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo y en él participan investigadores de la Universidad de Campinas (Unicamp) y de la Universidad de São Paulo (USP), aparte de colaboradores del estado de Amazonas.

“En las pruebas realizadas para validar esta metodología, logramos diferenciar las muestras positivas y negativas con un índice de acierto de más del 90 %. También efectuamos la diferenciación entre casos graves y leves con un grado de acierto de alrededor del 82 %. Ahora estamos iniciando el trámite de certificación ante Anvisa [la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil]”, le comenta el profesor de la Unicamp Rodrigo Ramos Catharino, coordinador de la investigación.

Según Ramos Catharino, cuando se encuentre en operación, este test podría costar alrededor 40 reales por muestra, aproximadamente la mitad del precio de costo del RT-PCR, el método considerado el patrón oro en diagnósticos de COVID-19.

Este trabajo se viene desarrollando en el Laboratorio Innovare de Biomarcadores de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas (FCF) de la Unicamp, durante el doctorado de Jeany Delafiori, e integra una línea de investigación en la cual se combinan técnicas de metabolómica y aprendizaje de máquinas en la búsqueda de marcadores que puedan ayudar en el diagnóstico de enfermedades tales como el zika, el dengue hemorrágico, la fibrosis quística y la diabetes y otros trastornos metabólicos.

 

 

El grupo trabaja en asociación con el Laboratorio de Inferencia en Datos Complejos (Recod) del Instituto de Computación (IC) de la Unicamp, coordinado por el profesor Anderson Rocha, y cuenta con la participación de su colaborador Luiz Claudio Navarro.

“El proyecto contó con la participación de 728 pacientes, de los cuales 369 tenían diagnóstico de COVID-19 confirmado clínicamente y mediante RT-PCR. Las muestras de individuos no infectados se emplearon a efectos de comparación, como una especie de grupo de control. En el caso de algunos pacientes que desarrollaron complicaciones y debieron ser internados, se recolectó una segunda muestra de sangre. En general, entre los casos confirmados, había individuos con síntomas leves y graves”, comenta Delafiori.

Todas las muestras se analizaron mediante el empleo de un espectrómetro de masas, un aparato que posee la capacidad de discriminar las sustancias presentes en fluidos corporales. Tal como lo explican los investigadores, este conjunto de moléculas presente en el plasma sanguíneo retrata los diversos procesos metabólicos activos en el organismo.

“Nos concentramos en las moléculas de bajo peso molecular, tales como los aminoácidos, los pequeños péptidos y los lípidos. Estas surgen en la parte final de los procesos metabólicos y, por ende, están relacionadas más directamente con los síntomas que los pacientes estaban manifestando al momento de la extracción”, explica Delafiori.

El equipo del IC-Unicamp utilizó entonces una parte de las muestras para hacer que un método de inteligencia artificial aprenda a reconocer patrones de metabolitos presentes en los casos positivos y en los negativos, como así también a diferenciar los patrones de los casos leves y graves. La otra parte se utilizó en un test ciego, cuyo objetivo consistió en evaluar el acierto final del análisis a cargo del sistema.

Según los datos del artículo, el método llegó a un 97,6% de especificidad y a un 83,8% de sensibilidad para el diagnóstico de la enfermedad en el test ciego. En tanto, con relación al análisis de riesgo para manifestaciones graves, la especificidad fue del 76,2% y la sensibilidad fue del 87,2%.

“La sensibilidad [también conocida como sensitividad] es el parámetro que indica cuán sensible es el método para detectar la presencia o la ausencia de COVID-19. En tanto, la especificidad se relaciona con la capacidad de diferenciar el COVID-19 de otras condiciones de salud. Cuando se los analiza conjuntamente, estos dos parámetros determinan el índice de acierto”, explica Delafiori. “Aún estamos trabajando para mejorar el índice de acierto de esta prueba, a medida que nuestros colaboradores van extrayendo nuevas muestras de pacientes.”

De acuerdo con Rocha, el algoritmo desarrollado es capaz de incorporar conocimiento a medida que va analizando nuevas muestras, lo que tiende reflejarse en una mejora de desempeño con el paso del tiempo. “Si actualmente tiene un índice de acierto de alrededor del 90%, es probable que acierte aún más cuando llegue a miles de pacientes analizados”, afirma el investigador.

El equipo del IC-Unicamp también creó un software con el objetivo de automatizar todo el proceso de análisis y generar al final un informe para el médico, que le indica si el paciente tiene COVID-19 y se presenta riesgo de padecer complicaciones.

 “Estos biomarcadores predictores de la evolución de la enfermedad pueden ayudarle al médico de la atención primaria a decidir si el paciente que testea positivo puede mantenerse en aislamiento domiciliario o si debe trasladárselo a un centro de mayor complejidad, por ejemplo”, comenta Rinaldo Focaccia Siciliano, otro de los coautores del artículo. Focaccia Siciliano es médico asistente de la División de Afecciones Infecciosas y Parasitarias del Hospital de Clínicas (HC), el hospital general y escuela de la Facultad de Medicina (FM) de la USP, y también de la Unidad de Control de Infecciones Hospitalarias del Instituto del Corazón de la FMUSP.

A juicio de Focaccia Siciliano, este método ha mostrado un buen desempeño para la detección tanto de casos leves, durante los primeros días de síntomas, como también de los más avanzados, de pacientes que ya exhiben falta de aire al ingresar al hospital. “La ventaja de contar con varios centros que participan en el proyecto, con diferentes perfiles, reside en la variabilidad de las muestras. Esto permite que sea posible aplicar la metodología en diversos escenarios, tanto ambulatorios como de internación hospitalaria”, dice.

Otro avance que el investigador consigna es la posibilidad de diagnosticar precozmente la enfermedad con una muestra de sangre, más fácil de extraerse que la secreción nasal que se emplea en la prueba de RT-PCR. “La extracción con swabs o hisopado [realizada con hisopos largos que se insertan hasta el fondo de la nariz] requiere la presencia de un equipo capacitado y una sala apropiada, pues existe un riesgo de dispersión de aerosoles contaminados con el virus. Y la prueba sanguínea disponible actualmente solo detecta anticuerpos algunos días después del surgimiento de los síntomas.”

Un modelo optimizado

Mientras que la mayoría de los análisis de laboratorio apuntan a examinar los niveles de unas pocas sustancias presentes en la sangre, con el sistema computacional que desarrolló el equipo de la Unicamp se pueden observar al mismo tiempo miles de variables y extraer interconexiones directas y cruzadas entre ellas: qué sustancias aparecen en aumento y cuáles han mermado en individuos con una determinada enfermedad, por ejemplo.

“Para que esto fuera posible, trabajamos durante los últimos tres años en el desarrollo de un modelo matemático que sea explicable, es decir, que nos permita no solamente efectuar una predicción correcta sino también saber qué variables está observando el sistema para efectuar esa predicción. Tras la identificación de un primer conjunto de biomarcadores, esto permite seleccionar a aquellos que son más significativos y optimizar el proceso de análisis. Asimismo, los datos generados pueden emplearse en el área de la metabolómica para develar el mecanismo de la enfermedad”, explica Navarro.

En el caso de la COVID-19, el grupo llegó a un conjunto de aproximadamente 30 metabolitos que funcionan como una firma de la enfermedad. De acuerdo con Delafiori, el diagnóstico positivo se asoció a una merma en el nivel de lisofosfatidilcolinas, fosfolípidos derivados de glicerol que contienen fosfato en su estructura, por ejemplo. “Estas moléculas son precursoras de surfactantes pulmonares [compuestos que reducen la tensión superficial dentro de los alvéolos pulmonares y así previenen el colapso al exhalar] y protegen a estos órganos contra infecciones oportunistas. La disminución de estas especies fue reportada previamente en pacientes con síndrome respiratorio agudo grave”, comenta.

También se observó en los casos positivos una disminución de los derivados de colesterol, que fue aún más pronunciada en los pacientes que evolucionaron hacia la forma grave. “Algunos estudios reportan una reducción de los niveles de colesterol a medida que los pacientes con COVID-19 evolucionan hacia un desenlace negativo”, dice la investigadora.

En tanto, los niveles de glicerolípidos , reportados previamente desregulados en el síndrome respiratorio agudo grave, se encontraban aumentados en las muestras de pacientes con la enfermedad.

“Después de esa etapa de validación bioquímica de los biomarcadores, que permitió entre otras cosas descartar moléculas asociadas al uso de un medicamento antiinflamatorio que no tenían relación con la enfermedad, combinamos las variables restantes en pares. Esta nueva técnica que estamos introduciendo en el modelo aumenta la precisión del análisis y hace que sea pasible de aplicarse con distintos aparatos de espectrometría de masas”, comenta Navarro.

A juicio de Ramos Catharino, está metodología podría aplicarse en cualquier laboratorio público o privado equipado con un espectrómetro de masas. Mientras tramitan el registro ante Anvisa, los investigadores pretenden aumentar aún más la diversidad de las muestras analizadas en el marco de la investigación a los efectos de mejorar el desempeño del sistema.

El grupo cuenta con la colaboración de investigadores de la Universidad del Estado de Amazonas (UEA), de la Fundación de Medicina Tropical Doctor Heitor Vieira Dourado, de la Fundación de Vigilancia en Salud de Amazonas, del Instituto Leônidas & Maria Deane (ILMD/Fiocruz Amazonia) y de diversos hospitales asociados al proyecto.

Aparte de la nueva metodología de diagnóstico, el proyecto prevé la investigación de los mecanismos implicados en los trastornos de la coagulación sanguínea, entre ellos la alteración en la capacidad de agregación de las plaquetas– que han sido asociados con la COVID-19. Esta parte de la investigación está coordinada por el profesor de la USP José Carlos Nicolau. El trabajo descrito en el artículo también cuenta con el apoyo de la FAPESP mediante ayudas concedidas a la profesora de la USP Ester Sabino y a los profesores de la Unicamp Wagner José Fávaro y Fabio Trindade Maranhão Costa.

septiembre 13/2020 (Dicyt)

Logran expresar proteínas del coronavirus en larvas de insecto

2020-09-13 4:06 AM

Científicos del Instituto de Nanobiotecnología (NANOBIOTEC), que depende del CONICET y de la UBA, lograron expresar y purificar proteínas de coronavirus en larvas de insecto, lo cual podría servir para el desarrollo de métodos de diagnóstico, tratamientos y vacunas.

Se trata de la proteína Spike o S, que funciona como una llave para que el virus infecte a las células, explicó María Victoria Miranda, líder del proyecto e investigadora del NANOBIOTEC, con sede en la Facultad de Farmacia y Bioquímica (FFyB) de la UBA. “Su producción biotecnológica es clave”, señaló.

El proyecto tiene como objetivo producir una de las proteínas más importantes y expuestas del coronavirus en la conformación natural que adopta en el espacio, con forma de trímero, algo que hasta ahora no se ha logrado obtener en laboratorio. “A eso apuntamos”, afirmó Miranda, quien también es profesora titular de la cátedra de Biotecnología en la FFyB de la UBA.

Orugas como fábricas

El grupo de Miranda trabaja hace años en la producción de proteínas recombinantes en una plataforma basada en baculovirus (virus de genoma circular) y larvas de insectos, en especial, orugas que son plagas de cultivos.

 “Utilizamos las larvas para que fabriquen proteínas de interés en el laboratorio a bajo costo y con alto rendimiento”, explicó. Así, mediante esta plataforma, su equipo ya logró la expresión de proteínas de superficie de virus de dengue que permitieron el desarrollo de métodos de diagnóstico para los 4 serotipos.

Ahora los investigadores adaptaron esa plataforma y lograron expresar y purificar Spike en larvas de insecto. Para ello, diseñaron un gen sintético de esa proteína del coronavirus el cual, una vez insertado en el genoma de larvas de insecto, posibilita la expresión de proteínas que luego se purifican.

“Estamos optimizando algunos aspectos del proceso y poniendo a punto métodos de control de calidad”, indicó Miranda.

Del proyecto también participa la Empresa Agidea SRL e investigadores del Instituto de Estudios de la Inmunidad Humoral (IDEHU), dependiente del CONICET y de la FFyB de la UBA, y del Instituto Nacional de Producción de Biológicos (INPB) que depende de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS) “Dr. Carlos G. Malbrán”.

Los investigadores también están utilizando herramientas bioinformáticas para sintetizar fragmentos de proteínas que contengan porciones del receptor ACE2, la puerta de entrada del virus a las células, que podrían ser candidatos a terapias o vacunas.

“En lo personal, estoy profundamente emocionada y entusiasmada de haber sido una de las convocadas para dirigir este proyecto relacionado con un tema tan importante para la salud pública”, afirmó Miranda. Y agregó: “Siento un fuerte compromiso y responsabilidad para avanzar rápidamente y estoy absolutamente convencida que podemos entre todos brindar soluciones que nos permitan abordar este problema y salir de esta situación de la mejor manera posible”.

El proyecto fue uno de los seleccionados por la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en el marco de la Unidad Coronavirus COVID-19, un dispositivo de coordinación impulsado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación para hacer frente a la pandemia.

También participan del proyecto Leonardo Alonso, Federico Wolman, Silvia Camperi, Manuel Pacin, Alexandra Targovnik, Ignacio Smith Gregorio Mc Callum, Gabriela Barredo, Joaquín Birenbaum y Lucia Iglesias Garcia, de NANOBIOTEC; Silvina Valdez, Aldana Trabucchi, Silvina Bombicino, Ruben Iacono, Adriana Sabljic, y Juan Ignacio Marfia, del IDEHU; Lucia Cavallaro, de la Cátedra de Virología de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA; Matías Fingermann, de ANLIS, y Violeta Jakubowicz y Mariano Battista, de la Empresa Agidea SRL.

septiembre 12/2020 (Dicyt)

El olor de las aves infectadas por paludismo, atrae más a los mosquitos

2020-09-13 4:05 AM

Un equipo de investigadores ha comprobado que a los mosquitos les atrae más el olor de aquellas aves que ya están infectadas por protozoos del género Plasmodium, causante de la enfermedad del paludismo en aves.

paludismo mosqLa investigación, liderada por la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC), con la participación de personal investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y del Centro de Investigaciones Biomédicas en Red en Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), ha aparecido recientemente publicada en la revista International Journal for Parasitology y ha contado con la financiación del Ministerio de Ciencia e Innovación y Fondos FEDER de la Unión Europea.

Para este trabajo determinamos el estado de infección por Plasmodium en gorriones comunes con técnicas moleculares. Sin causar ningún tipo de daño a los ejemplares de gorrión, se extrajo su olor corporal utilizando filtros especiales que nos permitieron capturar las sustancias químicas que conforman el olor de estas aves, explica el investigador de la EBD-CSIC Josué Martínez-de la Puente.

Antes de liberar a las aves, también se obtuvieron muestras de la secreción de la glándula uropigial de las aves infectadas y no infectadas por el parásito. Esta secreción oleosa es uno de los componentes principales que conforman el olor en las aves y, por ello, se consideraba que podría jugar un papel importante en la atracción de los mosquitos, puntualiza el investigador.

Las hembras de los mosquitos del estudio fueron expuestas al olor corporal y a la secreción de aves infectadas y no infectadas en un dispositivo en forma de Y que permitió evaluar su preferencia por estos estímulos. A los mosquitos les atrajo más el olor de las aves infectadas que el de las no infectadas, aunque no se encontraron diferencias cuando el estímulo presentado fue la secreción de la glándula uropigial, expone Jordi Figuerola, también investigador de la EBD-CSIC.

La infección por protozoos del género Plasmodium es transmitida por la picadura de las hembras de mosquitos como Culex pipiens, que es una especie muy frecuente en las ciudades españolas, y se alimenta de sangre tanto de humanos como de aves. Estos parásitos están emparentados con los causantes del paludismo en humanos, aunque no suponen un riesgo para las personas.

La mayor atracción de los mosquitos por aves infectadas facilita la transmisión del parásito al aumentar el número de mosquitos que se alimentan de aves infectadas y que, por lo tanto, pueden transmitir la infección.

Identificar de qué manera el parásito modifica el olor de las aves y qué sustancias químicas están implicadas es el siguiente paso de la investigación, que podría permitir identificar sustancias químicas útiles para el control de los mosquitos. Las enfermedades que transmiten los mosquitos causan más de 700 000 muertes de seres humanos al año.

 septiembre 01/2020 (Europa Press) -Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Referencia Bibliográfica:

Díez-Fernández A., Martínez-de la Puente J., Gangoso L., López P., Figuerola J.: Mosquitoes are attracted by the odour of Plasmodium-infected birds. International Journal for Parasitology.

Expertos en salud a nivel mundial proponen un marco ético para la asignación de vacunas

2020-09-13 4:04 AM

En este Foro de políticas, Ezekiel Emanuel y los principales especialistas en ética de todo el mundo describen una propuesta para un nuevo plan en tres fases para la distribución de vacunas para la COVID-19 -denominado Modelo de Prioridad Justa-, que señalan que es “la mejor encarnación de los valores éticos de limitar daños, beneficiar a los desfavorecidos y reconocer una preocupación igual hacia todas las personas”.

vacuna Mientras continúa la pandemia de COVID-19 y el mundo espera una vacuna, quedan dudas sobre un marco de distribución global único para la vacuna (o vacunas) que esté disponible en primer lugar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha abogado por una distribución de vacunas proporcional a la población de un país, pero este enfoque es defectuoso, según apuntan Emanuel y sus colegas, porque “asume erróneamente que la igualdad consiste en tratar de manera idéntica a países en diferentes situaciones”.

Los autores también destacan las preguntas que quedan sobre un eventual plan de distribución que priorizaría los países en función de la cantidad de trabajadores de atención médica de primera línea, la proporción de la población mayor de 65 años y la cantidad de personas con comorbilidades dentro de cada país, en un enfoque que, según afirman, podría terminar entregando la vacuna en gran parte a los ricos como única consideración. Los autores afirman que se necesita más investigación sobre cuál puede ser la priorización del impacto de estos grupos.

Emanuel y sus colegas enfatizan tres valores fundamentales que creen que deben tenerse en cuenta a la hora de distribuir una vacuna contra la COVID-19 entre los distintos países: beneficiar a las personas y limitar daños, priorizar a los desfavorecidos y mostrar la misma preocupación moral hacia todas las personas.

El denominado Modelo de Prioridad Justa aborda estos valores centrándose en mitigar tres tipos de daños causados por la COVID-19: muerte y daño permanente a órganos, consecuencias indirectas para la salud, como tensión y estrés en el sistema de atención sanitaria, y destrucción económica. Los autores indican que la implementación de este modelo corresponderá a los líderes políticos, la OMS y los fabricantes.

Para aquellos que puedan considerar que un marco ético es irrelevante debido a la creencia de que muchos países perseguirán el “nacionalismo de las vacunas”, argumentan que dicho marco sigue teniendo una amplia relevancia. Sería razonable, afirman, que los países se concentraran en la distribución de vacunas dentro de sus fronteras hasta alcanzar una tasa de transmisión inferior a 1, momento en el que no existiría suficiente daño prevenible por vacunación para justificar la retención de una vacuna. Los autores afirman que “cuando un gobierno alcanzara el límite de la parcialidad nacional, debería liberar vacunas para otros países”.

septiembre 12/2020  (Dicyt)

Médicos de cuidados intensivos contraen menos el COVID -19 que sus colegas (estudio)

2020-09-13 4:03 AM

Los médicos de cuidados intensivos, que tratan a los enfermos más graves, tienen menos probabilidades de ser infectados por coronavirus que sus colegas de otros servicios y que el personal de limpieza de los hospitales, según un estudio británico publicado recientemente.

coronavirus

Los autores de este estudio estiman que puede ser debido a que han sido prioritarios en el reparto de equipos de protección de alto nivel, como las mascarillas. El estudio ha sido publicado en la revista médica Thorax.

Creíamos que los profesionales de cuidados intensivos corrían un mayor riesgo (…) pero están relativamente bien protegidos en comparación con otros”, comentó el autor principal del estudio, Alex Richter, profesor de inmunología de la universidad de Birmingham.

El estudio abarca a más de 500 miembros del personal de los hospitales de Birmingham que trabajaban a finales de abril, cuando la epidemia causaba estragos y el confinamiento estaba en vigor en el Reino Unido. En ese momento, los hospitales recibían un promedio de cinco enfermos de COVID-19 por hora.

Los investigadores sometieron a los participantes del estudio a un test serológico para ver si habían sido infectados previamente.

El 24 % de los participantes había desarrollado anticuerpos que demostraban que habían estado infectados por coronavirus, en comparación con el 6 % de la población general de esta parte de Inglaterra.

Pero este índice variaba según la categoría del personal. Fue más bajo entre los profesionales de cuidados intensivos (15 %), en comparación con alrededor del 30 % en los servicios de medicina interna general y el 34,5 % entre los trabajadores de mantenimiento.

Además del tema del equipamiento, esto podría deberse a que los profesionales de cuidados intensivos están más acostumbrados a aplicar rigurosamente las medidas preventivas, comentó un profesor de anestesia de la universidad de Bristol, Tim Cook.

Además, según él, también podría estar relacionado con que los pacientes más graves, y por lo tanto que llevan más tiempo enfermos, son menos contagiosos que aquellos que han contraído hace poco el nuevo coronavirus.

Además, como ya han demostrado muchos otros estudios, este deja patente que el riesgo era mayor entre las personas negras, asiáticas o de minorías étnicas.

septiembre 12/2020 (AFP) – Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Llaman a planificar traslado aéreo de vacunas contra la COVID-19

2020-09-13 4:02 AM

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) llamó a planificar desde ya, el traslado de las vacunas contra la COVID-19 para el momento en que se encuentren listas para su distribución. La entrega segura de los fármacos inmunizadores contra el coronavirus SARS-CoV-2 será la misión del siglo para la industria global de carga aérea, pero no sucederá sin una cuidadosa planificación previa, señaló el director general de la IATA, Alexandre de Juniac.

 avionDe acuerdo con la información divulgada en el sitio web oficial de la organización, para garantizar una dosis a cada habitante del planeta se necesitaría una capacidad equivalente de ocho mil aviones Boeing 747. Aunque la IATA reconoce que muchos países podrán producir de forma local sus propias vacunas, advierte que el traslado aéreo será indispensable.

Por el momento, mientras los científicos trabajan en el desarrollo de esos productos contra la COVID-19, resulta necesario que las aerolíneas, aeropuertos, organizaciones internacionales de la salud y empresas farmacéuticas trabajen en un plan para crear un puente aéreo global, sugiere la Asociación.

Además, alertan que no todos los aviones pueden utilizarse con ese propósito, pues muchas veces para transportar medicamentos es necesario mantener un rango de temperatura entre dos y ocho grados centígrados, incluso en ocasiones es preciso mantenerlos congelados.

Entretanto, la IATA prevé que debido a la pandemia los ingresos globales de las aerolíneas desciendan 50 por ciento en 2020, con respecto al año anterior.

septiembre 12/2020 (Prensa Latina)  Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

 

En Kosovo, los escépticos del coronavirus no tienen miedo

2020-09-13 4:01 AM

En Kosovo, la pandemia de COVID-19 está causando estragos, los pacientes viven verdaderos “infiernos” en hospitales desbordados que carecen de todo, pero muchos están convencidos de que el coronavirus es un invento cuyo objetivo es someter a la gente.

no querer ver la pandemiaA pesar de que los enfermos y moribundos saturan los precarios servicios sanitarios de este territorio que acaba de constatar una de las tasas de mortalidad por COVID-19 más altas de Europa, un sondeo reciente demuestra que un tercio de la población kosovar no cree en la existencia del coronavirus.

En Pristina, los familiares de los pacientes hacen fila frente a la clínica de enfermedades infectocontagiosas para comprar medicamentos y así intentar mitigar el sufrimiento de sus seres queridos, dado que las reservas del hospital están casi vacías.

Para luchar contra el flagelo de la incredulidad, las autoridades han permitido por primera vez a los medios de comunicación filmar en los servicios de cuidados intensivos de los hospitales públicos, para mostrar la situación de los enfermos.

“No haga bromas con esto. ¿Cómo puede alguien creer esa mentira, que el coronavirus no existe?”, dijo un anciano enfermo, exhausto, a la televisión local. “Existe, díganle a los que no lo creen lo que han visto aquí”, añade.

Una paciente también anciana, asistida con oxígeno desde hace semanas, se encontraba al principio entre los escépticos del virus.

“A decir verdad, no lo creía. Pero, después del infierno que he vivido, estoy convencida y quiero decírselo a todo el país”, confiesa.

En todo el mundo, han surgido partidarios de la negación de la pandemia, desde Francia hasta Australia y Estados Unidos, pasando por Serbia, Brasil y Sudáfrica. Videos que afirman que se trata de una conspiración son reproducidos millones de veces y circulan a gran velocidad, a pesar de los esfuerzos de las redes sociales internautas por evitar su difusión.

En Kosovo, donde habitan 1,8 millones de personas, este sentimiento de incredulidad está particularmente arraigado, según un sondeo de la empresa de investigaciones kosovar Pyper. Además del 30 % de los encuestados, que afirman que el virus es puro invento, el 61 % cree “que es menos peligroso respecto a lo que dicen tanto autoridades como medios”, explica a la AFP el director de Pyper, Ilir Krasniqi.

Pyper añade que continuará con su investigación del “fenómeno” ante la dificultad de aislar un solo factor que lo explique.

El sociólogo Shemsi Krasniqi subraya que “una parte considerable de la población es adepta a las teorías de la conspiración, según las cuales la pandemia sirve a los intereses de gobiernos, de las grandes potencias, de ciertas fuerzas políticas”.

Mendim Hoxha, de 25 años, director de una agencia de márketing en Gjilan, en el este de Kosovo, es uno de estos. Acusa a las autoridades de “propagar el terror”, persuadido de que “no existe ninguna prueba clara de la existencia del virus”. “Las muertes son provocadas por otros problemas de salud”, declara a la AFP.

Para combatir el rebrote de la pandemia, que solo en agosto provocó la muerte de 300 personas, casi la mitad del número total de víctimas, las autoridades kosovares han tomado nuevas medidas restrictivas y refrendado una ley específica contra el COVID-19, que incluye multas elevadas, de 35 euros (41,50 dólares) a quienes no porten mascarilla al aire libre y de 500 euros (591 dólares) para aquellos que violen su cuarentena.

Vjosa Osmani, presidente del Parlamento y feroz defensor de esta ley, advierte a los incrédulos. “El daño que le infligen a la sociedad es enorme y la desinformación no debe quedar impune”, afirma.

En las calles de Pristina, agentes de policía piden a las personas que se pongan las mascarillas cubriendo la nariz y aplican multas a quienes no las utilizan. En apenas una semana tras la entrada en vigencia de la ley, se habían aplicado unas 5 000 multas.

Pero Leonard Presheva, obrero de la construcción de 25 años, ni se inmuta. “La gente muere porque no es eterna. Nadie cree en el coronavirus, es algo impuesto por los que quieren mantenerse en el poder para siempre”, afirma.

Mendim Hoxha dice haber sido detenido “siete u ocho veces” por negarse a portar mascarilla. Pero eso le “va bien”, porque desea “defender sus derechos y todo aquello en lo que cree”.

 septiembre 12/2020 (AFP) -Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

 

La COVID-19 podría haber estado en Los Ángeles ya en diciembre pasado, sugiere un estudio

2020-09-12 4:06 AM

Los investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) que analizaron registros médicos electrónicos encontraron que hubo un aumento significativo de pacientes con tos e insuficiencia respiratoria aguda en los hospitales y clínicas de la UCLA Health a partir de fines de diciembre de 2019, lo que sugiere que la COVID-19 puede haber estado circulando en el área meses antes de que se identificaran los primeros casos oficiales en Estados Unidos.

Este aumento repentino en pacientes con estos síntomas, que continuó hasta febrero de 2020, representa un aumento inesperado del 50 % en tales casos en comparación con el mismo período de tiempo en cada uno de los cinco años anteriores, según publican en la revista Journal of Medical Internet Research.

Los hallazgos, según los autores del estudio, demuestran la importancia de analizar los registros médicos electrónicos para monitorear e identificar rápidamente los cambios irregulares en las poblaciones de pacientes.

El enfoque novedoso de los investigadores, en el que se centraron no solo en los datos de hospitalización sino también en datos de entornos ambulatorios, puede ayudar a los epidemiólogos y a los sistemas de salud a detectar epidemias futuras antes.

“Para muchas enfermedades, los datos del entorno ambulatorio pueden proporcionar una alerta temprana a los departamentos de emergencia y las unidades de cuidados intensivos del hospital de lo que está por venir”, explica la doctora Joann Elmore, autora principal del estudio y profesora de medicina en la división investigación en medicina interna y servicios de salud en la Facultad de Medicina David Geffen de UCLA.

“La mayoría de los estudios de COVID-19 evalúan los datos de hospitalización, pero también analizamos el entorno clínico ambulatorio más amplio, donde la mayoría de los pacientes acuden primero para recibir atención médica cuando surgen enfermedades y síntomas”, añade.

A medida que los científicos y los médicos continúan aprendiendo más sobre el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, los sistemas de salud y las agencias de salud pública también intentan predecir y monitorear los casos.

El análisis de los registros electrónicos de los pacientes, dicen los investigadores, podría ayudar a las autoridades de salud a identificar y controlar de manera más efectiva brotes como la pandemia actual, que ha matado a cientos de miles en todo el mundo y ha interrumpido miles de millones de vidas.

“La pandemia realmente ha resaltado nuestra necesidad de análisis ágiles de atención médica que permitan la vigilancia de síntomas y enfermedades en tiempo real utilizando datos de registros médicos electrónicos”, apunta el doctor Michael Pfeffer, coautor del estudio y director de información de UCLA Health.

“La tecnología, incluida la inteligencia artificial impulsada por el aprendizaje automático, tiene un mayor potencial para identificar y rastrear cambios irregulares en los datos de salud, incluidos excesos significativos de pacientes con presentaciones específicas de tipos de enfermedades en las semanas o meses previos a un brote”, añade.

Los investigadores evaluaron más de 10 millones de registros de visitas al sistema de salud y de pacientes para instalaciones hospitalarias, del departamento de emergencias y ambulatorios de UCLA Health, comparando datos del período comprendido entre el 1 de diciembre de 2019 y el 29 de febrero de 2020, los meses anteriores al aumento de público conocimiento de la COVID-19 en Estados Unidos, con datos del mismo período durante los cinco años anteriores.

Descubrieron que las visitas a la clínica ambulatoria de los pacientes de UCLA que buscaban atención para la tos aumentaron en más del 50 % y excedieron el número promedio de visitas por la misma queja durante los cinco años anteriores en más de 1 000.

Del mismo modo, descubrieron un exceso significativo en el número de pacientes atendidos en los servicios de urgencias por informes de tos y de pacientes hospitalizados con insuficiencia respiratoria aguda durante este período de tiempo. Estos excesos se mantuvieron incluso después de tener en cuenta los cambios en las poblaciones de pacientes y la variación estacional.

Los investigadores señalaron que otros factores podrían ser responsables de parte de este aumento inesperado. Por ejemplo, su búsqueda de registros de visitas de pacientes ambulatorios incluyó solo la palabra “tos” como motivo de las visitas a la clínica, que puede no haber sido lo suficientemente específica, y las enfermedades respiratorias podrían deberse al vapeo, aunque el uso de cigarrillos electrónicos había ido disminuyendo desde septiembre de 2019. Además, no podían descartar que el exceso de casos se debiera a la gripe.

“Es posible que nunca sepamos realmente si este exceso de pacientes representó casos de  COVID-19 tempranos y no detectados en nuestra área, reconoce Elmore. Pero las lecciones aprendidas de esta pandemia, junto con los análisis de atención médica que permiten la vigilancia en tiempo real de la enfermedad y los síntomas, pueden ayudarnos a identificar y rastrear brotes emergentes y epidemias futuras”.

septiembre 11/2020 (Europa Press) – Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Referencia Bibliográfica:

Elmore J:G., Wang P. CH., Kerr K.F.,Schiringer D.L., Morrison D.E., Douglas E Morrison4, MS ; Brookmeyer R.,Pfeffer M.A:, Payne T.H.,Currier J:S.: Excess Patient Visits for Cough and Pulmonary Disease at a Large US Health System in the Months Prior to the COVID-19 Pandemic: Time-Series Analysis. J Med Internet Res 2020;22(9):e21562. doi:10.2196/21562

Calentamiento global y huracanes caribeños

2020-09-12 4:05 AM

El calentamiento global está aumentando drásticamente el riesgo de huracanes en el Caribe. El cumplimiento de los objetivos internacionales más ambiciosos en la lucha contra el cambio climático podría mitigar el alcance de ese aumento. Pero si no se cumplen los objetivos más ambiciosos, los huracanes podrían llegar a ser hasta cinco veces más probables en el Caribe. En un nuevo estudio se han obtenido estos resultados y otros.

Huracán en el CaribeEl estudio, realizado por el equipo de Emily Vosper, de la Universidad de Bristol en el Reino Unido, se centró en analizar las futuras previsiones sobre huracanes en la zona del Caribe y la conclusión principal es que la región resulta particularmente vulnerable al cambio climático, lo que hace que la acción de huracanes en territorios de la zona sea hasta cinco veces más probable si el avance del calentamiento global no se refrena lo suficiente.

“Muchas investigaciones previas sobre huracanes se han centrado en Estados Unidos, por lo que queríamos examinar la región del Caribe que tiene menos recursos para recuperarse. Las conclusiones son alarmantes e ilustran la necesidad urgente de hacer frente al calentamiento global para reducir la probabilidad de que se produzcan episodios de precipitaciones extremas y sus consecuencias catastróficas, en particular para los países más pobres, que tardan muchos años en recuperarse”, explica Vosper.

En las simulaciones, los investigadores generaron miles de huracanes bajo tres escenarios climáticos: un escenario con las condiciones actuales, otro con las condiciones que reinarán si se cumple el objetivo del Acuerdo de París de 1,5 grados centígrados por encima de la temperatura media de la época preindustrial, y otro con la situación que se dará si el calentamiento aumenta 2 grados centígrados por encima de la temperatura media de la época preindustrial. El principal objetivo del Acuerdo de París, un marco mundial para hacer frente al cambio climático, es mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de esos 2 grados centígrados de más con respecto a la temperatura de la época preindustrial, tratando de limitarlo a 1,5 grados centígrados.

Centrando su análisis en la región del Caribe, el estudio generó estadísticas de precipitaciones. El modelo tiene en cuenta varios factores, entre ellos las características de la tierra y la circulación a gran escala de los vientos, y se ha demostrado que produce resultados realistas en comparación con las observaciones de huracanes de la vida real.

Vosper y sus colegas comprobaron que los episodios extremos de precipitaciones descargadas por huracanes que afectan al Caribe, episodios que suelen ocurrir una vez cada 100 años con el clima actual, se producirán con mayor frecuencia en los escenarios del Acuerdo de París. Sin embargo, en un mundo que sea 1,5 grados centígrados más cálido que en la época preindustrial la frecuencia no será tan grande como la que habrá en un mundo que sea 2 grados centígrados más cálido que en la época preindustrial.

El huracán María trajo hasta una cuarta parte de las precipitaciones anuales normales a algunas regiones de Puerto Rico cuando tocó tierra en 2017 y una tormenta de esta magnitud solo ocurre cada 100 años aproximadamente. Los resultados muestran que en un mundo que sea 2 grados centígrados más cálido, un episodio de magnitud similar a la acción desencadenada por el huracán María será 2,3 veces más probable, ocurriendo una vez cada 43 años aproximadamente. De manera similar, una tormenta de las que ocurren una vez cada 100 años en las Bahamas será 4,5 veces más probable en el escenario del Acuerdo de París de los 2 grados centígrados de aumento en comparación con escenario de hoy en día. Si se cumple el objetivo más ambicioso de limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados, un episodio de lluvia extrema descargada por un huracán sobre la República Dominicana ocurrirá aproximadamente una vez cada 57 años, mientras que en el escenario de calentamiento de 2 grados centígrados ocurrirá una vez cada 30 años.

septiembre 11/2020 (NCYT de Amazings)

Nota: Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. La reproducción está permitida solo si se incluye el crédito de la fuente (NCYT Amazings) y un enlace dofollow hacia la noticia original.

 

Para mandar no hace falta ser ‘borde’: una personalidad desagradable no ayuda a ascender en el trabajo

2020-09-12 4:04 AM

Un estudio analiza la relación entre tener un carácter agresivo, dominante y egoísta, y alcanzar posiciones laborales de poder. Conductas como la intimidación podrían suponer ventajas; pero quedan canceladas por la poca capacidad de establecer alianzas personales.

equipo de trabajoEn los ambientes profesionales es típico el comentario “ese ha llegado a jefe siendo mala persona”. Muchos trabajadores han conocido algún individuo con un puesto de responsabilidad que es egoísta, manipulador y agresivo. Lo que no está tan claro es si esas características de la personalidad son las que ayudan a medrar en el mundo laboral.

¿Es más probable que los individuos desagradables alcancen el poder que los agradables? La pregunta es importante porque los jefes abusivos crean culturas de abuso.

Una investigación publicada en el último número de PNAS ha analizado la relación entre la personalidad desagradable,  personas egoístas y crueles, entre otras características, y la obtención de mejores puestos en la jerarquía laboral.

La intimidación genera miedo en los compañeros de trabajo, lo que favorece la obtención de poder. Pero la falta de alianzas laborales por este miedo neutraliza esta ventaja

Cameron Anderson, investigador principal del trabajo y doctor en Psicología Social y de la Personalidad por la Universidad de California en Berkeley (Estados Unidos), explica a SINC que los individuos con estas características “se comportan de manera que podrían aumentar su poder, pero al mismo tiempo lo limitan”.

Según detalla el autor, las personas desagradables son intimidantes, agresivas y dominantes, lo cual podría suponer ciertas ventajas a la hora de medrar en la empresa; pero esos rasgos también suponen desventajas sociales que cancelan este efecto: “Sus compañeros sienten miedo de ellos y eso, normalmente, realzaría su poder. Sin embargo, son tan egoístas que tienen malas relaciones con sus colegas, por lo que los beneficios obtenidos con la intimidación se neutralizan con la falta de alianzas laborales”.

“Es como si una persona se ejercita mucho para mantenerse en forma pero, al mismo tiempo, mantiene una dieta insalubre. Puede estar físicamente bien, pero su alimentación le impide mejorar”, ejemplifica.

¿Cómo se estudia una personalidad desagradable?

Muy pocos están dispuestos a considerarse abiertamente como una persona desagradable, por lo que la investigación optó por hacer preguntas indirectas sobre la personalidad de los participantes

El equipo de investigación realizó un estudio longitudinal, un tipo de estudio observacional en el que se recopilan datos de las mismas personas a lo largo de mucho tiempo. Primero evaluaron la personalidad de 671 estudiantes de universidades estadounidenses entre 1999 y 2008 con cuestionarios y antes de que se incorporasen al mercado de trabajo.

Diez años después del final de esa primera ronda, en 2018, analizaron cómo había evolucionado la carrera profesional de estos graduados y elaboraron nuevos cuestionarios dirigidos a ellos y a 540 compañeros de trabajo. En esta segunda oleada, los colegas respondieron sobre su percepción de los participantes de la muestra original, del ambiente de trabajo, el control sobre los empleados y la jerarquía.

Como resultado, los investigadores concluyeron que “los individuos que eran egoístas, manipuladores y desagradables no habían conseguido posiciones laborales más altas que aquellos que eran generosos, honestos y agradables”, explica Anderson.

El primer problema de esta metodología, admite Anderson, es que muy poca gente está dispuesta a considerarse abiertamente como una persona desagradable. “Por ello, preferimos realizar preguntas indirectas sobre su personalidad, como ‘¿Consideras que eres grosero a veces con los demás?’ o ‘¿Eres propenso a iniciar discusiones con otros?’. Quienes suelen estar de acuerdo con estas afirmaciones son más desagradables”, detalla a SINC por correo electrónico.

Para descartar que la personalidad de los participantes hubiera cambiado mucho entre las dos fases del estudio, podrían haber mejorado su actitud ante sus compañeros, el investigador explica que en la segunda oleada (en 2018) obtuvieron los mismos resultados sobre sus conductas que en la primera.

La extraversión sí favorece en el trabajo

Las posiciones laborales más altas podrían fomentar la aparición de rasgos de personalidad problemáticos, como la falta de ética.

La investigación concluye, por otro lado, que la extraversión y las características de este tipo de personalidades sí están asociadas a la obtención de poder laboral. Aquellos individuos energéticos, asertivos y más sociables durante su etapa educativa acabaron alcanzando mejores puestos de trabajo en sus empresas en comparación con los desagradables.

Los resultados de este trabajo descartan que la personalidad desagradable ayude a obtener mejores cotas de poder; pero las posiciones laborales más altas podrían fomentar la aparición de rasgos de personalidad problemáticos, como la falta de ética.

Otra de las conclusiones que se extraen de la investigación es que la edad, la etnia, el género o la cultura empresarial no están asociados con los efectos observados entre personalidad desagradable y obtención de poder.

septiembre 11/2020 (SINC)

Referencia:

Cameron Anderson, Daron L. Sharps, Christopher J. Soto, and Oliver P. John. “People with disagreeable personalities (selfish, combative, and manipulative) do not have an advantage in pursuing power at work”. PNAS.

La falta de oxígeno en los tumores promueve la metástasis

2020-09-12 4:03 AM

Un grupo de investigación de la Universidad de Basilea, en Suiza, ha identificado que la falta de oxígeno es el detonante de la metástasis, que hace que células cancerosas se desprendan del tumor primario. De hecho, los resultados revelan una relación importante entre el suministro de oxígeno a los tumores y la formación de metástasis, lo que puede abrir nuevas estrategias de tratamiento para el cáncer.

metastasis cancer de mamaLas posibilidades de recuperación empeoran significativamente cuando un tumor hace metástasis. Investigaciones anteriores han demostrado que las metástasis están formadas por grupos de células cancerosas que se separan del tumor primario y migran al tejido nuevo a través del torrente sanguíneo. Sin embargo, hasta ahora se ha sabido poco sobre por qué estos grupos de células tumorales circulantes (CTC) abandonan el tumor en primer lugar.

El grupo de investigación del profesor Nicola Aceto, del Departamento de Biomedicina de la Universidad de Basilea, ha demostrado ahora que la falta de oxígeno es responsable de la separación de los grupos de CTC del tumor. Este es un punto de partida importante para el desarrollo de nuevos tratamientos contra el cáncer.

Un modelo de ratón para cáncer de mama fue la base de los experimentos: los investigadores analizaron el suministro de oxígeno dentro de estos tumores, que son equivalentes al tejido canceroso humano, el desprendimiento de CTC y sus propiedades biológicas moleculares y celulares.

Resultó que diferentes áreas de un tumor reciben diferentes niveles de oxígeno: se encontraron células cancerosas con falta de oxígeno donde el tumor tenía comparativamente menos vasos sanguíneos, en el núcleo del tumor y en áreas periféricas claramente definidas.

A continuación, el equipo de investigación investigó los grupos de CTC que se habían separado de estos tumores y descubrió que también sufrían de falta de oxígeno. Esto llevó a la conclusión de que las células abandonan el tumor si no reciben suficiente oxígeno. “Es como si demasiadas personas estuvieran amontonadas en un espacio pequeño. Algunos saldrían a la calle para buscar un poco de aire fresco”, dice Aceto.

Otros experimentos demostraron que estos grupos de CTC con falta de oxígeno son particularmente peligrosos: en comparación con los grupos con contenido normal de oxígeno, formaron metástasis más rápido y acortaron el tiempo de supervivencia de los ratones. “Si un tumor no tiene suficiente oxígeno, estos grupos de CTC, que tienen un potencial particularmente alto para desarrollar metástasis, se desprenderán”, explica Aceto.

Esta idea llevó a los investigadores a observar más de cerca el efecto de lo que se llama tratamiento proangiogénico: estimularon la formación de vasos sanguíneos, aumentando así el suministro de oxígeno a las células tumorales.

Como era de esperar, la cantidad de grupos de CTC que se separaban disminuyó, los ratones formaron menos metástasis y vivieron más tiempo, pero al mismo tiempo, el tamaño del tumor primario aumentó significativamente.

 “Este es un resultado inspirado, destaca Aceto. Si le damos suficiente oxígeno al tumor, las células cancerosas no tienen razón para dejar el tumor y hacer metástasis. Por otro lado, esto acelera el crecimiento del tumor primario”.

El próximo desafío del equipo es trasladar estos hallazgos a un entorno clínico, donde las características de los tumores varían de un paciente a otro: “Pero especulamos que las sustancias que mejoran el suministro de oxígeno al tumor pueden inhibir la formación de metástasis en el cáncer de mama, solas o en combinación con otros agentes“, señala.

septiembre 11/2020 (Europa Press). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Firma privada facilitaría distribución de vacuna rusa Sputnik V en México

2020-09-12 4:02 AM

Un acuerdo reciente del Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI, estatal) con la firma farmacéutica privada mexicana Landsteiner Scientific facilitaría la distribución de la vacuna rusa contra COVID-19 Sputnik V, si es aprobada por la entidad reguladora sanitaria del Gobierno del país norteamericano, dijo el subsecretario federal de Salud, Hugo López-Gatell.

vacuna COVID“El propósito del acuerdo es que el Gobierno ruso tenga un mecanismo de distribución de la vacuna (Sputnik V), y en ese caso la distribuidora es privada, que no tiene nada que ver con el Gobierno de México“, y la aplicación del acuerdo depende de que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) emita su autorización, dijo en conferencia de prensa el principal vocero de la administración para la pandemia del nuevo coronavirus.

Lo que está ocurriendo, prosiguió el portavoz en su informe diario sobre la pandemia, es que “el Gobierno ruso, que ha estado promocionando su vacuna, ha hecho acuerdos preliminares con una empresa mexicana”.

En el marco del acuerdo con el fondo estatal ruso, la empresa del país norteamericano especializada en medicamentos genéricos y biotecnológicos se encargaría de la distribución de 32 millones de dosis de la vacuna y las primeras entregas, “se esperan en noviembre de 2020 cuando se obtenga la aprobación por parte de las autoridades reguladoras gubernamentales mexicanas”, indica un comunicado desde Moscú.

En la operación de los acuerdos, si se cumplen todos los requisitos de ley, “el Gobierno (mexicano) no tiene nada que decir al respecto, qué bueno que se haga porque eventualmente podría facilitar el acceso a la vacuna”, explicó el responsable mexicano.

López-Gattel anunció que sostendrá una reunión con las autoridades de Moscú “para comentar sobre la vacuna rusa”.  Cualquier cantidad de dosis, sean 32 o 100 millones, “todas tienen que pasar por la verificación sanitaria, de análisis de riesgos sanitarios”, subrayó el responsable federal mexicano.

En la Cofepris existe el Comité de Moléculas Nuevas, integrado por “expertos y científicos que deben tener independencia de cualquier otro interés, por ejemplo comercial, sobre los productos que evalúan”, detalló.

Este comité es el que hace las recomendaciones a la Comisión de Autorización Sanitaria de la Cofepris, encargada de dar el dictamen de autorización final.

Nunca ha ocurrido en la historia del citado Comité, excepto en una ocasión, que la Comisión de Autorización de Cofepris actúe en sentido diferente de la recomendación emitida, recordó López-Gattell. El lapso para resolver una solicitud de autorización puede ser “un par de meses o tres meses”, detalló.

Si la evidencia no es suficiente, no es posible recomendar la autorización por parte del Comité de Moléculas Nuevas, ni resolver la solicitud. En ese caso, existe una figura que deja pendiente el permiso, sujeto a una segunda emisión de evidencia, “en busca de calidad seguridad y eficacia”.

“No debe haber trabas burocráticas, desde luego, pero no debe haber un trámite que desconozca la calidad de la evidencia científica, o que por alguna clase de presión dé un dictamen favorable, cuando no hay razonable garantía de seguridad de la eficacia y calidad de los productos”, puntualizó López-Gatell.

El pasado 11 de agosto Rusia registró oficialmente su primera vacuna contra la COVID-19, desarrollada por el Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya.

septiembre 10/2020 (Sputnik). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Más cerca de conseguir marcadores que puedan predecir la respuesta del paciente a la inmunoterapia del cáncer

2020-09-12 4:01 AM

Un equipo dirigido por investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH) y la Escuela de Medicina de Harvard (HMS) ha desarrollado un enfoque para ayudar a identificar marcadores clínicos potenciales que pueden indicar, qué pacientes responderán a la inmunoterapia contra el cáncer y cuáles deben tratarse con otras estrategias, según publican en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

en-el-inicio-del-cancerPara muchas personas con diferentes tipos de cáncer, los inhibidores de los puntos de control inmunológico pueden estimular eficazmente su sistema inmunológico para combatir su enfermedad, pero no todos los pacientes se benefician de estos medicamentos.

Para el estudio, los científicos desarrollaron un enfoque mediante el cual implantaron tumores de cáncer de mama en ratones y luego trataron a los animales con inhibidores de puntos de control inmunológicos.

“Primero desarrollamos un modelo de tumor bilateral de resección y respuesta en el que pusimos un tumor de mama en cada lado de la mama del ratón. Luego retiramos uno para evaluar el microambiente tumoral y controlamos la respuesta del otro tumor, no resecado, al bloqueo del punto de control inmunológico, identificando al ratón como un respondedor o no respondedor”, explicó ala autora principal Ivy X. Chen, exbecaria posdoctoral de los Laboratorios E.L. Steele de Biología de Tumores de MGH.

Usando este sistema modelo, los investigadores encontraron que los tumores que respondían contenían un mayor número de células inmunes T “citotóxicas” que destruyen el cáncer y menos número de ciertas células inmunosupresoras al principio del tratamiento.

septiembre 10/2020 (Europa Press). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Los niños con asma podrían beneficiarse de la prescripción de acuerdo con las diferencias genéticas

2020-09-11 4:06 AM

La selección de tratamientos de acuerdo con las diferencias genéticas podría ayudar a los niños y adolescentes con asma, según una investigación presentada en el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea.

niño asmaEl ensayo, que compara a los pacientes tratados de acuerdo con pequeñas diferencias genéticas con los pacientes tratados de acuerdo con las pautas existentes, es el primero de su tipo en niños y adolescentes. Aunque los investigadores advierten de que se necesita más trabajo, sus hallazgos apuntan a que los síntomas del asma de los niños podrían controlarse mejor con tratamientos personalizados.

El estudio ha sido presentado en la conferencia virtual por el doctor Tom Ruffles, consultor honorario en medicina respiratoria pediátrica, que trabajó con el equipo de estudio dirigido por el profesor Somnath Mukhopadhyay, presidente de pediatría. Ambos se encuentran en el Royal Alexandra Children’s Hospital, Brighton & Sussex Medical School, en Reino Unido. El ensayo fue realizado y gestionado por la Unidad de Ensayos Clínicos de Tayside de la Universidad de Dundee.

El doctor Ruffles ha explicado en la conferencia que “el asma es una afección común en los niños que causa tos, sibilancias y dificultad para respirar. En el Reino Unido, por ejemplo, el asma afecta a uno de cada 11 niños y cada 18 minutos un niño ingresa en el hospital debido a su asma”.

Tenemos varios medicamentos que son generalmente eficaces para tratar a los niños con asma, pero no funcionan igual de bien para todos los niños, ha añadido. Creemos que las diferencias genéticas podrían tener un efecto sobre si estos medicamentos funcionan, y eso es lo que queríamos examinar en este estudio”.

La investigación involucró a 241 niños de entre 12 y 18 años que estaban siendo tratados por sus médicos de cabecera por asma. Los niños fueron asignados aleatoriamente para recibir tratamiento de acuerdo con las pautas existentes, o para recibir tratamiento de acuerdo con diferencias genéticas particulares (su genotipo), un enfoque conocido como medicina personalizada.

El tratamiento según el genotipo significó que se pidió a los niños que dieran una muestra de células raspadas del interior de sus mejillas. Estas muestras se analizaron para diferentes versiones de un gen en particular, utilizando una prueba que cuesta menos de 20 euros.

Los investigadores estaban probando una pequeña diferencia en el gen que contiene las instrucciones para producir el receptor beta-2 y buscaban niños que tuvieran una copia del gen alterado o dos copias del gen alterado. El receptor beta-2 es la molécula a la que se dirigen los tratamientos para el asma. Por lo tanto, los investigadores creen que las diferentes versiones del gen para producir este receptor pueden influir en la eficacia de los tratamientos.

Investigaciones anteriores sugieren que la mayoría de los niños con asma se beneficiarán del tratamiento estándar con un preventivo del asma llamado salmeterol, además de su inhalador de esteroides habitual. Sin embargo, alrededor de uno de cada siete niños tiene una pequeña diferencia genética que significa que el uso de este medicamento podría resultar en que estos niños tengan más síntomas de asma.

En este ensayo, los niños del grupo de medicina personalizada que tenían esta diferencia genética fueron tratados con un medicamento alternativo para el asma llamado montelukast.

Los investigadores siguieron a los niños durante un año para controlar su calidad de vida, con una puntuación entre uno y siete según cómo eran sus síntomas, si sus actividades normales estaban limitadas por su asma y cómo les hacía sentir su asma.

Compararon la puntuación media del grupo de niños a los que se decidió la medicación en función de su genética con la puntuación media de los niños que fueron tratados de acuerdo con la práctica actual que no implica ninguna prueba genética, y encontraron solo una pequeña mejora de 0,16 con quienes recibieron una atención personalizada.

Sin embargo, cuando los investigadores observaron específicamente a los niños que tenían dos copias del gen del receptor beta-2 alterado, encontraron un mayor beneficio, y los niños experimentaron una mejora promedio de 0,42 en su puntaje de calidad de vida. Los investigadores dicen que esto se traduciría en una calidad de vida notablemente mejor para los niños con dos copias de genes alteradas.

El profesor Mukhopadhyay ha señalado que, estos resultados son muy prometedores porque muestran, por primera vez, que podría ser beneficioso probar ciertas diferencias genéticas en niños con asma y seleccionar medicamentos de acuerdo con esas diferencias.

 “En este estudio, solo vimos un efecto modesto, pero esto puede deberse en parte a que el asma de los niños en general estaba muy bien controlado y solo unos pocos niños experimentaron síntomas graves durante el período de 12 meses, prosigue. Ensayos más grandes, con un enfoque en aquellos con un peor control del asma, puede ayudarnos a determinar el verdadero beneficio para los niños de recetar de esta manera”.

Por su parte, el profesor Chris Brightling, de la Universidad de Leicester y presidente del Consejo Científico de la Sociedad Respiratoria Europea, que no participó en la investigación, ha añadido que “este enfoque de ‘atención personalizada’ tanto para niños como para adultos con asma es un objetivo importante para la investigación respiratoria”.

“En este estudio, los investigadores utilizaron información genética que sabemos que está relacionada con la respuesta de los pacientes a algunos tratamientos con inhaladores, ha continuado-. Descubrieron que el uso de esta información genética mejoraba los resultados para los niños con asma”.

septiembre 10/2020 (Europa Press). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Hable en voz baja y disperse menos partículas de coronavirus: investigadores

2020-09-11 4:05 AM

Zonas más silenciosas en espacios interiores de alto riesgo, como hospitales y restaurantes, podrían ayudar a reducir los riesgos de contagio de coronavirus, dijeron investigadores, después de que un estudio mostró que reducir el volumen al hablar puede disminuir la propagación del virus.

Hable en voz baja y disperse menos partículas de coronavirus: investigadores.Una reducción de 6 decibelios en los niveles de habla promedio puede tener el mismo efecto que duplicar la ventilación de una habitación, dijeron científicos en una copia anticipada de un artículo que detalla su estudio.

“Los resultados sugieren que las autoridades de salud pública deberían considerar implementar ‘zonas silenciosas’ en ambientes interiores de alto riesgo, como salas de espera de hospitales o comedores”, escribieron los seis investigadores de la Universidad de California.

La Organización Mundial de la Salud cambió su guía en julio para reconocer la posibilidad de transmisión por vía aérea, como durante la práctica del coro o en restaurantes o clases de gimnasia.

Las gotas microscópicas expulsadas mientras se conversa se evaporan y dejan partículas lo suficientemente grandes como para transportar virus viables, mostró el documento. Un aumento de unos 35 decibeles en el volumen, o la diferencia entre susurrar y gritar, aumenta la tasa de emisión de partículas en 50 veces.

La conversación normal está por encima del rango de 10 decibelios, mientras que el ruido ambiental en los restaurantes es de alrededor de 70.

“No todos los ambientes interiores son iguales en términos de riesgo de transmisión de aerosoles”, afirmó el investigador principal William Ristenpart.

“Un salón de clases lleno de gente, pero silencioso es mucho menos peligroso que un bar de karaoke con poca gente donde los clientes están socialmente distanciados,  pero hablando y cantando con música alta“.

La cifra mundial de muertos por el virus superó los 900 000  recientemente, mientras que los casos en todo el mundo superan los 27,7 millones, según un recuento de Reuters. Un promedio de más de 5 600 personas mueren cada día, según cálculos de Reuters.

septiembre 10/2020 (Reuters) .Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

 
 
 
 
Otros Proveedores
Clínica Central Cira García
IPK (Instituto de Medicina Tropical)
Instituto Nacional de Oncológica y Radiobiologia
CIREN(Centro Internacional de Restauración Neurológica).
Centro Internacional de Salud La Pradera
Centro de Histoterapia Placentaria
Hospital Ortopédico Frank País
Centro Internacional de Retinosis Pigmentaria CamiloCienfuegos