Cubandheath
whatsapp cubandhealth

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE EL TRATAMIENTO DE LAS ADICCIONES EN CUBA

Nuestro SERVICIO FACILITADOR no tiene costo.

OTROS CONTENIDOS DE INTERES

¿Dónde se realiza el tratamiento a las adicciones en Cuba?

El tratamiento para las adicciones en Cuba se realiza en la clínica Cocal Quinqué de la provincia de Holguín, La clínica Cocal Quinqué fue concebida para un centro turístico campestre, pero ante la necesidad de un lugar privado, tranquilo y rodeado de naturaleza, apartado de las grandes ciudades, capaz de ofrecer privacidad y sosiego a los pacientes adictos, las autoridades de salud pública de Cuba la convirtieron en un centro médico para los pacientes dependientes.

¿Cuánto tiempo dura el tratamiento para las adicciones?

El tiempo mínimo para cumplir un programa médico que resulte exitoso para el paciente es de 3 meses, pero el paciente puede estar en la clínica hasta 6 meses, mas de ese tiempo, es necesario el consentimiento de su médico tratante porque parte del programa de rehabilitación, es la inserción del paciente en su sociedad para poner en práctica las capacidades volitivas y habilidades de relaciones sociales adquiridas.

¿Qué precio tiene el tratamiento para las adicciones en Cuba?

El precio del tratamiento contra las adicciones por 3 meses es de 16 mil USD, incluye la presencia del acompañante os primeros 15 días, alimentación, alojamiento, el programa médico y los traslados necesarios en la habana e ida y regreso a la provincia de Holguín.

Precio del tratamiento para las adicciones en Cuba

¿Qué ventajas tiene el tratamiento?

Son múltiples las ventajas de realizar el tratamiento contras las adiciones en Cuba, entre otras Cuba no es un país de muy fácil acceso a las drogas, el tratamiento se realiza en un ambiente de privacidad, los pacientes son atendidos en todo momento por profesionales.

Ventajas del tratamiento contra las adicciones en Cuba

¿Qué requisitos debe cumplir el paciente para ingresar en la clínica?

El paciente debe ingresar de forma voluntaria a la clínica, no debe padecer de ninguna enfermedad crónica que no esté compensada, debe acompañarlo un familiar los primeros 15 días de su estanca en la clínica.

¿Qué es la adicción?

La adicción es una enfermedad física y mental que afecta al cerebro, en la que se crea una necesidad hacia una sustancia o actividad, que involucra interacciones complejas entre los circuitos cerebrales, la genética, el medio ambiente y las experiencias de vida de la persona.

Se caracteriza por un conjunto de signos y síntomas entre los que se encuentran: episodios de descontrol, distorsiones del pensamiento, negación de la enfermedad y comportamientos compulsivos que se mantienen a pesar de las consecuencias dañinas para la persona.

¿Qué es la abstinencia?

La abstinencia son los efectos físicos y psíquicos derivados de la interrupción del consumo de la sustancia o del cese de la conducta. Cada sustancia o conducta produce un conjunto de signos y síntomas diferente.

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo es una enfermedad crónica pero rehabilítale, es la más frecuente y dañina de todas las drogadicciones conocidas, pues los comportamientos bajo la influencia del alcohol, tanto en pacientes alcohólicos como en quienes lo consumen en forma no social, alcanzan como problema de salud mundial igual rango que el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, principales causas de muerte.

¿Es la drogadicción un vicio o una enfermedad?

No, la drogadicción no es un vicio, es una enfermedad, incluida en todas las clasificaciones internacionales y ajena al vicio, la inmoralidad o a las tendencias delictivas, ya que hasta el mejor de los seres humanos corre el riesgo de padecerla pues no respeta edad, sexo, color de la piel, escolaridad, estado civil, procedencia cultural, desarrollo político-ideológico ni creencias religiosas.

¿Qué consumo de alcohol y drogas, podría considerarse lo normal?

Lo normal es que el alcohol y las drogas, no se incorpore al estilo de vida, evitarlo a toda costa. En el caso del alcohol no se debe pasar de uno a dos tragos por ocasión de consumo. Es decir, lo normal o social es un consumo que no supere las normas culturales y que no dañe al consumidor ni a quienes le circundan, ni afecte su economía ni su libertad para decidir cuándo y hasta cuánto debe beber.

¿En qué momento se puede considerar que una persona es adicta?

Cuando el alcohol “se impone” en el estilo de vida, se violan las normas sociales de consumo, se determinan daños biológicos, psicológicos o sociales; se pierde la libertad de decidir y se mantiene el consumo pese a daños evidentes o intentos personales por dejarlo. También cuando familiares y amigos advierten que a “mano limpia” se ha perdido la pelea y se necesita ayuda médica.

¿Es una adicción “aprendida” o existe alguna predisposición genética o de otro orden que contribuya a convertirnos en adictos?

Nadie nace alcohólico ni con propensión a beber. Eso “se aprende”. La herencia sí puede aumentar la vulnerabilidad ante los efectos del alcohol y acelerar la instalación del alcoholismo o contribuir a la aparición de otras enfermedades que predispongan al consumo, como la depresión o la ansiedad, y entonces se habla de herencia indirecta.

¿Se conocen los mecanismos por los cuales se desarrolla esta dependencia?

Como telón de fondo imitación, búsqueda de aceptación, repetición, excesos o intentos fallidos de enfrentar el estrés o divertirse. Hay también mecanismos cerebrales que contribuyen a ello.

¿Qué daños fundamentales a la salud, avalados científicamente, origina esta dependencia a corto y más largo plazos?

Los daños corporales (cirrosis, infartos cardiacos y cerebrales, delírium tremens, afectación renal y sexual) se suman a los psicológicos sociales y espirituales (insensibilidad humana transitoria). El uso no social de alcohol se vincula a 60 enfermedades, y en nuestro continente dicho consumo es el primero de los 26 factores de riesgo para enfermar que valora la Organización Panamericana de la Salud. Luego es más peligroso que el fumar, la hipertensión arterial, el colesterol malo alto, la obesidad, entre otros.

¿Y en cuanto a que contribuye a incrementar la actividad sexual en el hombre?

Hace más de 400 años que William Shakespeare en su tragedia Macbeth escribió: “El alcohol provoca el deseo, pero afecta la ejecución”. No es por gusto que la primera pregunta de un sexólogo ante un “fracaso sexual” es: ¿había usted ingerido bebidas alcohólicas? A largo plazo se requerirá de la rehabilitación para recuperar el vigor sexual.

¿El consumo de alcohol está contraindicado cuando estamos tomando algún tipo de medicamento?

El alcohol, el tabaco y otras drogas con frecuencia reducen el efecto de muchos medicamentos y en algunos casos pueden determinar reacciones graves, como ocurre con antibióticos sulfas y fármacos antidiabéticos. Lo más recomendable es consultar al médico para evitar problemas.

¿Qué síntomas podrían darnos una alerta de que estamos marchando rumbo a la adicción?

En efecto, se trata de un proceso en el que el consumo de alcohol deja de ser social y tanto los excesos como la relevancia del tóxico van ganando preeminencia en el estilo de vida. Se piensa en una salida y surge la preocupación por garantizar el suministro de alcohol. Los familiares y amigos comienzan a alertar, cada vez se requiere más cantidad de bebida y la economía empieza a dañarse; molestan los señalamientos y comienza algún grado de culpa, hay resacas intensas y se fracasa en algún intento (desarmado) de suprimir el consumo.

¿Es curable el alcoholismo?

Es rehabilitable, pues de regresar al consumo la recaída es inevitable, como ocurrió con dos pacientes nuestros luego de 22 y 23 años de abstinencia total. La explicación está en la huella o memoria celular de ser un adicto que queda impresa en el ADN hasta 10 mil años después de fallecer. Pero bien entendido que la rehabilitación resuelve para siempre los problemas y cada vez es el rehabilitado mejor persona hasta llegar a ser un ciudadano ejemplar.

¿Concluido el tratamiento los pacientes no pueden volver a beber siquiera moderadamente?

¡Jamás! Y en ninguna cantidad de alcohol ni droga sustituta que transforme la conducta.

¿Cómo ayudar a un familiar o amigo que sufra de esta adicción?

Persuadirlo en momentos de sobriedad para que reciba ayuda médica y no olvidar el pensamiento persa de “quiéreme cuando menos lo merezco porque es cuando más lo necesito”.

CUBANDHEALTH Le brinda la posibilidad de tramitar su caso en la clínica, hospital o institución médica especializada para evaluación previa y definir si el paciente tiene posibilidades de tratamiento en Cuba, si el paciente es aceptado la entidad le enviará la propuesta de Programa Médico correspondiente. La respuesta la recibirá en un término de 7 a 10 días. También podemos ayudarle con servicios de alojamiento y traslados en la Habana, asistencia en el aeropuerto etc.

GRACIAS POR CONFIAR EN NOSOTROS

SOLICITAR TRATAMIENTO

Déjenos su opinión aquí

Contáctenos

Oficina: Calle A No. 305 entre 3ra y 5ta ave. Playa, Miramar.
La Habana, Cuba.
Teléfono: 52730507
Correo: reserva@cubandhealth.com

Cubadhealth Facebook

Sitio diseñado y administrado por el equipo de Belrayza Tours & Travel

^